Brújula internacional – La nueva Justicia Penal Internacional

La Historia de la Justicia Penal Internacional es relativamente nueva. Este proceso se inició con los Tribunales de Nuremberg y Tokio, y culminó con el Tribunal Penal Internacional permanente de la Haya producto del Tratado de Roma del 17 de julio de 1998. Las potencias vencedoras de la Segunda Guerra Mundial: Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos y la Unión Soviética se vieron obligadas a crear el Tribunal de Nuremberg y en Enero de 1946 se puso en marcha el Tribunal Internacional de Tokio. La composición de los tribunales fue establecida por los gobiernos de los Estados vencedores con sus nacionales,  y en función de las leyes y costumbres de la guerra. Terminado los procesos en Nuremberg en 1946 y en Tokio en 1948, por ser tribunales Ad-Hoc, al cumplir su cometido, fueron disueltos.
Casi 50 años después de los de los Tribunales de Nuremberg y Tokio, y ante los delitos de guerra en Yugoslavia y Ruanda, se establecieron tribunales internacionales, pero esta vez por resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, con efecto retroactivo en Yugoslavia a los crímenes desde 1991, y en 1994 en Ruanda por los crímenes cometidos ese año en esa región de África.
Los tribunales penales de Yugoslavia y Ruanda se fundamentan en el Capítulo VII de la Carta de la ONU, a diferencia de los Nuremberg y Tokio creados por las potencias vencedoras. Ambos se originaron en el Derecho Internacional de las Naciones Unidas, lo cual hizo fueran  obligatorias a los Estados miembros y se fundamentaron en el Derecho Internacional Humanitario de las Convenciones de Ginebra. La ONU, también creó el Tribunal Especial contra los Crímenes de guerra y Crímenes contra la Humanidad en la República de Sierra Leona.
El Tribunal Penal Internacional de la Haya es la culminación del proceso de internacionalización de la justicia penal. El Tratado de Roma, es producto del Trabajo de 150 Estados que lo discutieron y negociaron, de los cuales 120 votaron a favor, 20 abstenciones y 7 en contra: Estados Unidos, Israel,  India, China, Libia, Qatar y Sudán. El 11 de Abril de 2002, con 66 ratificaciones, el Tratado se presentó a la Asamblea General de la ONU, y entró en vigencia el 1° de Julio de 2002, al obtener las 76 ratificaciones necesarias.
Venezuela se hizo parte del Estatuto de Roma el 13 de Diciembre de 2002, convirtiéndose en el primer país latinoamericano en hacerlo.
El TPI, es competente ante hechos que puedan calificarse de genocidio y crímenes contra la humanidad, agresión y crímenes de guerra realizados en el territorio de Estados miembros del Tratado o nacionales del Estado parte de la Convención.
El trabajo realizado por la Comunidad Internacional para el establecimiento definitivo del TPI, demostró por una parte la necesidad frente al crimen de un nuevo derecho penal supra nacional, pero también la necesaria referencia ética y moral, frente a los delitos internacionales para que se haga imperativa la justicia internacional.
Todo esto fue posible por la finalización de la confrontación entre el bloque soviético y el mundo occidental. Con la bipolaridad era imposible establecer una justicia aceptada por Moscú y Washington con la caída del Muro de Berlín y el fin de la Cortina de Hierro, las Naciones Unidas, impulsaron esta nueva Institución Internacional, aunque por ahora limitada solo a 4 crímenes internacionales. Es posible que en un futuro se piense en el establecimiento de una Corte Penal Latinoamericana, dentro del espíritu de este nuevo Derecho Penal Internacional y en función de mayor justicia y libertad para todos y cada uno de nuestros pueblos.
Desgraciadamente los Estados Unidos, aunque firmaron el Estatuto de Roma, que creo el TPI no lo ratificaron y no son parte del mismo.
A diferencia de la Corte Internacional de Justicia creada en 1945 con la Carta de la ONU, y que se ocupa de las diferencias y conflictos entre estados, el TPI juzga a las personas y a la responsabilidad individual por estos crímenes internacionales. Ex presidentes como Slobodan Milosevic de Yugoslavia, y recientemente el ex presidente de Liberia Charles Taylor, han sido juzgados por estos nuevos tribunales internacionales. El primero falleció en pleno juicio y el segundo cumple prisión por delitos cometidos en su país contra la población civil.

[email protected]
@jcpinedap

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios