#VIDEO #HistoriaMenuda De las modestas posadas a los sofisticados hoteles #7Jul

Barquisimeto desde siempre fue una encrucijada de caminos, condición que obligó la presencia de hostales y posadas desde sus inicios para hospedar en un principio a los arrieros y pocos viajeros que transitaban por los agrestes caminos en viajes que podían durar semanas enteras.

El término hotel comienza a acuñarse en nuestra ciudad a finales del siglo XIX y principios del XX. Eran los más famosos de la ciudad el «Negra Susana» y el «Pérez Correa», así como el «Hotel Alemán» que funcionó en la casona que en un principio ocupara el gobernador o presidente del estado Lara, general Eustoquio Gómez y que luego de su asesinato en Caracas en diciembre de 1935, fue arrendada a una señora de nacionalidad alemana para tal fin.

Pero no es sino en la década de 1950 que la industria hotelera se moderniza. Aparecen los dos primeros hoteles vanguardistas de Barquisimeto, ambos inaugurados en 1952 en el marco de la celebración por el cuatricentenario de la fundación de la capital larense.

El Hotel Lara se construye en pleno centro de la ciudad y su moderna estructura contrasta con el aún colonial entorno urbano. Es el primer edificio privado que cuenta con servicio de ascensores. Su inauguración se reseñó en las páginas de El Impulso.

Pero el hotel que realmente rompió esquemas fue el Nueva Segovia, primer hostal de lujo con piscina y servicio de bar y restaurante en sus áreas y otras tantas comodidades que incluían servicio de teléfono en la habitación. Los precios de aquel sofisticado hotel podían resultar «escandalosos».

La inauguración del Hotel Nueva Segovia también fue reseñada por El Impulso. Durante muchos años fue el hotel más moderno y glamoroso de Barquisimeto.

Años después, la estructura pasó a ser sede del Rectorado de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado.