martes, julio 7, 2020

Derechos humanos

Ya falta menos

El CNE quiere ser Dios