#HistoriaMenuda Knoch, el Vampiro del Ávila

El doctor Gottfried August Knoch fue un médico alemán que llegó a Venezuela en 1845 y se estableció en La Guaira.

Al él se le atribuye la invención de un líquido momificador que se inyectaba a las personas en su lecho de muerte y preservaba los cuerpos sin necesidad de extraerles los órganos vitales.

El científico descubrió la fórmula en los tiempos de la Guerra Federal (1859 – 1863) y utilizó soldados cuyos cadáveres no eran reclamados para realizar sus experimentos.

Knoch subía los cuerpos a lomo de mula hasta su finca en El Ávila y en su laboratorio particular los momificaba.

Está práctica macabra lo hizo conocer como “El Vampiro del Ávila”. La fama del médico llegó a Caracas.

Allí se le encargó momificar al periodista Tomás Lander y al Presidente Francisco Linárez Alcántara, envenenado en 1878.

El joven doctor José Gregorio Hernández, eminente profesional de la medicina, no aprobaba los métodos de Knoch y ambos médicos tuvieron sus diferencias. Pero hasta sus últimos días el doctor Knoch continuó con sus experimentos y utilizó su fórmula para momificar a toda su familia incluido él mismo.

El 2 de enero de 1901 su asistente le inyectó la fórmula en su lecho de muerte y Knoch se llevó el secreto a la tumba.

Años después el lugar fue saqueado y las tumbas profanas, dando así fin a la historia que se convirtió en leyenda.

View this post on Instagram

El doctor Gottfried August Knoch fue un médico alemán que llegó a Venezuela en 1845 y se estableció en La Guaira. Al él se le atribuye la invención de un líquido momificador que se inyectaba a las personas en su lecho de muerte y los preservaba sin necesidad de extraerles los órganos vitales. . El científico descubrió su fórmula en los tiempos de la Guerra Federal (1859 – 1863) y utilizó soldados muertos cuyos cuerpos no eran reclamados, para realizar sus experimentos. . Knoch subía los cuerpos a lomo de mula hasta su finca en El Ávila y en su laboratorio particular los momificaba con ayuda de una asistente que lo acompañó hasta su muerte. . Esta práctica macabra le dio al médico e investigador el nombre de "El Vampiro del Ávila" y su fama llegó a Caracas. Allí se le encargó momificar al periodista Tomas Lander y al Presidente de la República Francisco Linárez Alcántara, tras su envenenamiento el 30 de noviembre de 1878. . El doctor José Gregorio Hernández, eminente profesional de la medicina que igualmente hizo vida profesional en la capital, no aprobaba los métodos de Knoch porque el científico alemán inyectaba la fórmula momificadora a los pacientes antes de morir y por ello ambos tuvieron sus discusiones. . Pero hasta sus últimos días el doctor Knoch continuó con sus experimentos y utilizó su fórmula para momificar a toda su familia, incluido él mismo. El 2 de enero de 1901 su asistente le inyectó la fórmula en su lecho de muerte y Knoch se llevó el secreto a la tumba. . Años después el lugar fue saqueado y las tumbas profanadas, dando así fin a la historia que se convirtió en leyenda. . Los vídeos utilizados para la realización de este micro son referenciales y pertenecen a algunas producciones de terror alemanas e inglesas filmadas hace casi un siglo y ambientadas en la época victoriana. . Texto: Oscar Castro Leal Edición: Victoria Peña Fotos: Archivo IMP Videos: Nosferatus, Alemania 1922. Dr. Jekill, Inglaterra 1920 #Elimpulso #HistoriaMenuda #Knoche #Vampiro #Ávila #Fórmula #Momificadora #Caracas #Soldados #Muertos #Periodista #Presidente #Tumbas #Profanadas #Fin #Historia#News #Barquisimeto #Lara #Venezuela #7Ene

A post shared by Elimpulso.com (@elimpulso) on

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios