Cardenal Urosa Savino: Gobierno debe respetar los resultados electorales

Juan B. Salas Foto: Archivo |

El Gobierno Nacional, así como los otros órganos del Estado, deben trabajar por la paz respetando los resultados de las elecciones y permitiendo la legítima actuación de la nueva Asamblea elegida por el pueblo venezolano, aseguró este miércoles Jorge Urosa Savino, cardenal arzobispo de Caracas, en su mensaje de Año Nuevo 2016.

“En efecto, hay que superar la confrontación entre hermanos, respetar la voluntad del pueblo, y entablar el diálogo institucional necesario e imprescindible entre los diversos órganos del poder público”, aseguró.

Destaca que el inicio de cada año aviva en nosotros anhelos de felicidad, y renueva en nuestros corazones la esperanza de una vida mejor, pues sabemos que Dios nos ama y quiere nuestro bien. Además, la reflexión sobre la misericordia divina, manifestada en Jesucristo, Dios hecho hombre para redimirnos de nuestros pecados y para indicarnos el camino de la felicidad, nos reafirma en esa esperanza.

Agrega que cada primero de enero, al celebrar la Jornada Mundial de Oración por la Paz, “la Iglesia católica ora especialmente por la paz mundial, por la paz entre los pueblos, por la paz en cada país, en cada comunidad, en cada familia, y en nuestros corazones”.

El cardenal señala que los “venezolanos queremos paz; queremos convivencia social, queremos vivir como hermanos.

No queremos confrontaciones, conflictos ni violencia.

A las autoridades y a los dirigentes políticos les corresponde el deber constitucional de trabajar por la paz, respetando y haciendo respetar la Constitución y las leyes de la República”.

La paz, don de Dios e imperiosa tarea humana

Confía en que en este año 2016, Año de la Misericordia, nos comprometamos de verdad a trabajar por la paz y a ser misericordiosos como nuestro Padre celestial. Para ello pongamos en práctica las palabras del Papa Francisco en su mensaje de este año para la Jornada Mundial de Oración por la Paz: “No perdamos la esperanza de que 2016 nos encuentre a todos firme y confiadamente comprometidos, en realizar la justicia y trabajar por la paz en los diversos ámbitos. Sí: la paz es don de Dios y obra de los hombres. La paz es don de Dios, pero confiado a todos los hombres y a todas las mujeres, llamados a llevarlo a la práctica”.

“Oremos confiadamente al Señor por la paz en Venezuela, para que resolvamos nuestros problemas de manera pacífica. Pongamos nuestros anhelos y esperanzas de paz y de felicidad en manos de María Santísima, Nuestra Señora de Coromoto, para que, trabajando por la Paz, vivamos como hijos de Dios. ¡Que Dios nos conceda a todos un año 2016 muy feliz!”

Comentarios

Comentarios