Antecedente de gloria contra el mismo rival en baloncesto

El 2 de julio de 1992, Venezuela obtuvo su primera clasificación a unos Juegos Olímpicos en el baloncesto masculino, al derrotar en los cuartos de final del Torneo de las Américas de Portland, al mismo rival al que enfrentará este viernes en el Preolímpico FIBA Américas de México: Canadá.

El quinteto criollo acudía como campeón suramericano en Valencia 1991 pero no contaba con el favoritismo de los entendidos, en especial tras experimentar incluso situaciones de enfrentamientos entre compañeros.

Su entrenador, el puertorriqueño Julio Toro, tuvo el temple para reconducir las energías hacia metas en conjunto y así, un grupo liderado por el primer NBA criollo, Carl Herrera, el base naturalizado Sam Shepherd o los guerreros Gabriel Estaba, Iván Olivares, Rostin González, Alexander Nelcha y Luis “El Silencioso” Jiménez.

Olivares perdió un diente en el primer tiempo (aún no se jugaba por cuartos), lo que no le impidió comandar a los criollos con 20 puntos, seguido por Herrera con 18 y Shepherd, quien jugó los 40 minutos y concretó 17.

La primera mitad había terminado 48-31, pero Leo Rautins, con 13 de sus 25 puntos, ayudó a los dirigidos por Ken Shields. Inolvidable fue la cesta del oriundo de Filadelfia con el juego 74-72, a falta de tres segundos, cuando obtuvo la pelota de un salto entre dos que se produjo por un balón dividido previo entre Carl Herrera y J.D. Jackson y voló hacia el aro para dar el golpe de gracia.

Ese resultado le dio el derecho a los criollos de disputar las semifinales, en las que dispusieron de Brasil por 100-91 para evitarle la fiesta a Estados Unidos, que con su “Dream Team” original, tenía ansias de medir fuerzas en su Memorial Colisseum contra los amazónicos, cuyo referente era Oscar Schmidt.

El mágico equipo de Michael Jordan y compañía, derrotaría el 5 de julio de ese año en la final a los corajudos criollos, 127-80.

“Jamás creí que la victoria fuera tan dulce”, dijo el coach Toro después del compromiso, visiblemente emocionado.

“Es el punto máximo de mi carrera después de 15 años como entrenador. Se lo debo a mis guerreros aquí presentes”, agregó, mientras que su colega Shields se lamentaba por la derrota. “Nos patearon el trasero en la primera mitad”, declaró.

Venezuela (3-4) tiene que pasar, 23 años después, a través de la misma alcabala, aunque reforzada por la presencia de 9 jugadores NBA en su plantilla. Son 40 minutos para tratar de que este grupo sea conocido como los “héroes de México” y reclamen un lugar junto a aquellos “héroes de Portland”.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios