Arquidiocesana: Restitución

Mons. Antonio José López Castillo Arzobispo de Barquisimeto |

Zaqueo, se interesa en conocer a Jesús, pero como el gentío y su pequeña estatura le impiden poderlo ver, decide subirse a una higuera, para poderlo observar con detenimiento y hacerse una idea más aproximada de El.

Cuál será su sorpresa, cuando Jesús se detiene ante la higuera, y llamándolo por su nombre, le manifiesta que desea visitar su casa; inmediatamente se baja y gozoso lo recibe en su hogar. Por supuesto, en seguida empieza la murmuración de los hipócritas de siempre, quienes aprovechan la ocasión para desvirtuar a Jesucristo, dentro de su cerrado esquema mental, diciendo interiormente éste no puede ser el Mesías, ya que no conoce el corazón humano, por cuanto está en la casa de un pecador, de un publicano. Zaqueo, al percatarse de la situación, comprende que el gesto de Jesús, no puede quedarse en una comida, o en una visita protocolar, en pura exterioridad, en un saludo a la bandera, sin más; sino que Zaqueo entiende que la presencia de Jesús de Nazareth, en medio de los suyos, exige un cambio personal, él quiere dejar de ser un corrupto, se da cuenta que ha sido egoísta y avariento, por ello decide ser solidario y generoso, ayudando con sus bienes a los necesitados, a los más débiles que realmente merezcan ser socorridos, sin caer en un simple paternalismo.

En aquel hombre se opera una conversión autentica ya que reconoce haber abusado de los otros, con la especulación y el robo, por ello está dispuesto a demostrar su cambio interior, restituyendo cuatro veces más, a quien había estafado. Él está claro de que no basta sentir arrepentimiento por el mal que ha hecho, sino que quiere demostrarlo en hechos concretos, restituyendo lo robado. Si así se hiciera en nuestro país, se cubriría el déficit fiscal.

Que gran enseñanza, apreciados hermanos, ya que si queremos estar con Dios, no podemos robar ni abusar del prójimo, sino además devolver lo mal adquirido a quien pertenezca.

Si aplicamos esto a la corrupción pública o privada en la vida diaria, es bueno recordar que no basta con confesarse de esto ante un sacerdote, sino que es necesario restituir; devolver lo robado al estado o a alguien que se le haya sustraído dolosamente algunos recursos; además, no basta con detener a quien haya robado, sino que también es importante quitarle lo robado y es oportuno recordar que la culpa si existe, es verdad que hay que aceptarla, y tratar de corregir, levantarse, porque el remordimiento nos recuerda que no es lo mismo el bien que el mal; y no basta excusarnos diciendo, no me llamen ladrón, no me critiquen, yo puedo hacer lo que sea de manera inmoral, y nadie debe decir absolutamente nada, ya que me dañarían mi autoestima, eso se llama pagarse y darse el vuelto, o sea, esto quiere decir, yo hago lo que se me ocurra, sea bueno o malo, no me importa porque el pecado no existe, yo estoy por encima del bien y del mal, yo soy dios; más de uno que piensa así ha terminado siendo un simple descarado, sinvergüenza, neurótico o delincuente.

Por ello creo que la conversión o cambio de actitud de mal a bien, es lo que nos puede permitir una verdadera sociedad y una autentica democracia; Jesucristo nos invita a salir del pecado y de los vicios, para encontrar la verdadera paz y alegría, ya que Él ha venido a buscar a quien sienta que necesita cambiar y superarse en los valores, ya que no basta decir soy bueno, sino demostrarlo con las obras y la coherencia entre lo que decimos y hacemos, o lo que creemos y practicamos. Que así sea.

PROJUMI: Celebra 31 Aniversario

El Proyecto Juvenil Misionero PROJUMI al Servicio de la Arquidiócesis de Barquisimeto cumple 31 años, celebración que se une al Natalicio del Venerable Dr. José Gregorio Hernández a sus 152 años, a quien PROJUMI ha nombrado al Siervo de Dios como Patrono de la organización.

La fiesta social y espiritual será en la sede de PROJUMI el próximo 5 de noviembre a las 10:00 am donde todos misioneros apagarán las 31 velas con alegría y fe. Quedan todos cordialmente invitados. (Car. 18 esq. calle 30 / [email protected] Telf.: (0251) 2327219 / 0414-3518005
Gerardo Pastrán
Presidente de PROJUMI

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios