En EEUU premian al heroico personal de salud con comidas gourmet

AP | Foto: AP |

Durante un descanso en el actual frente de batalla frente a la pandemia, el enfermero Gabe Westhemier devora un plato de confit de pato, obra de uno de los célebres chefs de la ciudad. “Qué maravilla”, exclama.

En otra sala de emergencias de San Francisco, la enfermera Liz Sanderson saborea un budín de pan de caramelo con sal de mar de otro restaurante fino. “Creo que es lo más delicioso que he comido en mi vida”, dijo.

En la peor de las épocas, los héroes más asediados saborean los manjares más deliciosos, gracias a un grupo de amigos a quienes se les ocurrió ayudar tanto a los restaurantes locales faltos de clientes como a los trabajadores de la salud durante sus turnos largos y estresantes.

Buscaron donaciones y empezaron por lo más pequeño, un restaurante y un hospital. Dos semanas más tarde, 42 restaurantes _algunos de ellos de los más lujosos de la ciudad_ producen cientos de comidas diarias para alimentar al personal en las salas de emergencias y cuidados intensivos de seis grandes hospitales.

La idea nació el 12 de marzo durante un intercambio de mensajes de texto entre el empresario Frank Barbieri y su amigo Sydney Gressel, enfermero de la sala de emergencias en el Centro Médico UCSF en Mission Bay.

Barbieri sabía que Gressel trabajaba dobles turnos en la batalla contra el COVID-19 y le texteó: “¿Cómo puedo ayudar?”

“Sugerí que nos invitara a cenar”, dijo Gressel. “Él lo elevó al siguiente nivel”.

Ryan Sarver, un capitalista de riesgo, habló a sus contactos en el mundo restaurantero y ayudó a solicitar donaciones, inicialmente de 1.000 dólares para pagar comidas de 20 dólares cada una a 50 trabajadores. Ahora se aceptan donaciones menores. El dinero va a los restaurantes.

“Les decimos, tú tienes 20 dólares para gastar y necesitamos comidas sanas y balanceadas _un almidón, una proteína y una verdura_ para alimentar a esta gente”, dijo Sarver.

Los 20 dólares deben cubrir el costo de la comida y la entrega, pero muchos chefs hacen las entregas personalmente después de pasar el día cocinando y empacando los platillos en cientos de cajas individuales.

La chef Kim alter, cuyos platos en su célebre restaurante Nightbird cuestan en promedio 150 dólares, se pone el cubrebocas y los guantes en la cocina y también en el auto en el que reparte sus comidas.

“La gente tiene miedo de ir al hospital. Siento que tengo la responsabilidad de hacerlo”, dijo Alter.

Decir que la gente aprecia sus comidas es quedarse corto.

“Eso me hace sonreír, no hay duda”, dijo la enfermera Sanderson. “Así parece que todos nos apoyan y me da ganas de esforzarme más”.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios