InicioOpinion#OPINIÓN Cecil Álvarez #20Jun

#OPINIÓN Cecil Álvarez #20Jun

-

Un artículo de hace años y que Gracias a Dios aun tiene vigencia.

Es masón pero según el padre Alberto Álvarez es uno de los hombres más creyentes que existe en Carora. No es gran cantante ni instrumentista pero es el más importante promotor de la música que existe en la ciudad. No es artesano, ni pintor, ni literato o dramaturgo y no obstante es uno de los más reconocidos personajes de la cultura en el Estado Lara. No es periodista, ni le gusta el periodismo y sin embargo se ha convertido en una referencia editorial en nuestro Municipio.

- Publicidad -

Cecil Álvarez además es un anti gerente porque las formalidades no han podido dominar el atavismo de sus hábitos esotéricos, porque el posiblemente sea la reencarnación de un moje medieval con una conciencia criptica que antecede a su ser social. Pero no trata esta reflexión de escudriñar la personalidad de alguien tan bien conocido por todos, simplemente nuestra intención en hacer un reconocimiento a ese gran caroreño que es actualmente Cecil Álvarez, un hombre rico en afectos a quien Dios lo premio con una familia maravillosa.

Por encima de cualquier contradicción o rasgo anecdótico que pueda desenfocar la visión que uno tenga de Cecil es importante e indispensable destacar el mérito extraordinario que tiene al luchar por algo que corre peligro de acabarse; la caroreñidad. En estos tiempos de Internet, de globalización y de una nueva conciencia planetaria pareciera caprichoso e inútil luchar por mantener un sistema de valores y creencias locales que más temprano que tarde fatalmente tendrán que sucumbir ante la vorágine de un modelo universal único. Pero Cecil es terco, con una terquedad bendita e irreversible y por eso quienes somos víctimas de la lógica mundana muchas veces no entendemos el propósito epistemológico que mueve a los soñadores. Cecil Álvarez es un soñador que pretende hacer de lo caroreño una referencia cultural que se convierta en barricada espiritual para defendernos de la disolución hedonista que caracteriza el actual estadio civilizatorio.

Pero no es Cecil Álvarez un caroreño único, antes que el hubo muchos con ese amor profundo hacia lo nuestro y gracias a ellos se debe todo lo bueno que hoy tiene la ciudad, visionarios como Cecil tenemos una larga lista de caroreños que han destacado en la música, la ganadería, el derecho, la medicina, la poesía, el periodismo y hasta en la política. Lo raro de Cecil es que es uno de los pocos caroreños vivos que mantiene en su corazón el mesianismo que animo a los caroreños de antes.

La gran fuerza operativa con la cual Cecil mueve sus proyectos no es otra que la amistad, un sentido de la amistad que él trabaja secretamente, supongo yo, con técnicas de meditación espiritual y así lograr romper el círculo vicioso de la culpa y el perdón, y cuando se tiene una relación con el entorno basada en la sinceridad las cosas fluyen, ese es el secreto que protege las actividades de Cecil, sus planes no son egoístas, no tienen maldad, antes bien buscan lo colectivo a través de la bondad .

Pero muy lejos está el buen amigo de ser una perita en dulce, todavía tiene ego suficiente para represar energías y retenerlas en sus chacras, no será rescatado aun en carro de fuego como Elías pero podemos confiar en que lo terrenal priva su conciencia holística. Por ello sería buen bueno que aquellos caroreños que se sienten especiales, que sienten que ser caroreño es algo importante, que merece la pena luchar por algo intangible como la idiosincrasia, se acerquen a Cecil, quienes lo conocemos de toda una vida podemos dar fe que su amor por Carora está por encima de sus aspiraciones personales.

Jorge Euclides Ramírez

- Publicidad -

Debes leer

Repunte de casos de COVID-19 en África convence a la población de vacunarse #31Jul

Las autoridades de salud de África informaron que un repunte considerable de casos de COVID-19 en Senegal, Ghana, Nigeria y otros lugares del continente, finalmente está convenciendo a una población inicialmente reacia a buscar vacunarse en grandes cantidades.
- Publicidad -