Notas Pastorales: El Sacramento del Matrimonio

“Pues bien, lo que Dios unió no lo separe el hombre” (Marcos 10,9)

La concepción eclesial del matrimonio, dice relación también al Antiguo Testamento, cuya fundamentación inicial esta contenida en los textos de la creación en donde esa unión hombre-mujer en el amor es una institución que viene a mantener la conservación de la especie humana

De allí que los hijos se vean como una bendición Divina.

Sin embargo la mujer en esta primera mentalidad era vista como propiedad del marido

En el Nuevo Testamento, Jesús de un modo especial, espiritualiza el matrimonio y prohíbe el divorcio.

Así Cristo quiere enseñar la gran preparación y madurez que exige el matrimonio cristiano, ya que el Señor desea la unidad permanente en el tiempo entre un sólo hombre y una sola mujer, en el amor y la fe

Jesucristo, considera el matrimonio, como forma de vida en el tiempo, ya que en el cielo los seres humanos no se casaran y los resucitados serán como Ángeles (Mc 12,25)

San Pablo, en Efesios 5, 21-33; señala el matrimonio cristiano como una imagen  de la unión de Cristo con la iglesia. Los esposos cristianos tienen la misión de realizar y presentar una imagen convincente y real del amor de Cristo y su Iglesia, de tal manera que sea un gran ejemplo de convivencia, tanto para sus hijos, como para la comunidad. Entre otras consecuencias el estado matrimonial cristiano conlleva la ayuda permanente de la Gracia Divina, a fin que puedan llevar adelante esa vocación conyugal. Y ya que la gracia no destruye la naturaleza, sino que la transforma y perfecciona,  así pues, la Gracia matrimonial, es un dinamismo que transforma desde dentro la alianza  conyugal, colmándola de entendimiento, fortaleza, amor y felicidad santificadora

Dentro de esa alianza familiar, realizada sagradamente, y en una perspectiva de fe y amor, derivan como notas esenciales la unidad e indisolubilidad

Por Unidad se entiende la total y exclusiva entrega y relación entre un hombre y una mujer

Indisolubilidad, quiere decir la entrega mutua para toda la vida

Todo esto no busca otra cosa sino la estabilidad de la familia; y el salvaguardar la dignidad tanto del hombre como la mujer, en un clima de amor santificador

Claro esta, todo esto exige  una gran preparación humana y cristiana y una ayuda perenne de la Gracia, en un ambiente apropiado

No basta una gran foto, ni un traje lujoso, o unas cámaras televisivas, ni una exótica recepción. Es cuestión de amor sincero y fe profunda. Sin esto, todo lo demás sobra

Así pues, Juan Pablo II, desde el Evangelio nos dice: “en virtud del pacto de amor conyugal, el hombre y la mujer, no son ya dos sino una sola carne” (Mt 19,6) y están llamados a crecer continuamente en la comunión a través de la fidelidad cotidiana, a la promesa matrimonial,  de la reciproca donación total

Esta comunión conyugal hunde sus raíces en el complemento natural que existe entre el hombre y la mujer y se alimenta mediante la voluntad personal de los esposos de compartir, todo su proyecto de vida, lo que tienen y lo que son; por eso tal comunión es el fruto y el signo de una exigencia profundamente humana…conduciéndola a la perfección con el Sacramento del Matrimonio (La Familia Cristiana en el mundo actual 19)

Y en esta misma dirección, el Papa nos sigue recordando: “enraizada en la donación  personal y total de los cónyuges y exigida por el bien de los hijos, la indisolubilidad del matrimonio habla su verdad última en el designio de Dios…Él quiere y da la indisolubilidad del matrimonio como fruto, signo y exigencia del amor absolutamente fiel, (La familia Cristiana en el Mundo Actual 20)

No hay duda de que “La familia  en los tiempos modernos, ha sufrido, quizás como ninguna otra institución, la acometida de las transformaciones amplias, profundas y rápidas de la sociedad y de la cultura” (La Familia Cristiana en el Mundo Moderno 1)

En Venezuela, en Barquisimeto, nuestra  gente cristiana, algunas veces vive en concubinato, existen cantidad de hogares no santificados. Es necesario un trabajo intenso a favor de la familia bien formada, bendecida por el Sacramento del Matrimonio, para que sea una escuela de amor, de fe, de valores, de amistad, de disciplina y de felicidad. Pero amando a todas las familias, especialmente, las que tengan dificultades.

No olvidemos lo que nos dice Jesucristo “lo que Dios unió, que no lo separe el hombre”. No se trata de juzgar a nadie; pero ciertamente luchemos para que el hogar feliz y santificado se valore, como el deseo de Dios

Por ello, Cristo a través del tiempo, con el mejor deseo de cuidar la estabilidad y felicidad del hogar, para que se piense bien lo que se hace, se preparen mejor las parejas, cuenten con su Gracia, permanezcan en esa fe y en ese amor, sigue diciendo como buen Pastor “Lo que Dios unió, no lo separe el hombre” (Mc10, 9).

Mons. Antonio José López Castillo

Arzobispo de Barquisimeto

 

 

Evangelio

Marcos (10,2-16)
En aquel tiempo, se acercaron unos fariseos y le preguntaron a Jesús, para ponerlo a prueba: « ¿Le es lícito a un hombre divorciarse de su mujer?»
Él les replicó: «¿Qué os ha mandado Moisés?» Contestaron: «Moisés Permitió divorciarse, dándole a la mujer un acta de repudio.» Jesús les dijo: «Por vuestra terquedad dejó escrito Moisés este precepto. Al principio de la creación Dios “los creó hombre y mujer. Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne.” De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.» En casa, los discípulos volvieron a preguntarle sobre lo mismo. Él les dijo: «Si uno se divorcia de su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra la primera. Y si ella se divorcia de su marido y se casa con otro, comete adulterio.» Le acercaban niños para que los tocara, pero los discípulos les regañaban. Al verlo, Jesús se enfadó y les dijo: «Dejad que los niños se acerquen a mí: no se lo impidáis; de los que son como ellos es el reino de Dios. Os aseguro que el que no acepte el reino de Dios como un niño, no entrará en él.» Y los abrazaba y los bendecía imponiéndoles las manos. Palabra de Dios. Gloria a ti, Señor Jesús.

 

Santo Padre

 

‘QUIERO CONFIAR A LA MADRE DE DIOS ESTE TIEMPO ESPECIAL DE GRACIA PARA LA IGLESIA’
Homilía de Benedicto XVI en su peregrinación al santuario mariano de Loreto

 

LORETO, jueves 4 octubre 2012 (ZENIT.org).- Benedicto XVI emprendió una peregrinación al santuario de Loreto, Italia, para pedir ante Nuestra Señora por los frutos de las próximas convocatorias del Año de la Fe, la conmemoración de los 50 años del Concilio Vaticano II y el próximo Sínodo de los Obispos sobre la Nueva Evangelización.

*****

Señores cardenales, venerados hermanos en el episcopado,
queridos hermanos y hermanas.

El cuatro de octubre de 1962, el beato Juan XXIII vino en peregrinación a este Santuario para encomendar a la Virgen María el Concilio Ecuménico Vaticano II, que se inauguró una semana después.

…El Año de la fe, que comenzará dentro de una semana, el 11 de octubre, … con el tema «La nueva evangelización para la trasmisión de la fe cristiana».

Queridos hermanos y hermanas, en esta peregrinación, que vuelve a recorrer la que realizó el beato Juan XXIII –y que tiene lugar providencialmente el día en que se recuerda a san Francisco de Asís, verdadero «Evangelio viviente»– quisiera encomendar a la Santísima Madre de Dios todas las dificultades que vive nuestro mundo en búsqueda de serenidad y de paz, los problemas de tantas familias que miran al futuro con preocupación, los deseos de los jóvenes que se abren a la vida, los sufrimientos de quien espera gestos y decisiones de solidaridad y amor. Quiero confiar también a la Madre de Dios este tiempo especial de gracia para la Iglesia, que se abre ante nosotros. Tú, Madre del «sí», que has escuchado a Jesús, háblanos de él, nárranos tu camino para seguirlo por la vía de la fe, ayúdanos a anunciarlo para que cada hombre pueda acogerlo y llegar a ser morada de Dios. Amén

…una verdadera paz es posible sólo mediante el perdón y la reconciliación

La Paz: Fruto de la Justicia y de la Caridad

La paz es un valor y un deber universal haya su fundamento en el orden racional y moral de la sociedad que tiene sus raíces en Dios mismo, “fuente primaria del ser, verdad esencial y bien supremo”.

La paz se construye día a día en la búsqueda del orden querido por Dios, y sólo puede florecer  cuando cada uno reconoce la propia responsabilidad para promoverla. En un dilatado clima de concordia y respeto de la justicia, puede madurar una autentica cultura de paz. La paz es, por lo tanto, “el fruto del orden plantado en la sociedad humana por su divino Fundador, y que los hombres, sedientos siempre de una justicia más perfecta, han de llevar a cabo”. Este ideal de paz “no se puede lograr si no se asegura el bien de las personas y la comunicación espontanea entre los hombres de sus riquezas de orden intelectual y espiritual.

La aportación de la Iglesia a la paz

La Iglesia enseña que una verdadera paz es posible sólo mediante el perdón y la reconciliación. No es fácil perdonar a la vista de las consecuencias de la guerra y de los conflictos, porque la violencia, especialmente cuando llega “hasta los límites de lo inhumano y de la aflicción”, deja siempre como herencia una pesada carga de dolor, que sólo puede aliviarse mediante una reflexión profunda, leal, valiente y común entre los contendientes, capaz de afrontar las dificultades del presente con una actitud purificada por el arrepentimiento.

El perdón recíproco no debe anular las exigencias de la justicia, ni mucho menos impedir el camino que conduce a la verdad: justicia y verdad representan, en cambio, los requisitos concretos de la reconciliación.

Es necesario, además, promover el respeto del derecho a la paz: este derecho “favorece la construcción de una sociedad en cuyo seno las relaciones de fuerza se sustituyen por relaciones de colaboración con vistas al bien común.

Compendio de la doctrina social  de la Iglesia

Conferencia Episcopal Venezolana.  

 

Arquidiócesis de Barquisimeto

Gobierno Superior Eclesiástico Venezuela

 

Reunión del Clero el miércoles 10/10 a las 9:00 am en el Centro Pastoral Monseñor Benítez. Abierta a la participación de religiosas y religiosos

Reunión del Consejo Presbiteral el día 9/10 a las 9:30, en el Centro Pastoral Mons. Benítez

 

Encuentro con los Religiosos y Religiosas en el Centro Pastoral San Alfonso. Calle 24 / Carreras 21 y 22. Hora: 8:30 am. (Presentación del Proyecto de Renovación Pastoral)

Vicaria de Pastoral y Pastoral del Clero

 

Invitan a participar de las V JORNADAS DE FORMACIÓN PERMANENTE los días 23, 24 y 25/10. Sacerdotes, Religiosos, Religiosas y Diáconos, horario: 8.30 am., a 12m., aporte: Bs. 100,00. Laicos en general, horario: 6pm a 8.30pm., aporte: Bs. 50,00 (habrá rutas de transportes especiales), Lugar: Centro Pastoral “Mons. Benítez”, Av. Libertador con Av. Argimiro Bracamonte.

ORACION

Señor, en el silencio de este día que comienza, vengo a pedirte la paz, la prudencia, la fuerza. Hoy quiero mirar al mundo con ojos llenos de amor, ser paciente, comprensivo, dulce y prudente. Cierra mis ojos a toda calumnia, guarda mi lengua en toda maldad, que sólo los pensamientos caritativos permanezcan en mi espíritu, que sea benévolo y alegre, que todos los que se acerquen a mí sientan tu presencia. Revísteme de Ti, Señor, y que a lo largo de este día yo te irradie.

Iglesia en Marcha

-Si quieres formar parte de la Cofradía Divina Pastora, asiste el 14/10, a las  3:00p.m., al museo de Sta. Rosa. Punto a tratar: visita 157 de la Divina Pastora el 14/01/13. (Requisitos de inscripción: -Ser fiel devoto a la Virgen y a la Iglesia católica, copia de la cedula de identidad y foto tipo carnet). Inf.: 0424-5101740 / 0426-3584519 / 0414-5125706. Invita: Pbros. Owaldo Araque Valero y Pablo Fidel González

-El Área de Pastoral Vocacional de la Arquidiócesis de Barquisimeto invita a todos los jóvenes a su segunda y última Jornada Vocacional 2012 con el tema “Joven, descubre el llamado a tu verdadera libertad”. el día 12/10 de 8:30 a.m. a 4:00 p.m. en el “Centro Pastoral Mons. Benítez”, Av. Libertador con Bracamonte, trae tu almuerzo, tu biblia y muchos deseos de descubrir tu vocación. Te esperamos!

-La Pastoral Familiar de la Parroquia San José invita a curso de preparación inmediata al matrimonio los días 27 y 28/10, continuando el 03 y 04/11. Inf.: en  Despacho Parroquial.

-Comunidad Morada de Dios, invita al Gran Encuentro Familiar, con el  predicador  Padre Jesús Martínez -psicólogo de la diócesis de Coro- fechas: 13/10 de 8:00a.m., a 5:00p.m., y 14/10,  de 8:00a.m., a 1:00p.m. Lugar: colegio  Inmaculada Concepción. Colab.: bs. 100,00 p/p. inf.: (0251) 611.0866 –  0424-547.1817

-Curso de Guitarra para niños y adultos, inicio el 27/10.  Invita La comunidad  Alegres en el Señor, información: 0414-5264845

-El Centro de Atención a la Familia de la Pastoral Familiar, asesora a personas, parejas y/o familias que requieran apoyo para resolver sus conflictos familiares. Citas: 0251-7190050

 Verbena

Gran verbena  del HONIM el domingo 21/10 de 10:00a.m., a 6:00p.m., en su 30 aniversario. Lugar: Hogar Canario Larense, -Colab. 10bs.

Peregrinación:

El Ministerio de Peregrinación Recreación y Eventos “Divina Pastora”  invitan:

-A la puerta-Isnotú- templo del Dr. José Gregorio Hernández, los días 27 y 28/10

-Basílica de la Virgen de Chiquinquirá los día 17 y 18/11. Inf.: 0426-452.43.81-0412-781.80.13

 

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios