Europa sigue petrificada de frío, más de 120 muertos

 La ola de frío que afecta a Europa central desde hace una semana causó unos 40 muertos más, especialmente en Ucrania, Polonia y Rumania, llevando el balance total a 120 víctimas de las bajas temperaturas, situadas desde hace varios días alrededor de -30 grados.
Según los servicios meteorológicos, este período de frío intenso debería prolongarse al menos hasta el fin de semana.
El gigante petrolero gasífero austriaco OMV advirtió sobre las consecuencias posibles de este episodio glacial en el suministro de gas, y subrayó que “registró una reducción de 30% de los suministros” en su plataforma de Baumgarten, por donde transita un tercio de las exportaciones de gas ruso hacia Europa occidental.
Las reservas siguen siendo elevadas gracias a un comienzo de invierno excepcionalmente benévolo. El gigante ruso Gazprom aseguró que “aumentó al máximo los suministros de gas no sólo hacia Europa sino también hacia (…) Belarús y Ucrania”.
En Ucrania el frío ha causado el mayor número de víctimas, con 20 nuevos muertos en las últimas 24 horas, llevando a 63 muertes el balance desde hace una semana, según las autoridades.
 Cerca de dos tercios de los muertos fueron descubiertos en la calle. Como en todos los países afectados, la mayoría son personas sin domicilio o personas ebrias.
 La Cruz Roja Internacional advirtió el jueves que miles de personas de la calle, “muy vulnerables”, están en peligro.
Mientras las temperaturas cayeron a -25 y hasta -30°C en buena parte de Ucrania, en una semana más de 900 personas fueron hospitalizadas por congelamiento o hipotermia y más de 41.000 visitaron los casi 2.100 lugares de ayuda instalados en el país, donde la gente se puede calentar y recibir un plato caliente.
Más de 14.000 escuelas (de un total de 20.000) fueron cerradas, con 2,8 millones de escolares en vacaciones forzadas.
El frío causó otras 9 víctimas en la vecina Polonia, donde las temperaturas cayeron hasta -32 grados en el sureste. En total, desde el inicio de la ola de frío el viernes, 29 personas murieron de hipotermia, según la policía.
Muchas personas sin vivienda se instalaron alrededor de una central de calefacción urbana en la zona industrial de Zeran, en los suburbios de Varsovia.
 “Aquí tenemos calor, incluso podemos estar de manga corta”, dijo Stanislaw, de cabello y barba blanca, que vive a cinco metros bajo tierra con otros dos sin vivienda.
 “En la radio dijeron que la temperatura cayó a -30 grados esta noche, pero nosotros estamos bien aquí, no tememos nada”, dijo, acurrucado en su refugio provisional en una estación subterránea de distribución de calefacción.
 Rumania, con -31 en el norte, registró ocho nuevos decesos, aumentando a 22 muertos el balance desde hace una semana, según el ministerio de Salud.
   En Serbia, que está a -36 grados, el frío causó siete muertos el fin de semana y 11.500 personas están bloqueadas en pueblos aislados, en especial en el oeste y el suroeste, por las fuertes caídas de nieve.
 Los servicios de rescate tratan de suministrar ayuda a los más aislados, mientras los sin vivienda de Belgrado que no hallaron lugar en el único refugio capitalino (140 camas) buscan protegerse en tranvías y trolebuses.
Una persona de la calle fue hallada muerto en Praga, donde una tienda de campaña con calefacción con capacidad para 50 personas fue instalada el miécoles por la municipalidad en una de las islas del río Vltava.
Una persona fue encontrada muerta en Klapeida, gran puerto del oeste de Lituania, aumentando el balance total a 9 muertos en ese país.
 En Letonia, los servicios de rescate pidieron a los pescadores que trabajan sobre hielo a no aventurarse hacia el mar helado, pues el hielo es inestable a causa de su espesor desigual.
   En Austria, las autoridades registraron dos muertos más, entre ellos un hombre de 72 años muerto de frío en su auto a la salida de una carretera, llevando el balance total a 3 muertes.
   Los países de Europa occidental, también afectados, aunque las temperaturas negativas son menos polares, no señalaron víctimas, pero experimentan perturbaciones en los transportes, como en el centro de Italia donde dos trenes que transportaban cada uno 200 y 80 pasajeros, fueron bloqueados en las vías una parte de la noche.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios