#OPINIÓN Ventana abierta: Lo que extrañaremos del confinamiento #3Jun

Eduardo Iván González González | Ilustración: Victoria Peña |

Para recordar:

“Y de mes en mes, y de día de reposo en día de reposo (sábado), vendrán todos a adorar delante de mí, dijo Jehová”

(Isaías 66: 22, 23)

El día 1° de Junio, de los corrientes,el gobierno decidió flexibilizar el horario para la mayoría de los habitantes de este país, contralando diferentes actividades y posiblemente  a muchos se le haya ocurrido pensar:Lo que extrañaremos del confinamiento.

Aunque, con sobradas razones, quisiéramos volver a la “normalidad”,podemos hacermemoria en qué usamos el tiempo durante el aislamiento: Estuvimos más tiempo en casa, compartiendo,cocinando, comiendo, arreglando, durmiendo, descansando, escribiendo, cantando, vimos TV (a algunos les fue quitada una operadora). También jugamos, estudiamos y trabajamos por Internet, hicimos ejercicio,usamos redes sociales (unos exageraron), inclusoparticipamos de actividades espirituales vía Online.

También,evocaremos programas de televisión que fueron cerrados, igual pensamos en los privados de libertad por hablar de la situación actual;expresadaaún con sustento y extrañaremos a la autoridad haciendo cumplir las medidas de protección.

Numerosos salimos de casa por emergencia (con las medidas de autoprotección),o para diligencias o comprar elsustento. También sufrimos, porque: No había trabajo,escaseó el alimento,dinero,electricidad, agua, Internet y gasolina, y no faltaron los abusadores o usureros quienes vendieronla gasolina en dólares y como crearon la necesidad (por ausencia), aprovecharon paraaumentarla10 mil %, más  de lo que costaba y que el pueblo confinado, necesitado, no dijera nada¿Cómo quedamos los pobres?

¡Ninguna victoria popular! ¡Nada que celebrar!Comparar, con otras naciones,el precio de $ 0.5, la gasolina que se venderá a dólares,es un error, porque enesos paísesel sueldo es 100 veces más que en el nuestro. Y,al cobrar5.000bolívares por litro, se pueden adquirir 4 diarios, que serían 120 litros en un mes, equivalente a 600 mil bolívares. Recordemos: Acá, el sueldo mínimo es 4 dólares (800 mil bolívares) ¿Qué nos quedaría?

También extrañaremos a los héroes vestidos con singular protección: Médicos, enfermeras, personal administrativo hospitalario y funcionarios públicos y de emergencia, quienesse entregarony se seguirán sometiendo a una tensión y exposición muy peligrosa,auxiliando a otroscon denuedo, en bien del país, a riesgo de sus propias vidas.

De todo lo que vamos a extrañar,ya citados,hay algo que no hemos nombrado,como lo es:La tranquilidad, la quietud, el silencio y el orden, observados después de las 2, 3ó4 pm, por el cese obligatorio de actividades.Y por un tiempo, nos libramos del ruido ensordecedor de los vehículos(que volverán cuando haya dinero y gasolina); ruido por las fábricas (tan necesarias) y hasta habrá gente (adultos, jóvenes y niños) gritando cuando jueguen en una calle, libremente, sin ninguna regla o norma; o los que usan exagerados equipos de sonidos en vehículos y los que hacen fiestas hasta altas horas de la noche.

La tranquilidad, nos hizo pensar en el texto bíblico: “Y de mes en mes, y de día de reposo en día de reposo (sábado), vendrán todos a adorar delante de mí, dijo Jehová” (Isa. 66: 22, 23) ¡Qué maravilla! Porque esas24 horas, para muchos de nosotros, han sido una fuente de relax, sosiego, paz y/o descanso de las actividades cotidianas. Es un tiempo de adoración a Dios y no es cuestión de una religión o de una iglesia en particular.El sábado es el día sempiterno de reposo;será el día de descanso del futuro en el cielo.

Bien lo dijo Isaías: “Si retrajeres del día de reposo tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo, y lo llamares delicia, santo, glorioso de Jehová; y lo venerares, no andando en tus propios caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus propias palabras, entonces te deleitarás en Jehová; y yo te haré subir sobre las alturas de la tierra, y te daré a comer la heredad de Jacob tu padre; porque la boca de Jehová lo ha hablado”(Isaías 58:13,14).

El mundo sería otro, si todos tomamos la decisión de cuidar el planeta, el día de reposo que Dios ha dispuesto para ello, en conmemoración de su Creación y del encuentro que habrá, muy pronto, en la Patria celestial y será cada mes y de sábado en sábado.

Eduardo Iván González González

www.ventanabiertalmundo.com

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios