Protestas golpean suministro de gasolina

AFP | Foto: Archivo |

Josefina Fernández, maestra jubilada de 62 años, había evitado las kilométricas filas de vehículos en las gasolineras de la ciudad venezolana de Maracaibo, pero este sábado se apresuró a surtirse de combustible por temor a quedarse sin reservas.

Cuatro días de largas colas se registran en las bombas de combustible de la ciudad (estado Zulia, noroeste), de 3,9 millones de habitantes, debido a problemas con el suministro a las estaciones de servicio entre la oleada de protestas contra el presidente Nicolás Maduro que vive Venezuela desde el 1º de abril.

La última vez que Josefina pudo cargar el tanque de su auto lo hizo con gasolina de 91 octanos, la más barata, pues no había de 95 octanos. “Esa es la que debo usar porque la otra no es buena para mi carro”, dijo a la AFP.

Aguardó por cerca de una hora. Al mediodía cerraron la estación de servicio y quedó atrapada en medio de otros conductores que esperaban ansiosos.

“Ya no hay más gasolina”, decía un vendedor mientras agitaba los brazos, haciendo señas a los vehículos que se acercaban para que retrocedieran. Josefina, sin embargo, logró abastecerse tras otra hora de espera.

Venezuela tiene la gasolina más barata del mundo, subsidiada por el Estado. El litro de 91 octanos cuesta un bolívar (0,00046 dólares) y el de 95 octanos, seis bolívares (0,002 dólares).

Un dólar en el país petrolero, donde rige desde 2003 un férreo control de cambios con el cual el Estado monopoliza el acceso a las divisas extranjeras, se cotiza a 2.161 bolívares según la tasa oficial más alta, luego de que la moneda local sufriera una devaluación superior al 60% la semana pasada. Su valor supera los 7.000 bolívares en el mercado negro.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios