Salones de belleza pasaron a ser un lujo

Mariángel Massiah | Fotos: Stiven Valecillos |

Los servicios de peluquería en el estado Lara también se ven afectados por la inflación y escasez de los productos. Los peluqueros han tenido que incrementar el precio de su labor para subsistir y mantener sus negocios.

El trabajo más sencillo que es un secado de cabello cuesta entre 3.000 y 7.000 bolívares, dependiendo del largo de la melena. Normalmente este servicio es pedido con un retoque de pintura y un corte sencillo para emparejar el cabello o cortar las puntas y permitir su crecimiento. El precio del corte se ubica en los 5.000 bolívares. Por su parte, aplicar un tinte puede costar 13.000 bolívares si el cliente lleva su tinte, o 28.000 si el estilista es quien pone el producto. Es decir que un simple trabajo de retoque y alisado del cabello -en su totalidad- puede costar entre 20.000 y 40.000 bolívares. Siendo estos los arreglos de cabello más demandados.

Lo que es la aplicación de químicos, ya sea para alisar el cabello con la Keratina o la Cirugía Capilar, o añadirle mechas o reflejos a la cabellera, pasó a ser un lujo para muchas venezolanas.

La estilista Patricia Esperanza, detalló que el químico más económico es cobrado en 50.000 bolívares, trabajo que va acompañado con tintes, cortes y alisados de cabellos, es decir que para un cambio total de look se debe disponer de más de 120.000 bolívares.
Aunque según Esperanza no todas las peluquerías están ofreciendo estos trabajos porque los materiales no se consiguen y escasean en el mercado o en la mayoría de sus proveedores.

Cejas permanentes

Esperanza destacó que la mayoría de las clientes ya no acuden al salón de belleza a tratarse el cabello, los trabajos que más buscan son arreglos de cejas y uñas, al ser los más económicos y que aún les permitirá una buena apariencia a las damas.

Un arreglo de cejas cuesta 5.000 bolívares, aunque en estos momentos –según ella- la moda son las cejas tatuadas, las cuales pueden durar más de dos años, todo por una inversión entre 60.000 y 100.000 bolívares.

En cuanto al trabajo de manicure y pedicure, Adelys Vásquez, gerente de un salón de belleza, destacó que el servicio de uñas de resina cuesta 23.000 bolívares en adelante, dependiendo del decorado que lleven y el modelo elegido por la clienta. El servicio de manicure y pedicure sencillo cuesta 12.000 bolívares.

En su opinión, el número de clientes disminuyó un 20 % porque los usuarios ya no visitan el salón constantemente.

“Quienes venían semanalmente a hacerse las uñas ahora lo hacen cada quince días y quienes ya venían cada quince días nos visitan cada mes y medio. Para muchos estos se ha convertido en un lujo porque muchas prefieren usar su dinero para comprarse una harina que arreglarse las uñas”, expresó Vásquez.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios