#OPINIÓN ¿Próspero año nuevo? #4Dic

-

- Publicidad -

Se terminó un año y quisiéramos ser optimistas con relación al año que entra. De verdad quisiéramos creer que los líderes políticos del gobierno y los de la oposición desean con sinceridad un “Próspero año” para sus seguidores y para los venezolanos. Quisiéramos creer también, que los cristianos, haciendo honor a ese eslogan asumirán el rol para presentar el amor de Cristo a su prójimo. Pero la realidad es que a medida que pasa el tiempo se enaltece más el corazón del hombre, del político que anhela es dinero, poder. Y el cristiano puede también cae en ello.

Esa expresión “Próspero año nuevo” creemos, se ha tornado en un deseo frío, tal vez en un decir obligado. En el fondo pareciera no hay un deseo profundo de que sea así por cuanto lo que pulula en la mente es el bienestar personal. Cuando Dios envió el Diluvio, dice, el mismo que nos creó, que nos conoce muy bien “El Eterno vio que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo sólo el mal.” Gen.6:5.

- Publicidad -

Para desear verdaderamente que otros tengan prosperidad, felicidad y verdadera paz. Y que ese deseo vaya acompañado de acciones concretas, visibles de nuestra parte. Que vaya acompañado de obras. Tenemos que dejar que Cristo y su evangelio entre en nosotros, pues no habrá cambios de verdadero amor y buenos deseos para los demás si no lo hacemos.. Incluso, la capacidad para justificar con argumentos hasta bíblicos, ocupan el corazón del ser humano para no amar como Dios nos llama.

Y esto sucede, por cuanto no cultivamos el amor de Cristo para que dé frutos de amor por otros. «Cultivad bien un árbol, y su fruto será bueno; cultivadlo mal, y su fruto será dañado, porque por el fruto se conoce el árbol.»Generación de víboras, ¿cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca.” Mat.12:33,34 De qué puede hablar la boca del hombre si llena su corazón de odio, venganza, retaliación y justicia propia. De que va a hablar su boca en este “próspero año nuevo” si su mente y sus pensamientos. Sus deseos de justicia personal y rabia abundan en su corazón?

Nuestro pensar debería fundamentarse en la palabra de Dios. Nuestra oración debería ser “ De mañana sácianos de tu misericordia, y cantaremos y nos alegraremos todos nuestros días” Sal. 90:4. “Pasar tiempo con Dios es inversión. Pruébalo. “El día que tengas más dificultades. Cuando tu sientas que los desafíos son mayores que tus fuerzas, olvida todo y, de mañana quédate a solas con Jesús. Ábrele el corazón. Dile que tienes miedo, que necesitas fuerzas, que tal vez no sabes cual es la mejor salida. Y tú lo verás. No es posible explicarlo con palabras. Verás cómo se simplifican las cosas naturalmente. La luz entra en la mente confusa. El temor desaparece. El cielo queda azul y tú estás listo para vivir el día más extraordinario de tu vida.”. Alejandro Bullón.

- Publicidad -

Así, nacerá en ti, una luz que permitirá desear de todo corazón un ¡Próspero año nuevo» a otros. ¡Hasta el próximo Martes por la WEB!

William Amaro Gutiérrez

[email protected]

Pulsa aquí para apoyar la libertad de expresión en Venezuela. Tu donación servirá para fortalecer nuestra plataforma digital desde la redacción del Decano de la Prensa Nacional, y así permitir que sigamos adelante comprometidos con la información veraz, como ha sido nuestra bandera desde 1904.

¡Contamos contigo!

Apóyanos aquí

- Publicidad -

Más leido hoy

Ex intérprete de Shohei Ohtani, se entrega a la policía tras ser acusado de robo millonario #13Abr

El exintérprete del Jugador Más Valioso de la MLB, Shohei Ohtani, podría ser condenado hasta a 30 años de prisión por el robo de 16 millones de dólares, fraude bancario y otros cargos.
- Publicidad -

Debes leer

Cepaz: Una acción femicida ocurrió cada 42 horas en los primeros días de abril #14Abr

El Centro de Justicia y Paz (Cepaz) ha encendido las alarmas en Venezuela al revelar que, durante los primeros siete días de abril, se registraron cuatro femicidios, lo que equivale al asesinato de una mujer cada 42 horas.
- Publicidad -
- Publicidad -