Trabajadores despedidos tomaron alcaldía de Andrés Eloy Blanco

Los ciento cincuenta empleados y obreros despedidos hace más de dos años por el alcalde del municipio Andrés Eloy Blanco, bajo el argumento de una reestructuración administrativa, cansados de esperar les cancelen las prestaciones sociales que les corresponden y les han sido negadas hasta ahora, realizaron este lunes nuevas acciones de protesta.
En primer lugar, poco después de la una de la madrugada, a pesar del frío, se apostaron en la entrada de la alcaldía, frente a la plaza Bolívar de Sanare y tres de ellos se encadenaron a la reja allí existente.
De acuerdo a los dirigentes del grupo, estaban dispuestos a permanecer hasta recibir una respuesta satisfactoria a sus reclamos.
Esa era la intención de Neris Orozco, Teresa Saavedra y José Ramón Díaz, los tres encadenados.
Pero además de los que se ubicaron en la entrada a la alcaldía, otros bloquearon la entrada y salida de Sanare hacia el parque Yacambú, en el sector Los Tubones, así como en Sabana Grande, vía a El Tocuyo por el oeste.
Enrique Escalona, secretario general del sindicato que agrupa a los trabajadores de la alcaldía sanareña, dijo que tomaron la decisión de llevar a cabo las protestas por la negativa del alcalde Alfredo Orozco a cancelarle las prestaciones sociales a los despedidos.
Informó que hace pocos días el Tribunal Supremo de Justicia emitió una decisión ordenando a la autoridad municipal cancelar lo que corresponde a los afectados.
Previamente también había salido una decisión similar en el Ministerio del Trabajo.
“Pero el alcalde dice que ni acudiendo a la corte celestial nos va a pagar, o que nos pagará cuando le venga en ganas”, dijo Escalona.
Indicó que del caso de esos trabajadores despedidos injustamente tienen conocimiento en la Asamblea Nacional y la vicepresidencia de la República, pero la máxima autoridad municipal de Andrés Eloy Blanco mantiene su posición.
Por su parte, Eligio Colmenárez, otro de los afectados, manifestó que lo que está haciendo Orozco es una falta de respeto hacia ellos como personas.
“Estamos cansados de tanta burla y de irrespeto a las leyes, pero vamos a seguir protestanto hasta que nos den lo que por derecho reclamamos desde hace más de dos años”, enfatizó.
Eligio Mendoza, un invidente quien, junto a otros 11 discapacitados también formó parte del numeroso grupo de despedidos, manifestó igualmente su rechazo a la negativa de cancelarles sus prestaciones.
“Ellos dicen que esta es una revolución que ayuda a los pobres, pero en Sanare, por lo menos desde la alcaldía, lo que hacen es perjudicar a los que menos tienen, como nosotros que prestamos servicio por años y nos botaron sin siquiera pagarnos lo que nos deben”, indicó.
La misma posición mantiene Teresa Torrealba, quien prestó sus servicios en la alcaldía durante 18 años y también fue destituida.
“No es justo lo que están haciendo con quienes trabajamos tanto tiempo en este organismo, que ni siquiera toman en cuenta que somos padres y madres de familias que ahora estamos desempleados y necesitamos nuestras prestaciones”, afirmó.
Juan Ospino, abogado del sindicato, declaró que el alcalde está violentando los derechos de los trabajadores al negarles el reenganche o pago de lo que les corresponde, interpretando erróneamente articulados de la Constitución.
Enrique Escalona intervino nuevamente para insistir en que no es su intención crear problemas entre los pobladores pero se vieron en la necesidad de tomar estas acciones ante la actitud renuente del alcalde Orozco.
El cierre de la vía en el sector Los Tubones impidió durante unas horas el paso a los trabajadores que se dirigían a la obra del Sistema Hidráulico Yacambú-Quíbor, aunque en horas del mediodía se levantó la protesta en ese lugar.
Quienes allí estaban se trasladaron a la alcaldía para sumarse a quienes tenían cerrados los accesos a la sede municipal.
 
Fotos: Elías Rodríguez

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios