#FitnessIMP Sin dolor no hay ganancia – Por: @entrenarmejor

Es una de las frases más conocida en la actualidad dentro del mundo fitness. “Sin dolor no hay ganancia” suele motivar para lograr más, correr más, levantar más peso, no rendirse, estableciendo que lo único importante es avanzar, ganar y jamás rendirse. Muchos de los que entrenan lo tienen como ejemplo de vida; otros incluso lo tienen tatuado en la piel, ya que no sólo tiene cabida en el mundo del fitness, sino en la vida misma: hay que sacrificarse si se desea lograr un objetivo específico, que nada es regalado en esta vida. Pero ¿qué tanto se tiene que soportar antes de lograr un daño irreversible?

El mapa de la actividad física actual puede dividirse en dos grandes ramas: las actividades comerciales y las actividades profesionales; en lo comercial sólo se ven imágenes de personas con excelentes físicos, publicando fotos donde los modelos realizan proezas que sólo pueden ser logradas por muy pocos: sentadillas libres con cargas exageradas o un récord de un ultra maratón de 150 kilómetros de montaña y todos tienen algo en común: el mensaje de “No pain, no gain”. El cuerpo humano representa una máquina con una gran capacidad de adaptación al ejercicio, pero lograr grandes proezas dentro del mundo fitness o deportivo lleva una preparación de años y en algunos casos una vida entera, y es aquí donde entra la otra rama del mundo de las actividades físicas: los profesionales deportivos donde la frase “No pain, no gain” carece de sentido porque no tiene cabida alguna. Pero existe una alternativa: el entrenamiento inteligente. Por ejemplo: para entrenar a un jugador del equipo Real Madrid, con sus contratos millonarios, lo mejor es alejarse de la frase que asocia dolor con ganancia y enfocarse sólo en la ganancia. ¿Por qué se debe entrenar con dolor?

Desde la aparición de algunas tendencias donde se utiliza el axioma no pain, no gain los participantes incrementaron sus visitas al médico debido a lesiones en diferentes zonas del cuerpo. Existe un conjunto de estadísticas de la Universidad  Franca de Brasil que utilizan como referencia en el manual de la IFBB del curso: Advanced  Bodybuilding&FitnessTrainerSpecialist. Ese estudio arrojó como resultado el porcentaje de personas que presentaron algún tipo de lesión en un tiempo comprendido de 12 meses de entrenamiento en sus diferentes modalidades: entrenamiento con pesas recreacionales: 40 %; halterofilia: 45 %;powerlifting: 60 %; fisiculturismo: 60%; crossfit: 65 %; correr: 65 %. También, cabe destacar que de todas las personas lesionadas, un 60 % representa a individuos jóvenes de sexo masculino: un 11 % total de mujeres y un 6 % de hombres adultos.

El primer indicio de una lesión es el dolor. No importa si el dolor sólo se siente mientras se lleva el cuerpo al límite haciendo honor al no pain, no gain. Estos dolores momentáneos son los causantes de las micro lesiones que poco a poco y de manera acumulativa pueden llegar a convertirse en macro lesiones, agudas o crónicas, y para entonces ya se estará formando parte de las estadísticas de lesionados a nivel mundial. La lesiones pueden ser producidas por muchos motivos: por impacto, sobrecarga dinámica, uso excesivo, vulnerabilidad estructural, inflexibilidad, desequilibrio muscular, entre muchas otras causas. Pero el dolor es una alerta natural del cuerpo que indica que debe detenerse inmediatamente, porque el dolor por sí mismo no trae ningún beneficio. Hay casos de personas que hasta que no ven ensangrentadas sus manos no se detienen; o hasta no poder dar un paso más y caer en el suelo, no se detienen. Incluso hasta no sentir el punto próximo del desmayo para abandonar la competencia, no se detienen, y la mayoría considera a estas personas como héroes en sus respectivas actividades. Pero si se está en un proceso de entrenamiento y no en una competencia, es un total absurdo porque tener las manos ensangrentadas, desmayarse del dolor y otras cosas alusivas al no pain, no gain simplemente retrasan el progreso por culpa de una lesión que el cuerpo advirtió una y otra vez.

Otro resultado de entrenar hasta el límite es la enfermedad llamada rabdomiolisis, que es la descomposición de las fibras musculares que ocasiona la liberación de los contenidos de dichas fibras (mioglobina) en el torrente sanguíneo. Algunas de éstas son tóxicas para el riñón y con frecuencia causan daño renal y puede causar los siguientes síntomas: color de orina anormal (oscuro, rojo o color cola), debilidad generalizada, rigidez o dolor muscular (mialgia), sensibilidad muscular, debilidad de los músculos afectados. Se debe estar atento a cualquiera de estos síntomas. Como una recomendación final sugiero alejarse del concepto no pain, no gain para entrenar de manera inteligente, creando objetivos semanales, mensuales y trimestrales y dejar el dolor sólo para la recta final de la competencia donde se tiene que dejar hasta el alma para lograr la victoria.

Michel Barbagallo.

@entrenarmejor.
Personal Trainer FTS.

Personal FunctionalAdvancedTrainerLifeFitness.

Sport Nutrition FEDA.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios