En alto riesgo avenida Uruguay

El importante tramo vial que comunica el centro de la ciudad con la avenida Ribereña, deteriora progresivamente su integridad estructural por los constantes periodos invernales acaecidos en la región. En el transcurso de esta semana, se han generado hundimientos en los boquetes ubicados en la zona alta.

Por estar enclavada en una meseta, la ciudad de Barquisimeto presenta diversas inclinaciones irregulares en varias zonas. Al generarse una precipitación de mediana intensidad, grandes cantidades de agua recorren los aliviaderos y deterioran los sistemas colectores de cloacas.

Así sucedió en esta avenida, donde la ruptura de una tubería de 18 pulgadas produjo la filtración de grandes cantidades de contenido hídrico, que posteriormente ingresa en la base granular de la cuesta y genera hundimiento en el tramo vial.

Por estos motivos, la empresa Hidrolara, decidió restringir el paso vehicular en el sentido este-oeste. Mientras tanto, el canal de ascenso permanece abierto.

Antonio Menuto, presidente del Colegio de Ingenieros del estado Lara, calificó un nivel de riesgo de 8 a 9 en una escala de 10. En ese sentido, exhortó a los sistemas de gobierno, la agilización de los trámites administrativos para la realización de los trabajos preliminares a fin de evitar que ceda el terreno.

“Cada vez que llueve me preocupo por la situación de la avenida Uruguay, debido a que existe el riesgo que suceda lo ocurrido en la urbanización El Pedregal, donde el muro de contención cedió a causa de fracturas en los sistemas colectores”.

-Desde el Colegio de Ingenieros, estamos pidiendo encarecidamente celeridad administrativa, con la finalidad de comenzar la obra y proteger la meseta para los próximos periodos invernales. Pedimos confianza en nuestra labor realizada, en la cual levantamos un proyecto bajo la supervisión de un personal calificado en materia hidráulica y vial.

Trabajos preliminares

En el informe técnico emanado por parte del Colegio de Ingenieros, están estipuladas dos trabajos preliminares a objeto de mantener la estabilidad del terreno.

En primer lugar, el componente profesional recomienda la desviación de los sistemas colectores de la zona, con la finalidad de evitar el paso de grandes cantidades de agua por la zona. En segundo lugar, se recomendó la reparación de la tubería fracturada de 18 pulgadas, la cual se recubrirá con una membrana impermeabilizante. Esta acción permitirá reforzar su estructura. De acuerdo a los cómputos métricos de Hidrolara, los trabajos tienen un costo aproximado de 8 millones de bolívares fuertes.

Luego de cumplirse estos proyectos, el Colegio de Ingenieros solicitará otros recursos para realizar el estudio geológico de la zona, donde se analizará las condiciones de la meseta.

Estos últimos estudios desprenderán las acciones definitivas que solucionarán el problema de la importante arterial vial.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios