Ciudad desolada en domingo de Navidad

Mariángel Massiah | Fotos: Juan Brito |
CENTRO DE LA CIUDAD 25 DE DICIEMBRE 2016 25122016 FOTO JUAN BRITO

Soledad… esa era la palabra que describía a la ciudad de Barquisimeto luego de Nochebuena. El 25 de diciembre es un día en donde los habitantes paralizan por completos sus actividades, después de una extenuante fiesta en donde conmemoraron el nacimiento de Jesús en Belén.

Ante eso, el equipo reporteril de EL IMPULSO realizó un recorrido por toda la urbe para observar el movimiento de la ciudad, posterior a la celebración de la Navidad.

En la mañana de este domingo era baja la afluencia de transporte público en las calles, las personas que estaban en las paradas debían esperar por más de 30 minutos las unidades o simplemente caminar hacia su destino. De igual manera, las calles se encontraban solas de transeúntes y conductores particulares.

El mismo panorama se detallaba en el centro de la ciudad. Las paradas de Transbarca se hallaban vacías y rara vez pasaba un autobús. El 90 % del comercio estaba cerrado y en esa zona de la ciudad lo único abierto y con una que otra persona eran las licorerías y panaderías.

No obstante, las afueras del Mercado Terepaima marcaba la diferencia del desierto en el cual se había convertido el centro-oeste de la ciudad. Vendedores de verduras, víveres, proteínas e incluso gallinas se apoderaron de la acera de la avenida Venezuela; lo que invitó a que uno u otro conductor se estacionara a realizar sus compras, de lo que en su mayoría parecían ser ingredientes para una sopa.

Sin embargo, José Durán, vendedor de verduras, relató que ofrecía la mercancía a pérdidas, tan sólo para deshacerse de ella. “Yo soy productor y siempre vendo en el Mercado Mayorista, pero con la disminución del efectivo en las calles y mi falta de punto de ventas, esta semana no pude concretar mis ventas y perdí más de 300.000 bolívares.

Me vine a las afueras de este mercado a vender mis verduras a pérdidas, antes de que se dañen, a ver si logro por lo menos recuperar algo”.

Sin pasajeros

En el Terminal de Pasajeros de Barquisimeto, en el día de ayer, se pudo observar que había más transportistas que usuarios. Fidel Fréitez por más de 50 años se ha dedicado a efectuar viajes desde el terminal hacia diferentes destinos, asegura que para esta Navidad los viajes disminuyeron 80 % en comparación con el año 2015.

“En todo el mes tan solo tuvimos dos días buenos, el 22 y 23 de diciembre. En estas fechas siempre recibíamos cantidades de personas que viajan, casi siempre dentro del estado a visitar a sus familiares más lejanos o simplemente salían de viaje hacia los ríos o parques de la entidad. Pero para este 2016 todos cambiaron sus prioridades y de paso en los bancos casi no hay billetes con los cuales nos puedan pagar”.

En efecto, los autobuses que viajan para Cubiro (la zona más visitada por las familias en esta época) salían hasta con hora y media de retraso, mientras se llenaban de pasajeros. Para destinos como Quíbor y El Tocuyo, autobuses se retiraban del terminal con tan solo cinco o cuatro pasajeros.

“Ya las Navidades no son las que eran antes. Y lo más triste es que cada año es peor, más solitaria, con más crisis económica y quién sabe a dónde iremos a parar en el 2017. Ya de por sí es una tarea imposible para nosotros mantener las unidades al día y ni siquiera en la época decembrina, que es la mejor del año, logramos el estimado de viajes que necesitamos para recuperarnos”, expresó Fréitez.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios