#RevistaGala Armando el equipaje…: Una maleta para invierno

Andrea Joseph @Galalarevista/andreajosephsilva |

Viajar a sitios fríos requiere hasta una preparación mental para garantizar una experiencia placentera. El invierno de por sí, exige una indumentaria determinada para mantener la temperatura correcta en nuestro cuerpo, aunque muchas personas lo confunden con empacar todo el closet.

Hacer la maleta de viaje siempre es un dilema. A todos nos pasa lo mismo, cuando llega el momento de armar el equipaje sea cual sea el destino, metemos artículos “por si acaso” sabiendo que eso a la larga nos puede ocasionar algunos problemas con el sobrepeso en la aerolínea. Definitivamente, empacar para invierno es aún más serio. Desde siempre nuestros abuelos nos han enseñado que ser precavido es bueno… pero, no podemos llegar al punto de meter en la valija cosas innecesarias o de más por el simple hecho de pensar “si pasa algo”.

Siempre hemos escuchado de otros viajeros o por experiencia propia que, llevamos cosas innecesarias, ropa que nunca utilizamos y pensamos que en esta huida será el momento y lo más triste es que ni la tomamos en cuenta en todo el viaje. Todas esas cosas “de más” que empacamos, acumulan y si tu idea es ir de compras, no tendrás espacio para guardarlas dentro del equipaje.

¿Meto esto por si hace mucho frío o esto por si llueve? Son las principales preguntas que nos hacemos y son completamente naturales, todos las pensamos. De allí radica en visualizar lo que tenemos que llevar, lo que necesitamos y lo que queremos. Para ello, tenemos que centrarnos y poner la situación en contexto, haciendo una planificación de los artículos que son indispensables en estos viajes y que nos sacarán de apuros.

Los planes…

Analizar el viaje que haremos es vital, desde investigar sobre el clima hasta las actividades que se tienen previstas. En este caso, en la lista podemos colocar una sección describiendo los conjuntos de ropa según las actividades por día, con esto, evitamos perder tiempo decidiendo lo que nos convenga ponernos día a día. Aquí, tenemos que tomar en cuenta que si vamos de turismo el calzado debe ser diferente, se puede balancear entre lo cómodo y lo correcto con lo que más te combine. Claro, si tienes otros planes como asistir a un evento,  tienes que estar consciente que entre lo cómodo, también tiene que haber lugar para lo adecuado según la formalidad del asunto.

La lista…

La primera pregunta que debemos hacernos es: ¿Cuántos días estaré de viaje? Seguramente te responderás esa pregunta sin mucho juicio, pero, quizás no te has dado cuenta que tenías pensado colocar dentro de la maleta mucha ropa que ni siquiera necesitas con el clima a donde vamos. Hacer una lista con todos los artículos que pensamos, son indispensables llevar a nuestro viaje, es la prioridad; de esta forma, no caemos en la tentación de empacar cosas que ni vamos a utilizar y lo único que hacen es quitarnos espacio para objetos más necesarios. En el inventario, debemos separar las prendas por categorías y estimar una cantidad, así evitamos que se nos escape una o por el contrario, que metamos extra. Si la escribes con antelación, podrás ir repasándola a medida que haces la maleta y tener un control de lo que se lleva y su función.

Ahorra espacio…

Cuando empezamos a hacer la maleta nos parece que está bien, hasta que llegamos a las últimas piezas y vemos que no hay nada de espacio en donde colocarlas. Allí es cuando entra el ingenio, empieza por colocar las cosas más pesadas y con volumen primero, cabe destacar que si las colocas extendidas y no enrolladas ahorrarás espacio. Las medias pueden ir dentro de los zapatos, aprovechando el espacio,  que deben ir por separado, en bolsas. Si llevas más ropa de invierno y chaquetas, puedes optar por utilizar bolsas al vacío, son excelentes para organizar y reducir el grosor de las prendas, además evitan las arrugas. Uno de los mejores secretos, es hacerlo por capas, de acuerdo a la rutina y planes que llevarás en tu viaje., la ropa interior la colocas de último en los huecos restantes. Un tip muy importante es armar el equipaje con días de anticipación, esto ayudará a que salga con las horas el aire comprimido entre las prendas, perdiendo peso.

¡Indispensables!

Si el frío es extremo lo indicado es que llevemos un abrigo, ya que la ropa del día a día,  necesitará refuerzo. Para mantener la temperatura corporal en un nivel estable, la prioridad es proteger nuestra cabeza con un gorro. Hay personas friolentas que necesitan de guantes, lo ideal es que sean cómodos y fáciles de llevar, que nos dé la posibilidad de quitárnoslo y ponérnoslo a cada rato, también tomando en cuenta que combinen con varios cambios de ropa. Si el frío es intenso, debemos cubrir nuestras orejas para así evitar esa sensación tan desgastante y fastidiosa. Se recomiendan zapatos o botas gruesas, con suela de goma antideslizante y de un material resistente al agua, pero que permita transpirar la piel.

Si al frío se le junta la lluvia, podemos pensar que es un caos. Debemos ir preparados con paraguas y de esta manera impedir enfermarnos. La chaqueta térmica y una bufanda gruesa son las prendas primordiales que tenemos que colocar dentro de nuestro equipaje, de esta forma nos aseguramos de mantener el calor y disfrutar el momento sin que el frío nos dañe la salud y menos el estado de ánimo. Para las mujeres coquetas hay buenas noticias, los abrigos de pelo y plumas ocupan mucho menos espacio que los sobretodos tradicionales.

¡Acción!

Elegir buenos tejidos nos ahorrará tanto espacio como tiempo, la lana y telas térmicas permiten mantener el calor adecuado sin ocupar mucho. Para los lugares fríos podemos llevar poca ropa, pero, prendas con colores que combinen entre sí, eso no significa que pasaremos todo nuestro viaje vestidos de la misma manera, al contrario se trata de inspirarte y crear looks fabulosos sin el estrés de haber llevado ropa innecesaria. Si quieres seguir esta recomendación, te decimos que puedes llevar pantalones de colores neutros con camisas de colores vivos y estampados. Muchos viajeros deciden llevarse puesto en el avión las prendas más pesadas y abultadas, con esto, ahorran espacio dentro de la maleta que pueda ser utilizable, además estar seguro que apenas salgas del aeropuerto vas a estar muy abrigado; en caso de que sintamos calor en pleno vuelo, podemos guardarlas chaquetas en los compartimientos pertinentes sin ningún problema. La mejor estrategia es ir vestido con capas al llegar a tu destino, entre más capas de ropa te pongas, más abrigado te sentirás; para ello, resulta practico quitar capas si entras a un lugar con calefacción o incorporarle más si estás paseando por la calle.

 

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios