#OPINIÓN Red de Instituciones Larenses: “Trabajar para no obtener beneficios es simple esclavitud” #5May

Maximiliano Pérez Apóstol | Ilustración: Victoria Peña |

“Trabajar para no obtener beneficios es simple esclavitud”.
Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, ONUAA.
Más conocida como FAO (por sus siglas en inglés).

Constitución Nacional de la República Bolivariana de Venezuela.

Artículo 87.– “Toda persona tiene derecho al trabajo y el deber de trabajar. El Estado garantizará la adopción de las medidas necesarias a los fines de que toda persona puede obtener ocupación productiva, que le proporcione una existencia digna y decorosa y le garantice el pleno ejercicio de este derecho. Es fin del estado fomentar el empleo. La ley adoptará medidas tendientes a garantizar el ejercicio de los derechos laborales de los trabajadores y trabajadoras no dependientes. La libertad de trabajo no será sometida a otras restricciones que la que la ley establezca.

Todo patrono o patrona garantizará a sus trabajadores o trabajadoras condiciones de seguridad, higiene, y ambiente de trabajos adecuados. El Estado adoptará medidas y creará instituciones que permitan la promoción de estas condiciones.

Artículo 89.- El trabajo es un hecho social y gozará de la protección del Estado. La ley dispondrá lo necesario para mejorar las condiciones materiales, morales e intelectuales de los trabajadores y trabajadoras. Para el cumplimiento de esta obligación del Estado se establecen los siguientes principios: 1. Ninguna ley podrá establecer disposiciones que alteren la intangibilidad y progresividad de los derechos y beneficios laborales. En las relaciones laborales prevalece la realidad sobre las formas o apariencias. 2. Los derechos laborales son irrenunciables. Es nula toda acción, acuerdo o convenio que implique renuncia o menoscabo de estos derechos. Sólo es posible la transacción y convenimiento al término de la relación laboral, de conformidad con los requisitos que establezca la ley. 3. Cuando hubiere dudas acerca de la aplicación o concurrencia de varias normas, o en la interpretación de una determinada norma, se aplicará la más favorable al trabajador o trabajadora. La norma adoptada se aplicará en su integridad. 4. Toda medida o acto del patrono o patrona contrario a esta Constitución es nulo y no genera efecto alguno. 5. Se prohíbe todo tipo de discriminación por razones de política, edad, raza, sexo o credo o por cualquier otra condición. 6. Se prohíbe el trabajo de adolescentes en labores que puedan afectar su desarrollo integral. El Estado los o las protegerá contra cualquier explotación económica y social.

Artículo 91.- Todo trabajador o trabajadora tiene derecho a un salario suficiente que le permita vivir con dignidad y cubrir para sí y su familia las necesidades básicas materiales, sociales e intelectuales. Se garantizará el pago de igual salario por igual trabajo y se fijará la participación que debe corresponder a los trabajadores y trabajadoras en el beneficio de la empresa. El salario es inembargable y se pagará periódica y oportunamente en moneda de curso legal, salvo la excepción de la obligación alimentaria, de conformidad con la ley. El Estado garantizará a los trabajadores y trabajadoras del sector público y del sector privado un salario mínimo vital que será ajustado cada año, tomando como una de las referencias el costo de la canasta básica. La ley establecerá la forma y el procedimiento”.

“DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS, O.N.U”.

Artículo 23.- 1. Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo.

  1. Toda persona tiene derecho, sin discriminación alguna, a igual salario por trabajo igual.
  2. Toda persona que trabaja tiene derecho a una remuneración equitativa y satisfactoria, que le asegure, así como a su familia, una existencia conforme a la dignidad humana y que será completada, en caso necesario, por cualesquiera otros medios de protección social”.

Supongo que si se analizan los artículos citados y la situación actual en la cual subsisten los trabajadores venezolanos, en sectores laborales donde se ha aumentado a “siete millones de bolívares soberanos (BsS: 7.000.000)” el denominado salario mínimo oficial, monto que no alcanza para comprar un kilo de café y más allá, los “tres millones de bolívares soberanos (BsS.: 3.000.000)” adicionales, como bono alimentario, que conjuntamente con el salario mínimo no cubren ni siquiera el costo del transporte al sitio de trabajo…

¡SOBRAN LAS PALABRAS!

Maximiliano Pérez Apóstol

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios