Laboratorio del Hospital Central carece de insumos y radioactivos

En el laboratorio del Hospital Central Universitario Antonio María Pineda, sobra la mística, pero falta quien la lleve a cabo.
Tienen más de un año pasando por una etapa crítica y esperan que pronto mejore, pues es un servicio importantísimo que se ofrece al colectivo.
La licenciada Elena Torres, presidenta del Colegio de Bioanalistas en Barquisimeto y trabajadora del laboratorio, comentó que “la situación de este centro está marcada por muchas debilidades. Estamos trabajando en una sala provisional. Viene un proyecto de rehabilitación y lo único que pedimos es que sea lo más rápido posible”.
“Ya colocaron el aire acondicionado, pero hacen falta muchas cosas más. Estamos trabajando con los pacientes de Emergencia únicamente. No tenemos los insumos suficientes y dejamos de atender a los pacientes de consulta externa”, precisó Elena Torres al hacer el balance de las carencias.
Destacó que no tienen los bioanalistas para procesar la gran cantidad de los exámenes que necesita la gente.
“Seguimos con un sueldo de 2.150 bolívares fuertes ¿Cómo entusiasmamos a las personas que se gradúan para que laboren aquí? Es imposible. Después de que hacen las pasantías aquí, se van para el sector privado que en Lara es muy atractivo, ya que pagan bien”, dijo.
“De 11, quedaron cinco bioanalistas. Sólo dos trabajan en guardias nocturnas y días feriados, cuatro laboran en rutina. Necesitamos más colegas. Dejamos de atender entre 80 y 90% de los pacientes, quienes se deben hacer entre 10 a 12 exámenes”, reconoció Torres.
Se suma a toda la problemática de sueldo y de carencia de recursos humanos, el hecho de que falta dotación de reactivos.
También comentó Elena Torres, como representante del gremio de bioanalistas, que introdujeron un proyecto macro en el cual solicitan un salario justo, ya que desde 1998 no han firmado una Contratación Colectiva.
Es por ello que estos profesionales de la salud no tienen una jerarquización, profesionalización del cargo o clasificación, entre otras carencias que actualmente se convierten en sombras para los bioanalistas. “Aquí en el Laboratorio del Hospital Central Universitario Antonio María Pineda tenemos equipos de tecnología, pero siempre hemos quedado a un lado en materia de apoyo”.
“No queremos que esto se convierta en una crítica destructiva o en un saboteo de determinado gobierno. Lo que queremos es ofrecerle calidad a los pacientes”.
Fotos: Simón Alberto Orellana

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios