Arquidiócesis de Barquisimeto emitió nuevas orientaciones pastorales para la Semana Santa #25Mar

Luis Miguel Rodríguez | Foto: Cortesía |

La Arquidiócesis de Barquisimeto informó este jueves que habrá cambios en la celebración de la Semana Santa, luego de que las autoridades informaran que se mantendrá la radicalización de la cuarentena por la llegada de la cepa brasileña del coronavirus.

Las primeras orientaciones emitidas por la Arquidiócesis fueron presentadas el pasado 17 de marzo, cuando aún se desconocía la extensión del confinamiento. Es por ello que, ante las nuevas medidas, deciden suspender temporalmente todas las celebraciones de culto público con presencia de fieles, tanto en espacios abiertos como al interior de los templos.

Por lo tanto, piden que se haga el uso de los medios de comunicación y redes sociales para “hacer llegar a los hogares y a los enfermos e impedidos, las celebraciones correspondientes a los días de la Semana Santa”.

“Renuevo la invitación a todo el pueblo fiel a vivir en familia estos días tan particulares para quienes profesamos la fe en Cristo, por tanto, una vez más, y ahora ante la imposibilidad de acercarse a los templos y lugares de culto, les reitero el llamado a destinar en sus casas un lugar ante el cual recogerse en oración.”, señala Monseñor Víctor Hugo Basabe en el comunicado.

Asimsimo, sugiere a los fieles que poseen teléfonos inteligentes o tablets, a que descarguen la aplicación “ePrex Liturgia de las Horas” que es totalmente gratuita y podrán seguir las lecturas bíblicas para las celebraciones de cada día de la semana y sumarse a la oración de la Iglesia en la santificación del tiempo a través del rezo de la Liturgia de las Horas.

Texto íntegro de las orientaciones para cada uno de los días de la Semana Santa:

ORIENTACIONES PARA CADA UNO DE LOS DIAS DE LA SEMANA SANTA

1.- VIERNES DE CONCILIO O VIERNES DE DOLORES Por ser el último viernes de la Cuaresma y ante el recrudecimiento de la Pandemia de la COVID-19 reitero la invitación a todos, teniendo muy en cuenta las condiciones de salud particulares de cada uno a REALIZAR UN MEDIODIA DE AYUNO Y ORACION POR LA CONVERSION DE LOS PECADORES, LA PROPIA CONVERSION Y POR EL CESE DE LA PANDEMIA DEL CORONAVIRUS EN EL MUNDO Y

PARTICULARMENTE EN VENEZUELA.

Conclúyase el Septenario a Nuestra Señora de los Dolores por las intenciones ya propuestas, celébrese la Eucaristía sin presencia de fieles y expóngase desde la mañana en las puertas del templo la imagen de la Virgen Dolorosa si la misma se posee y cuidando las medidas de bioseguridad y distanciamiento.

2.- DOMINGO DE RAMOS O DOMINGO DE LA PASION DEL SEÑOR

Como ya lo hicimos el año pasado y ante la nueva imposibilidad de celebrar públicamente el domingo de ramos. En aquellos lugares en los que sea posible la transmisión de la Eucaristía por la radio u otro medio, los sacerdotes impartan la bendición de los ramos usando la forma sencilla que prescriben los libros litúrgicos. Los fieles, en sus hogares, provéanse de palmas u otro ramo apropiado que tengan en sus hogares y reúnanse en familia para la escucha de la Eucaristía. Al final de la Misa, impartida la bendición final por el sacerdote coloquen junto al altar que han preparado, los ramos bendecidos.

En las comunidades donde los templos estén provistos de altavoces o sonidos con cierta potencia, los sacerdotes hagan saber al pueblo la hora de celebración de la Eucaristía para que los fieles puedan seguirla desde sus casas y recibir en ella la bendición de los ramos que los mismos fieles se proveerán.

Mantengo la invitación a los fieles para que en sus hogares, coloquen en señal de adhesión y participación en el misterio del Señor, ramos o palmas junto a la bandera de Venezuela a la entrada de sus residencias. 

3.- LUNES SANTO Iniciado el domingo de ramos el camino de meditación de la Pasión del Señor hoy la devoción popular contempla a Jesús atado a la columna. En los templos donde exista esta imagen, colóquesela en la puerta principal de los mismos. Celébrese la Eucaristía a puerta cerrada y sin presencia de fieles. Transmítase por los medios y redes de comunicación donde esto sea posible o haciendo uso de los altavoces del templo para que quienes están cerca y no puedan ingresar al templo puedan participar desde sus hogares.

Re propongo a los fieles en familia, en horas de la noche reunirse y rezar el Santo Rosario teniendo como intención la salud de sus propios miembros.

4.- MARTES SANTO La Misa Crismal que teníamos previsto celebrar este día en horas de la mañana en la Catedral Metropolitana se pospone para una fecha a convenir entre la primera y segunda semana de Pascua.

Este día, la religiosidad de nuestro pueblo se centra en la contemplación del Cristo de la Humildad y Paciencia. En las iglesias que posean esta imagen, expóngase a la veneración de los fieles. Celébrese la Eucaristía sin presencia de fieles y al interno del templo encomendando a todos los que padecen en sus hogares y en los centros de salud públicos y privados por el contagio de COVID-19.

En familia, en horas de la noche, recemos el santo Rosario por el fin de la Pandemia y por la salud de todos los que padecen a causa de ella.

5.- MIERCOLES SANTO En este día, nuestro pueblo venezolano expresa su profunda devoción a Jesús cargando con la Cruz (Nazareno). Colóquese dicha imagen en la puerta del Templo y celébrese la Eucaristía, sin presencia de fieles ofreciéndola por tantos hermanos nuestros que se han visto en la necesidad de migrar. Donde sea posible, transmítase a través de los medios de comunicación de los que se disponga la Eucaristía y úsense los altavoces y equipos de sonido de las parroquias. En esta ocasión como de costumbre se puede meditar el santo Viacrucis. Por la tarde, En horas de la noche, en familia, es buena ocasión para ofrecer el santo Rosario por tantos hermanos nuestros que se han visto forzados a emigrar en búsqueda de mejores condiciones de vida o a causa de persecución política. 

6.- JUEVES SANTO Este día en el que recordamos la institución de la Eucaristía y el sacramento del Orden Sacerdotal (por eso se celebra el día del sacerdote), por la tarde, la Iglesia universal celebra

la Misa de la Cena del Señor con la que se da inicio al Santo Triduo de la Pascua. Este año de nuevo se omite el gesto del lavatorio de los pies al interno de la Misa.

Teniendo nuevamente que celebrar la Eucaristía sin presencia de fieles reitero la invitación a todo el clero Arquidiocesano para que, al igual que el año pasado, NOS UNAMOS EN GESTO DE COMUNIÓN Y A LAS 5 DE LA TARDE (5:00 P.M.) CELEBREMOS CADA UNO EN EL LUGAR QUE LE CORRESPONDE PERO TODOS AL MISMO TIEMPO LA EUCARISTÍA. Ofrezcámosla por la santificación del clero y por el aumento, fidelidad y perseverancia de las vocaciones sacerdotales en nuestra Iglesia particular, por nuestro pueblo para que sepa siempre encontrar a Jesús en la Eucaristía.

Como lo prevé el ritual, se suenen las campanas durante la entonación del Gloria y donde las circunstancias lo permitan trátese de que esta Misa se transmita por los medios de comunicación de los que se disponga e invítese a los fieles a seguirla desde sus hogares y en familia en torno al altar que han preparado.

Al finalizar la Misa resérvese el Santísimo Sacramento. Lamentablemente este año por las nuevas circunstancias se suspende la elaboración de monumentos y los turnos de adoración ante el Santísimo.

Al finalizar la Eucaristía, desnúdense los altares como lo manda el ritual y cúbranse las imágenes también de acuerdo a lo previsto en los libros litúrgicos.

Propongo a todas las familias este día, reunirse en torno al altar preparado y leyendo el Evangelio del lavatorio de los pies (Jn 13, 1-15) que se proclama en la Misa de esta tarde, lavárselos en familia, como un gesto de reconciliación ante los posibles disensos e implorando a Dios el inicio de mejores tiempos en familia marcados por la disposición al servicio y la ayuda mutuos. Luego rezar el santo Rosario por la santificación de todos los sacerdotes y por la paz de los hogares.

7.- VIERNES SANTO Este día lo dedica la Iglesia a contemplar la pasión del Señor y a adorar a Jesús crucificado. También se da inicio al rezo de la Coronilla y la Novena a Jesús de la Misericordia.

En horas de la mañana y hasta el mediodía, expóngase el Santísimo Sacramento a las puertas de los templos a fin que el pueblo, guardando las debidas medidas de bioseguridad y distanciamiento pueda acercarse y tener un rato de oración ante el Señor sacramentado.

Después, en recuerdo de la Pasión del Señor que se conmemora en este día, colóquese la imagen de Jesús crucificado en la puerta del templo con las previsiones ya indicadas. 

Por la tarde, a las tres (3:00 p.m.) iníciese el rezo de la Coronilla y Novena a Jesús de la Misericordia pidiendo el fin de la pandemia que ahora golpea a la humanidad. Por los médicos y todo el personal de salud que están luchando contra la misma y en sufragio de las almas de las personas que han fallecido a causa de la COVID-19.

Terminado el ejercicio de piedad anterior, el sacerdote celebre la Liturgia de la Pasión del Señor, sin presencia de fieles y recordando en la oración universal la oración especial por las personas afectadas por el coronavirus propuesta por la Congregación para el Culto Divino y los Sacramentos.

Hágase todo lo posible porque esta liturgia sea transmitida a través de los medios de comunicación que se disponga.

Invito a las familias a que en torno a las siete de la noche (7:00 p.m.) mediten unidos el Santo Viacrucis aplicándolo por todas las familias que han sufrido la pérdida de alguno de sus miembros a causa del coronavirus.

8.- SÁBADO SANTO Y VIGILIA DE PASCUA El sábado santo es el día en el que la Iglesia se sume en el silencio a la espera del anuncio gozoso de la Resurrección del Señor.

En la mañana de este día, los templos que poseen la imagen de Jesús yacente, tal como lo han hecho en días anteriores, colóquenla a las puertas del templo junto a la imagen de la Dolorosa hasta el mediodía.

A las tres de la tarde (3:00 p.m.), hágase el segundo día de la Coronilla y Novena de Jesús de la Misericordia. Búsquese la forma de transmitir este acto piadoso por los medios de comunicación donde sea posible o usando los altavoces y equipos de sonido de los templos.

En horas de la tarde y acercándose la noche, sin presencia de fieles, sino los estrictamente necesarios para el desarrollo de la celebración, realícese la Vigilia de Pascua siguiendo las particulares pautas establecidas el año pasado y aún vigentes por la Congregación para el Culto Divino y los Sacramentos: “se omite el inicio de la Vigilia o Lucernario, se enciende el cirio y, omitida la procesión, se hace el pregón pascual (Exsúltet). Sigue la “Liturgia de la Palabra”. En la “Liturgia bautismal” solo se renuevan las promesas bautismales (cf. Missale Romanum, p. 371, n. 55).

En familia y en el altar dispuesto en el hogar, enciéndase una luz (velita) en señal de la Resurrección del Señor y salúdese a la Virgen María con el rezo de la Salve compartiendo su alegría por la resurrección.8 Al igual que el año pasado, A LAS DIEZ DE LA NOCHE (10:00 P.M.) EN TODOS LOS TEMPLOS DE LA ARQUIDIÓCESIS DOTADOS DE CAMPANAS, HAGANSE SONAR LAS MISMAS POR ESPACIO DE DIEZ MINUTOS RECORDANDO AL PUEBLO FIEL LA ALEGRÍA DE LA

RESURRECCIÓN DEL SEÑOR.

9.- DOMINGO DE RESURRECCION Este día de gozo, celébrese la Misa correspondiente sin presencia de fieles. Trátese de que la misma sea transmitida a través de los medios de comunicación locales o haciendo uso de los recursos que la tecnología hoy nos permite donde esto sea posible.

A las tres de la tarde, hágase el tercer día de la Coronilla y Novena de Jesús de la Misericordia y así durante todos los días de la Octava de Pascua hasta su fiesta el siguiente domingo, pidiendo el fin de la pandemia que ahora golpea a la humanidad y a Venezuela por todos los médicos y personal que labora en el área de la salud y en sufragio de las almas de las personas que han fallecido a consecuencia de la misma.

Dejo pues en manos de todos estas nuevas orientaciones que el cambio de circunstancias nos exigen y renuevo a todos la invitación a aprovechar estos días para estar más cerca del Señor.

Les pido a todos, por el bien de nuestro pueblo, observarlas cuidadosamente y sobre todas las cosas a hacer todo lo necesario por preservar la salud y la vida en medio de este peligroso contexto de crisis sanitaria en el que nos encontramos y en el que estamos llamados a vivir y a ofrecer esperanza a nuestro pueblo en los días santos que se aproximan. RECORDEMOS QUE NUESTRO PUEBLO NOS QUIERE Y NECESITA VIVOS. Por eso les pido: CUIDENSE.

A todos imparto mi bendición y renuevo mi promesa de oración por todo este querido y noble pueblo barquisimetano cuyo gobierno pastoral me ha sido temporalmente confiado.

Que María Divina Pastora de las almas, nos acompañe y proteja con su maternal ternura

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios