Indigencia e inseguridad toman espacios recreativos en el este

Marlyn Silva | Foto: Edickson Durán |

En  un aproximado de tres meses han aumentado  los robos y hurtos en la zona este de Barquisimeto. Coincide este periodo desde que comenzaron a vagar en ese lado de la ciudad personas en situación de calle. Preocupados,  los vecinos de Santa Elena, Fundalara y Colinas de Santa Elena junto con comerciantes se reunieron, ayer, con  la  prefecta de Iribarren, Marielys Sánchez, a quien  plantearon las inquietudes y pidieron socorro, pues ellos han agotado los recursos ante otras  instituciones.

Conocedores de cuando en cada sector circulan extraños,  los residentes notaron  que en  la  garita de vigilancia del parque Río Cenizo de  la urbanización Fundalara pernoctaban 14 desconocidos. Hace  escasos días, lograron  desalojarlos  y para prevenir  próximas  invasiones sellaron la puerta de la  habitación. Los ocupantes ilegales provenían del estado Yaracuy y de zonas de Barquisimeto como El Cercado  y Tierra Negra.

Estos invasores,  entre los cuales había  hombres, mujeres y niños, se presume son los actuales ocupantes de la garita de vigilancia del parque Santa Elena, espacio donde antes funcionó la oficina de un equipo de baloncesto. Allí, guardan enseres y duermen por las noches, apuntó el vocero de una de las comunidades, José Lugo.

Una  riña  reciente entre hombres en la que se hirieron con armas blancas en  plena plaza  Federico Carmona, cual coliseo en centro penitenciario, como  lo describió Lugo, alertó a los habitantes de la zona. Los asaltos dentro de algunas  viviendas y el hurto cometido el fin de semana pasado en una  zapatería de un centro comercial abonaron el temor.

En tales  circunstancias los residentes tanto de Santa Elena como de sectores cercanos ven invadidas las áreas de recreación y se sienten expuestos a la  inseguridad, a juzgar por las experiencias vividas estos  últimos meses.

Preocupa también a los vecinos  la falta de mantenimiento de los parques y plazas, cubiertos por espesa maleza y sin iluminación.

En la búsqueda de soluciones, precisó el presidente de la Asociación de Vecinos de Santa Elena, Carlos José Suárez, han  consignado documentos con los problemas detallados ante el   Instituto Autónomo Consejo Nacional de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes (Idena), a la Empresa Municipal de Infraestructura (Emica) y la estación de Polilara, en Fundalara.

Repitieron este lunes personalmente el hilo de solicitudes ante la prefecta y, por lo pronto, la autoridad  se comprometió a  coordinar con  los  funcionarios de  la policía regional jornadas de patrullaje y  tratar de incorporar a la policía municipal.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios