Alejandro Grisanti: Opacidad y poca transparencia caracterizan negociaciones Venezuela-China #19Sep

La negociaciones que viene haciendo China con Venezuela, se caracterizan por su opacidad, por su poca transparencia, asegura el economista y director de Ecoanalítica, Alejandro Grisanti, quien asegura que el Gobierno retornó del país asiático con las manos vacías, ya que no logró los objetivos que se había propuesto.

Señaló que hasta ahora China nunca ha informado en torno a las condiciones de los préstamos con Venezuela, las tasas de interés a las cuales se han negociado, indicando que la primera llamada de atención es acerca de lo turbio que suele ser este tema, lo dificil y lo poco informado de esta materia, lo cual no beneficia en nada al clima ni a las futuras relaciones que pueda tener China con Venezuela.

Explicó que el objetivo principal de la visita del Gobierno a China, fue para solicitar dos años de período de gracia para el pago de la deuda, lo que representaba en caso de ser otorgado, más de US$ 9.000 millones que Venezuela hubiese dejado de pagar en los próximos dos años, señalando que esto no fue aceptado, ni siquiera fue aceptado el período de seis meses pedido en última instancia por el gobierno venezolano, para tener un ahorro de divisas y poder estabilizar un poco la economía, no quedando aprobado el diferir por dos años el pago de la deuda venezolana con China, lo que evidencia que “el gobierno viene con las manos vacías”.

Reveló asimismo Grisanti, que se ha hablado de un préstamos hasta por US$ 5.000 millones, pero en un crédito con muchísimas condicionalidades, eso no indica que el Gobierno llegó con cinco mil millones de dólares en una chequera para poder gastar en Clap o en cualquier otra necesidad que pudiera tener el Estado venezolano.

“Esos son 5 mil millones de dólares, para el sector petrolero y para contratar empresas chinas, dentro del sector petrolero, entonces esto implica no solo que Pdvsa va a tener que contratar taladros chinos o cualquier otro servicio que los chinos puedan proveer, sino que también estarían obligando a las empresas mixtas, por ejemplo a una empresa como Chevron, que seguramente prefiere operar con sus taladros propios, a contratar servicios chinos, que posiblemente no terminen contratando”, afirmó Grisanti.

Según su criterio, este pareciera ser el último eslabón que tiene el Gobierno en materia de financiamiento, dijo que se sigue viendo una caída en la producción petrolera muy profunda.

“Nosotros no creemos que con este préstamo que China está dando, se vaya a estabilizar la producción petrolera y vaya a crecer, por consiguiente estamos en un escenario de una gran restricción de divisas, de una caída continua de la producción petrolera y no se puede descartar que a lo mejor en el 2019, ya Venezuela no tenga capacidad de pago con China y esta nación, al igual que como están sufriendo en este momento los tenedores de bonos, sufra la misma suerte de los tenedores de bonos y no puedan pagar la deuda y tengamos al final un default entre Venezuela y China”.

Ratificó que no le conviene a nadie la opacidad como se vienen manejando estas relaciones, señala que el que no se explique, que no sean publicas las condiciones, advirtiendo que no solo no se publicó la posibilidad de que se dieran los 5 mil millones de dólares, pero al final no se sabe cual es la tasa de interés que se tiene que pagar, en qué periodo va a tener que pagar Pdvsa ese préstamo, advirtiendo que al final no tiene ninguna de las características que un endeudamiento público debería tener, “ no tiene ninguna de las informaciones que deberíamos conocer todos los venezolanos, porque ese es un préstamo al final debe pagar Venezuela, no estoy seguro que lo podrá pagar, pero que debería pagarlo en un futuro”.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios