#PulsoEmpresarial ¿Es posible aprender de los fracasos empresariales?

Msc. Julio César Vargas |

Un fracaso puede ser frustrante para un emprendedor, pero también puede generar aprendizajes, es por eso que es importante la planificación, rodearse de gente calificada y además de ser creativos y humildes para reconocer los retos y dinámica del entorno tan complejo como el Venezolano. El cerrar una empresa o estar a punto de hacerlo, puede verse como un episodio vergonzoso o frustrante para un emprendedor, pero también llena como una experiencia llena de aprendizaje. En tal sentido el éxito empresarial puede estar suele estar precedido de varios fracasos.Las preguntas que usualmente suelen hacerse son: ¿Cómo salir adelante luego de un escollo importante? ¿cómo superar los obstáculos que ponen en riesgo la viabilidad de la organización? ¿Cuáles son esos obstáculos que hacen que algunas ideas de negocio no prosperen? Estas preguntas son relevantes que suelen ser obviadas por los emprendedores al planear su iniciativa, pues su optimismo y entusiasmo los llevan a prepararse para un éxito previsto en escenarios positivos. Pero la liebre puede salir desde el escondite menos pensado; verbigracia: el socio que parecía confiable, la idea que parecía tan buena el mercado que parecía tan prometedor, son algunas de causas que se pueden presentar.

El estudioso español Trías de Bes, en su obra el libro negro del emprendedor, se adentró en la experiencia de un grupo en la experiencia de un grupo que había cerrado alguna empresa o pasado por momentos realmente difíciles antes de alcanzar el éxito. Sus hallazgos se resumen en una lista de factores de fracaso diferentes a la falta de competencia técnica o gerencial de los emprendedores; más bien se refieren a motivos tales como: personales, desavenencias de socios, miedo y exceso de expectativas entre otros.

Entre los factores de fracaso derivados del perfil del emprendedor y su equipo se destacan el hecho de asumir el reto de emprender con motivo pero sin motivación, la ausencia de carácter del emprendedor o espíritu de lucha, dificultades para dar el salto de emprendedor a empresario, la escogencia de socios con base a criterios poco pertinentes y la repartición de beneficios a partes iguales cuando no todo el mundo aporta lo mismo. Otras fuentes de problemas se relacionan con la situación familiar del emprendedor. Con respecto a la idea del negocio y la gestión del conocimiento; Trias de Bes identifico algunos errores comunes: pensar que la idea depende del éxito, adentrarse en actividades desconocidas, ofrecer productos poco atractivos para el mercado, entre algunos, un fracaso puede ser un aprendizaje tal como lo señala el famoso basquetbolista Michael Jordan cuando afirma: “He fallado una y otra vez y es por ello que he tenido éxito”.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios