Adriana Vigilanza: ¿El año electoral dejó deudas sociales?

Diana B. Moreno H. / Fotos: Archivo |
FOTO:JUAN CARLOS PEREZ ROMANO

El primer balance presentado este año 2015 por el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) informaba sobre el registro en el primer semestre de al menos 2.836 protestas. Un promedio de 16 manifestaciones diarias en todo el territorio nacional.

El presente año, ya a punto de culminar, inició en enero con 518 protestas, cifra en aumento en comparación con el mismo periodo del 2014 (445 protestas).

Esta situación tuvo la tendencia hacia un incremento de manera progresiva al acercarse el proceso pasado de elecciones parlamentarias.

Precisamente el 83% de las acciones de calle y conflictos documentados en este período estuvieron relacionados con derechos sociales. Entre las demandas encabezaban derechos laborales (34%), vivienda y servicios básicos (25%), escasez (18%), seguridad ciudadana y derecho a la justicia (11%).

Llama la atención que el primer período de este año se registraron al menos 56 saqueos y 76 intentos de saqueo.

Sin embargo, es de resaltar que los conflictos laborales aparentemente se mantienen. “La difícil situación que atraviesa el país en términos económicos afecta también al sector privado de la economía”, refleja el informe del OVCS.

Ahora bien, cabe la posibilidad de que el presente año electoral dejó una agenda pendiente de temas económicos y sociales. En la siguiente entrevista fueron abordados aspectos vinculantes a la actual deuda social con la abogada, conferencista quien fuera profesora de la UCAB y es docente contratada por la UCV en postgrado de Derecho Tributario, (con amplia experiencia en la administración pública) Adriana Vigilanza.

¿Considera que el año electoral dejó una agenda pendiente de temas económicos y sociales?

– Pienso que lo que más está pendiente en el país es una enorme contraloría de todas las cuentas del Estado y sobre todo de esos fondos paralelos donde se metían los excedentes del precio del petróleo usados para establecer el presupuesto, puesto que eso ha traído consigo la corrupción y a su vez la terrible inflación y devaluación de la moneda. Esta es la principal agenda social que se debe atender porque en medio de esta situación y una estanflación (estancamiento económico más inflación) no hay ninguna posibilidad de abordar las necesidades de la gente.”Por ejemplo, la Asamblea Nacional ¿a qué se dedico?: no se dedicó a una de sus labores fundamentales en el 2015 y desde hace muchos años que es la Contraloría del gasto del Ejecutivo nacional y de la ejecución de los presupuestos. En el caso particular de la Asamblea, se dedicó a legislar sobre precios justos, pero si no estás controlando la producción eso no sirve para nada. El Poder Ejecutivo ha tenido en años millones de millones de dólares de ingreso y no hay explicación válida para la situación deplorable de escasez”.

Inclusive, reflexionó, “en el caso de la burocracia también esto es corrupción, porque dar empleo a los 40 asistentes que tiene en este momento cada diputado significó comprar conciencias. Lo lamentable es que ahora el pueblo está pagando esa burocracia representada en nóminas que no tienen razón de ser. Gente como por ejemplo los colectivos son personas que no trabajan gratis”.

-¿La gestión pública pudo experimentar un atraso, en vez de avanzar en el 2015 a razón de agendas abultadas en lo político? ¿ qué pasó con las verdaderas funciones para lo cual están constituidas las instituciones?

– Se despilfarra dinero también en el Ministerio de las Comunas. Es una de las figuras que se tiene que eliminar en Venezuela porque es una manera de extorsionar políticamente a la gente, es decir, si no estás inscrito en una comuna y prácticamente en el PSUV también, no se tiene acceso a la comida. Todo ese aparataje, esa agenda política de instaurar una supuesta ideología comunista revierte en corrupción y es finalmente para beneficiar a un grupito político minúsculo y se disfraza de un tema político y todo termina en corrupción. La agenda política en este momento es pagar para mantenerse en el poder. Le toca mayor eficiencia a la Asamblea Nacional y ojalá cumplan ese rol tan importante y se pueda hasta repatriar los capitales del Estado con cuentas en el extranjero ya identificados por el sistema financiero mundial.

-Si como dice el refrán: “El fin justifica los medios”, reemplazar temas de gestión por lo fundamentalmente político, según lo que usted plantea parece no haber dado sus frutos…

– El voto fue castigo pues el dineral invertido no dio resultados porque se desvió y nunca llegó al destino. Toda esa inversión no ha servido para nada, porque ese dinero el cual supuestamente iría al pueblo a través de las comunas, no le llega al pueblo, se desvía por las mismas razones mencionadas. El sistema es el que hay que eliminar y reorganizar. A la gente se le debe dar empleos dignos y eso requiere reactivar la economía no cerrar las empresas.

-Desde una ONG de atención a la familia en el estado Lara, se indicaba que el proselitismo político predominó al punto de desviarse la mirada de la razón de ser de las instituciones encargadas de defender los derechos de la mujer

-Así es porque todas las instituciones lamentablemente han sido permeadas por la corrupción. Esas ONGS que se están quejando de la contaminación por proselitismo político es porque todo tenía un fin político.

-¿Es hora de reclamar mayor eficiencia en las tres instancias de Poder Nacional, Regional y local?

-Sí claro.. con el inconveniente de que los presupuestos ya están malbaratados, incluso el presupuesto de la nación fue formulado con un precio del petróleo a 40 dólares el cual ya no existe, ahora está en 35 dólares por barril y entonces cuidado si no hay que volver a hacer el presupuesto pero yo confío que si se le pone control a la corrupción, se podrá cumplir con la agenda social, mucho mejor que como lo está haciendo este régimen. En fin todo el proceso de la revolución fue una demagogia política que en el camino no benefició al pueblo.

-¿Qué le dice usted a los ciudadanos que en su aspiración de vivir en un país mejor tienen un cúmulo de peticiones en esa “carta silente” al niño Jesús?

-En teoría la petición sería salir de ese Poder Ejecutivo el cual no ha sido eficiente y en este caso habría que cambiarlo, pero con la contraloría ejercida por la Asamblea se puede paliar un poco los efectos negativos de esa gestión y bueno ya darán explicación de lo que hacen; por ejemplo no podrán seguir haciendo regalos a otros países, y los acuerdos con Petrocaribe Alba y la Celac, al revisarse todo eso tendríamos que ser capaces de cumplir más con la agenda social.

-¿Qué deben cambiar los discursos oficiales para el 2016 en función de interpretar el sentir de la población?

-Lo primero, cambiar la actitud golpista de no querer obedecer la voluntad del pueblo, pretender impugnar 26 diputados ante el TSJ para no darle mayoría calificada a la oposición. Lo primero que deben entender es el juego democrático. La labor de una asamblea opositora es salir de la inflación y la devaluación, porque la actual no va a hacer esa función. No pueden tratar como golpistas a quienes son la mayoría. Ahora califican esta victoria de la Asamblea como un golpe electoral, es decir, no tiene sentido porque se trata es de la voluntad del pueblo, y por cierto, en un proceso bastante peleado y con las instituciones en contra.

-¿A su juicio el país tiene un problema de falta de leyes o el asunto radica en la práctica de las mismas?

– Las leyes que tenemos antes del 2006 estaban bien, podíamos trabajar con ellas, luego se volvieron leyes sólo para construir el socialismo que han dado como resultado lo que ahora vivimos todos. Esas leyes no es que no sean suficientes es que no deben existir y sobran. Nada más demagógico que la Ley de Precios Justos, sólo para decirle al pueblo que hay un precio justo pero de un bien inexistente. La idea es mejorarle el sueldo a la gente pero dando más libertad a los empresarios en la colocación de los precios, porque este lamentablemente es un país donde se vive de la importación. El control de cambio es otra Ley la cual está sobrando, el dólar a 6,30 es tan irreal como el precio de la gasolina.

-¿Qué opinión le merece la instalación del Parlamento Comunal Nacional? ¿le dará facultades al pueblo para aprobar leyes?

-Eso es inconstitucional no tiene el parlamento comunal posibilidad de establecer ninguna ley. Eso es falso, ni en la propia Ley del Estado Comunal les dan competencia legislativa para más allá de las cosas que pasen dentro de una comuna pero no para toda la nación.

-¿Cree que el pueblo ha administrado correctamente el poder que hasta ahora el Gobierno nacional le ha concedido a través de la figura del poder popular?

-No, porque no está preparado para eso. Es un problema de cultura, de educación, de corrupción. Quienes les han dado los recursos, lo que han hecho es enriquecerse ellos y dejan la comuna igualita de pobre y al resto de personas también, sin los controles establecidos por ejemplo por la Ley del Poder Público Municipal donde el dinero se va para una alcaldía que está institucionalmente organizada que tiene empleados, puede pagar sueldos. En las comunas la gente trabaja de gratis y todo eso es una distorsión y una irrealidad que termina siempre muy mal porque nadie trabaja de gratis. Las comunas son caos.

-¿Cuáles son sus recomendaciones para los ciudadanos que quieran ver un cambio ya en su entorno porque sus necesidades así lo demandan?

– Lo que tardó 17 años en ser destruido, no se puede construir en un día, ni en una semana, ni en un mes, ni en un año, ni en una década. Esto no tiene solución a corto plazo y es importante hablar claro con la población. Nosotros todos somos responsables de este desbarajuste sobre todo los que votaban por la revolución y ahora deben entender que no hay varita mágica que lo arregle. Pero, pueden dejar de brindar apoyo a la revolución, para limpiar la Patria de todas esas prácticas nefastas además de origen extranjero, impuestas por Fidel Castro. Hay que enfrentar las consecuencias de las decisiones equivocadas.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios