Preescolar de Las Casitas necesita ayuda urgente

El Centro de Educación Inicial Divina Pastora que funciona en el sector Las Casitas, El Cují, cuenta en la actualidad con una matrícula de 153 niños atendidos por diez docentes, además del personal administrativo y obrero.

Entre el personal existe una verdadera vocación de servicio que se manifiesta en, pese a dificultades, brindar las primeras enseñanzas a los niños de la comunidad, la mayoría de familias de pocos recursos.

Hasta ahora la institución venía solventando sus necesidades gracias a la autogestión, las colaboraciones de padres y representantes y lo que se obtenía con algunas actividades.

Lamentablemente durante la Semana Santa, aprovechando el receso, personas desconocidas se introdujeron en ella y, además de causar destrozos, se llevaron algunos útiles necesarios para el normal funcionamiento del centro de primeros estudios.

Su directora, profesora Nilva Silvana Medina, informó que los desadaptados se llevaron la bomba de agua que permitía el llenado de los tanques elevados de los que se surte la escuela, útiles de limpieza, el equipo de sonido, monitores de computadoras y algunos implementos del comedor.

Explicó que se trata de artículos adquiridos por la misma comunidad educativa y vecinos de Las Casitas y El Cují conocedores de la importancia que para ellos tiene ese centro donde los pequeños reciben las primeras enseñanzas.

“Ahora tenemos problemas para llenar los tanques de agua necesarios para la limpieza y la preparación de los alimentos, de allí la necesidad de contar nuevamente con la bomba que cumplía ese cometido”, señaló la profesora Silvana Medina.

Igualmente pidió reparar el techo que en algunos sectores presenta huecos por los que ingresa el agua cuando llueve impidiendo la continuación de las actividades.

También abogó por la donación de un congelador o refrigerador para guardar algunos alimentos pues el que tienen no es de su propiedad sino prestado y en cualquier momento les exigen su devolución y se encontrarán con un serio problema.

La profesora Niurka Rodríguez, quien es vocera de presupuesto participativo por la gobernación en la urbanización, también expuso la necesidad que tiene el preescolar de una cancha donde los niños puedan realizar educación física.

Plantea como solución le abran una puerta de acceso desde la escuela a la cancha de la urbanización, ubicada a un lado, lo que depende de consejos comunales.

De esa forma los niños del Centro de Educación Inicial Divina Pastora podrán disponer de un espacio techado donde ejercitarse.

Ambas hicieron un llamado a la comunidad para que se convierta en vigilantes y de esa manera impedir que los antisociales vuelvan a ingresar a cometer sus fechorías en perjuicio de la escuela y el alumnado.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios