De varios disparos asesinaron a fotógrafo en barrio La Paz

Familiares presumen que asesinos buscaban matar a un amigo de la víctima.

La mañana de este domingo fue asesinado, cerca de su casa, Francisco Antonio Silva (33), exactamente en el sector San José Obrero 1, en la calle principal del barrio La Paz de Barquisimeto, donde conversaba con un hombre apodado “El Gato”, cuando de repente un grupo de desconocidos pasó en un vehículo y abrió fuego contra los dos hombres que estaban de pie en una de las aceras al lado de la mencionada vía, diagonal a la parada de la ruta 13 en la zona. Este hecho se registró aproximadamente a las 9:40 a.m.

Familiares del ahora occiso, salieron a la calle, pues habitan sólo a una cuadra del lugar donde ocurrió todo. Una vez allí, Yonfrey Marchán, primo de la víctima, contó que lo levantó con ayuda de otros para montarlo a una camioneta y trasladarlo urgentemente al ambulatorio de La Paz. “Me agarraba la mano. Yo le decía que aguantara.

Aún se movía y respiraba. Él quería vivir. Era una persona sana. Era como mi hermano; lo conocía de toda la vida”, expresó en medio del llanto. Asimismo, en el ambulatorio esperaba la hermana del fallecido, Lendy Silva, quien relató: “Eran más de las 9:00 de la mañana, cuando Francisco decidió salir.

Me había dicho que le preparara unas arepas, y fue a sentarse cerca de la parada de la ruta 13 a echar cuentos con otras personas que estaban ahí, entre ellas un amigo suyo al que le dicen ‘El Gato’. De pronto oímos como 8 ó 10 tiros, y la gente empezó a gritar que le habían disparado a alguien. Como la casa queda a sólo una cuadra, salimos para ver qué había pasado, y nos dimos cuenta que se trataba de Francisco y de su amigo, a quien también habían herido.

Desafortunadamente, falleció como diez minutos después de haberlo llevado al ambulatorio”. Su hermana también dijo que Francisco era el menor de 7 hermanos y se había dedicado a la fotografía, por lo que solía viajar semanalmente a asentamientos campesinos a sacar fotos. Sin embargo, su madre le había dicho que dejara ese oficio, pues no le daba mucho.

“Por tal motivo, a veces conducía un rapidito por esta zona. Esta es la primera vez que le pasa algo así a nuestra familia”, acotó la mujer visiblemente entristecida, advirtiendo que los asesinos probablemente buscaban a “El Gato”, pues “él no andaba en cosas buenas”.

A las 10:54 a.m. arribó al ambulatorio una furgoneta del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, cuyos efectivos procedieron a hablar con varios parientes de la víctima para recabar datos y llevarse el cuerpo para trasladarlo a la morgue del Hospital Central Universitario Antonio María Pineda.

Depués, a las 11:15, los funcionarios del Cicpc se detuvieron en la escena del crimen para efectuar la recolección de evidencias y la perimetría correspondientes. Allí hallaron varios casquillos de bala calibre 9 milímetros y tomaron muestras de los charcos de sangre que quedaron en el sitio exacto donde se habían desplomado los abaleados. Se supo que el herido, amigo de la mortal víctima, había sido trasladado al Hospital Pastor Oropeza del Seguro Social.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios