#OPINIÓN Por la puerta del sol (167): De ti aprendimos papá #17Jun

-

- Publicidad -

Que las características de la grandeza de un hombre radican en su serena fuerza contra las adversidades.

Aprendimos que cada ser humano dentro de sus luchas incompletas, va dejando las huellas de ese algo que busca y que desea como gota de agua en el desierto.

- Publicidad -

Aprendimos que hay que querer el pasado y sentirse agradecido por los beneficios recibidos en el presente, lo que nos obliga a recordar nuestros ancestros cuya escuela sembró en nosotros lo que somos hoy en día.

Aprendimos que siempre dentro de nosotros estará aferrado lo viejo, sus hábitos, sus costumbres, sus gustos, el respeto, la autoridad, el honor. La edad sazonada depende absolutamente de nosotros ya que lo nuevo solo nosotros podemos escrutarlo. Nuestros padres y dirigentes, son las experiencias que nos enseñarán a confiar en nosotros, teniendo igualmente el valor de reconocer que no somos perfectos y que también nos equivocamos.

Aprendimos de ti querido viejo que los periodos de fe son producto de cada etapa, puesto que la genética no podrá evitar nunca que existan nuestros propios momentos de grandeza, de fecundidad, de esperanzas, de sueños, de trabajo, de lucha, de intelecto y esencia personal.

- Publicidad -

Aprendimos que gracias a que la vida no se nos da gratis, la riqueza mejor adquirida es la de ser dueños de nuestros propios esfuerzos y logros.

Aprendimos que la grandeza de un hombre no se mide solo por sus logros, sino por el legado que va dejando a su paso con humildad y personalidad de lo cabal y lo sano, ausentes hoy en un mundo lleno de egos crecidos.

Aprendimos que los seres humanos no se hacen viejos porque ya no son niños, sino porque dejan de reír y seguir haciendo de su vida un momento placentero, un juego divertido.

Aprendimos a luchar y a superar cuestas difíciles. Pero al final fuiste tú el que se cansó de luchar y entre los brazos de mamá se apagó tu vida para siempre aquel 7 de Abril / 23 Caíste triste y rendido, sobre el trágico abismo de tus hondas dolencias…

Papá, ya no tienes la prisa del viento, no es importante lo que atrás dejas, como hoja te fue llevando el tiempo hasta mezclarte en el abrazo infinito del eterno nirvana.

Con vínculos de plata siempre estuviste atado a tu querido río “La Vieja” de tu tierra natal Cartago, a donde soñabas volver a pescar un día. Todo se hizo difícil, caíste enfermo y te fuiste para siempre. Tu cofre de cenizas será vertido con nostalgia y cariño donde siempre quisiste, bajo las aguas del río querido que te dio tantas alegrías, tantas aventuras y tanta satisfacción en domingos de pesca y diversión…Allí quedarán tus cenizas, tus recuerdos de niño y de joven por siempre.

Así como dice la canción “Yo soy tu sangre mi viejo, soy tu silencio y tu tiempo” Adiós mi querido viejo, adiós.

Tus hijos Hugo, Mauricio, Ivette, David.

Pulsa aquí para apoyar la libertad de expresión en Venezuela. Tu donación servirá para fortalecer nuestra plataforma digital desde la redacción del Decano de la Prensa Nacional, y así permitir que sigamos adelante comprometidos con la información veraz, como ha sido nuestra bandera desde 1904.

¡Contamos contigo!

Apóyanos aquí

- Publicidad -

Más leido hoy

- Publicidad -

Debes leer

Enrique-Marquez-1

Enrique Márquez: Soy una persona nítidamente ubicada como opositor #21Abr

El candidato presidencial del partid Centrados, Enrique Márquez, quien no logró el apoyo de la PUD se considera "nítidamente opositor".

#RETACITOS #21Abr

- Publicidad -
- Publicidad -