Boston de fiesta por su octavo título en las Grandes Ligas

Los Medias Rojas de Boston le dieron la noche del miércoles un merecido regalo a la ciudad luego de los atentados terroristas en el maratón de abril, al darle el título de la Serie Mundial, que además festejaron en casa por primera vez en 95 años.

“Esto es para ti, Boston, pasaron por muchas cosas malas este año”, recordó Ortiz cuando recibió el trofeo de MVP (Jugador Más Valioso) aludiendo al atentando en el maratón.

Ortiz agregó después en la conferencia que “yo tengo que decir que Dios nunca deja solos a sus hijos. Esta es una ciudad que ya ha pasado por muchas situaciones. Incluso cuando las personas estaban tratando de hacer lo correcto otros hicieron lo contrario y lo inesperado aparece. Pero nosotros hemos hecho llegar el mensaje. Todos nos unimos¨.

Con certero pitcheo del veterano John Lackey (1-1) y bateo oportuno de otro estelar jugador, el jardinero Shane Victorino, los Medias Rojas vencieron 6×1 a los Cardenales en el sexto juego para coronarse campeones del “Clásico de Octubre”.

Este es el tercer título de los “patirrojos” en la última década (2004, 2007, 2013) y el sexto en la historia de la franquicia, aunque la hazaña de levantar el trofeo en casa lo hacen por primera vez en 95 años, ya que la última vez que ganaron un clásico como anfitriones fue en 1918.

Las dos veces anteriores fueron de visitantes (Cardenales-2004 y Rockies-2007).

Los Medias Rojas también se convirtieron en el segundo equipo en ganar un “Clásico de Otoño” después de haber quedado en el último lugar en su división en la campaña anterior. El primer equipo en lograr dicha hazaña fue los Mellizos de Minnesota en 1991.

Según el propio Ortiz, gran parte del éxito pertenece al mánager John Farrell, al decir que “primero que todo las cosas funcionan cuando se tiene un buen guía y eso es precisamente nuestro mánager, quien ha hecho un buen trabajo con todos nosotros”.

La serie arrancó mal para los Cardenales, que en el primer juego fueron arrollados 8-1 en gran parte gracias a tres errores y un wild pitch que le costaron muy caro.

El tercer partido creó una cierta polémica ya que se decidió a favor de los “pájaros rojos” 5-4 por una interferencia a un corredor que iba para la goma, pero el cuarto y el quinto fueron dignos de una Serie Mundial de suprema calidad.

Aunque los Cardenales no supieron sacar provecho a su condición de locales -perdieron dos de tres en casa-, no se puede decir que los juegos cuatro y cinco no estuvieron a la altura de un evento como éste.

Los Medias Rojas ganaron el domingo 4-2 y el lunes 3-1 y la serie perdió de nuevo el encanto en el sexto, cuando los “patirrojos” se coronaron luego de una aplastante victoria de 6-1.

Los Cardenales estuvieron erráticos en el último encuentro, pues a pesar de batear un hit más que los Medias Rojas (9 a 8) no pudieron conectar el batazo oportuno cuando tenían hombres en bases.

El conjunto de San Luis dejó en ese encuentro a nada más y nada menos que 10 corredores en circulación.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios