Gobierno elimina tasa de cambio protegida para alimentos y medicinas

AP | Foto: Archivo |

Las autoridades venezolanas eliminaron la tasa de cambio protegida que era utilizada desde hace dos años para las importaciones estatales y decretaron que todas las operaciones con divisas se realizarán bajo el sistema de cambio flotante.

El nuevo convenio cambiario, que entró en vigencia la víspera tras su publicación en la Gaceta Oficial, contempla que la tasa que resulte del Sistema de Cambio Complementario Flotante de Mercado, conocido como Dicom, “aplicará para todas aquellas operaciones de liquidación de monedas extranjeras del sector público y privado”.

Con esta regulación se deroga el tipo de cambio protegido de 10 bolívares por dólar que se empleaba desde el 2016 para las importaciones públicas de alimentos y medicinas.

El gobierno no ha ofrecido comentarios sobre la decisión.

El sistema de cambio complementario está vigente desde hace cinco años, pero durante el año pasado se suspendió temporalmente, sin explicaciones, el mecanismo de subasta que es utilizado para fijación de la tasa.

El presidente Nicolás Maduro anunció a inicios de año el relanzamiento del sistema complementario flotante para combatir el mercado negro y dinamizar el mercado cambiario que se ha visto muy afectado por la merma en la oferta de divisas. Esto ha incidido en la caída de las importaciones y la producción de bienes y ha agudizado los problemas de escasez de productos tales como alimentos y medicinas.

El tipo de cambio del Dicom está en 3.345 bolívares por dólar, mientras que la paridad del mercado negro supera en más de setenta veces la tasa oficial, según el portal DolarToday. La tasa del mercado negro es utilizada como referencia para el cálculo de los precios de muchos productos en Venezuela.

La decisión del gobierno de eliminar la tasa de cambio protegida fue respaldada por el director de la firma local Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, que precisó que la paridad preferencial era empleada para 91% de las importaciones públicas que constituyen más del 70% de las compras externas totales del país suramericano.

“El Ejecutivo parece moverse a un solo tipo de cambio para todas sus operaciones”, dijo Oliveros en su cuenta de Twitter.

Las modificaciones al sistema de control de cambio, que está vigente desde el 2003, se da en un contexto de una desbordada inflación que finalizó el año pasado en 2.616%, según estimaciones de congresistas opositores, y que podría alcanzar este año 13.000% según cálculos del Fondo Monetario Internacional. Se espera que la eliminación del tipo de cambio protegido tenga impacto sobre la inflación.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios