Gobierno mantiene sector educativo en crisis

Richard Alexander Lameda | Foto: Stiven Valecillos |
La crisis económica, social y moral que este gobierno ha desarrollado en Venezuela, como producto de una política de estado ineficaz, en todos sus ámbitos, se percibe especialmente en la educación básica, media y diversificada.

Así lo exponen el profesor José Mirabal López, secretario de educación seccional de AD; Reina Hernández, diputada suplente del CLEL; Juana Melo, María Antonia Quintero Medina e Isbi Pérez.

Indican que en educación básica y media, persiste una estructura física altamente deteriorada y en condiciones deplorables para el quehacer académico, administrativo y pedagógico.

La inflación galopante que sobrepasa el mil por ciento golpea duramente al docente, padres y representantes, alumnos y familias en general, motivo por el cual se produce ausencia de estudiantes a las aulas por no tener la comida en sus hogares a su debido tiempo. Es decir, una población estudiantil con hambre produce bajo ánimo y escasa motivación para su desarrollo cognitivo.

Entonces, la escasez de alimentación y medicinas, altos precios, bajos salarios son factores determinantes que se presentan para que este Gobierno haga demagogia, juegue con los derechos de la familia venezolana, otorgando un bono de 250 mil bolívares que no llega a todas las familias cuya canasta educativa (uniformes escolares, transporte, útiles, comida) es insostenible, determinan.

A esta crisis cada vez más intensa se le agrega el cambio curricular. No se ha hecho una consulta seria al pueblo y un estudio profundo para su aplicación, solo han realizado ensayos, reinando así la improvisación en educación y cada Ministro de Educación hace modificaciones inconsultas, dijeron.

Por ejemplo, acotaron, Elías Jaua suspendió el componente por no existir profesores formados en estas materias e implementará nuevamente las especialidades Química, Física, Biología y Matemática por separado.

En este aspecto, hay una crisis profunda por falta de docentes que atiendan dichas especialidades porque han emigrado a otros países debido a que con un salario mínimo no sobreviven en Venezuela para sostener su familia.

En educación universitaria, caso UPEL-IPB, hay un altísimo abandono de los estudios por el poco incentivo, dado a los docentes en servicio, sector que va en decadente retroceso en perjuicio de la formación de futuros profesionales.

El Gobierno no envía presupuesto para los comedores, becas, ayudas pedagógicas y el pago a los docentes de manera justa.

En suma: este Gobierno ha mantenido politizado el sector educativo de básica, media y universitaria. Le importa promover la ideología obsoleta, fracasada y sostener gobernantes por encima de la satisfacción de necesidades de las personas que ya hoy tienen una calidad de vida pésima, sin que se vislumbren soluciones viables para salir de este atolladero que injustamente viven los venezolanos frente a un grupito de privilegiados por el régimen.

Ellos tienen a sus hijos en el exterior disfrutando de una enseñanza de calidad, a costa del dolor que la mayoría de estudiantes padece en este país petrolero, finalizaron.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios