Adaptación negativa afectó producción y calidad de empresas

Rosmir Sivira | Foto: Archivo |

La crisis económica y política del país, deja sus huellas en la industria venezolana.

En Lara, estado conocido por agroindustria y empresas del sector metalúrgico, la merma productiva es notoria. Las compañías logran sobrevivir a su entorno, adaptándose, en la medida de lo posible, a la realidad. Sin embargo, estos ajustes representan importantes retrasos para el sector.

Así lo explicaron Giorgio Reni Casas, presidente de la Cámara de Industriales de Lara, y Luis Marín, director del gremio, quienes señalaron que el actual retraso que presenta la industria venezolana, podría limitar la competitividad de las empresas en el mercado internacional, lo cual también impacta la exportación de material venezolano.

“La única competitividad que tenemos ahorita es el bajo costo en la mano de obra, por lo barato que se le paga a nuestra gente y a nosotros… Pero de resto no tenemos productividad ni competitividad en la calidad de muchos productos, con algunas excepciones claras”, comentó Reni Casas.

En opinión de Marín, el sector industrial, en términos generales, estaría produciendo cerca de un tercio de su capacidad, en el caso de Lara. En tal sentido, cuestionó que el sector puede ser productivo, bajo dichas condiciones.

En los últimos años no ha sido posible, ni siquiera, el autoabastecimiento de múltiples rubros.

Estímulo a la exportación

Respecto al estímulo a la exportación, que el presente año brindó el Estado venezolano, Reni indicó que el mercado de la exportación debe ser para implantarse en un mercado de manera duradera y no sólo tener unas pocas experiencias.

El comportamiento del Gobierno, y su actitud cambiante en cuanto al abordaje de temas e incluso figuras que representan sus gabinetes, no daría muchas garantías para concretar a largo plazo, negociaciones en el extranjero.

-No hay confianza de que el Gobierno vaya a mantener unas políticas que en este momento dicen que son importantes para su proyecto económico…. Lo hemos visto en estos años.

Marín reconoció que si bien ha habido flexibilización en las normas para la exportación, no existen condiciones ni siquiera para autoabastecer el mercado nacional.

A pesar de que este sería un medio para adquirir divisas y autoabastecerse de materias primas, no se vislumbra como una posibilidad para el universo industrial, ya que en algunos casos se trata de empresas cuya producción está sometida a control, que depende de materias primas nacionales de baja producción, o se trata de empresas de servicio.

No niegan que el sector deba migrar a la actividad exportadora. Sin embargo, las condiciones y políticas públicas, aún no estarían dadas para ello.

-No estamos esperando que papá Gobierno nos resuelva las importaciones. La problemática es que es él quien pone las condiciones. Si esas condiciones no son lo suficientemente transparentes, si no hay posibilidades reales de recuperar lo invertido, nadie invertirá en el país, ni siquiera en actualizar el parque industrial, aunque sea a través de eso que nos hagamos más competitivos.

Detallaron que par de años atrás se habían concretado importantes negociaciones con Colombia, pero el cierre afectó dichas iniciativas. “Son las malas decisiones las que han hecho que perdamos los mercados foráneos”.

Expresan que a pesar de que existe un fuerte aparato en apoyo a las exportaciones, la misma situación país ha hecho que los sectores pierdan en calidad y en producción, lo que los hace menos competitivos.

Reiteran que hasta no abastecer el mercado nacional, y no contar con materias primas suficiente, será complejo abordar el escenario internacional

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios