#OPINIÓN Un buen Gobierno

Stalin González | Foto: Archivo/Referencial |

El bienestar de una sociedad se construye con trabajo y políticas de gobierno acertadas, para así avanzar a un futuro mejor. Durante años, este gobierno se ha dedicado a destruir la capacidad productiva del país, que se ha tornado en una recesión acelerada y las medidas que intentan tomar, no mejorara la situación, sino que la empeora y la potencia.

El desastre monetario que tiene el BCV, donde todos los días aumenta la masa monetaria con depósitos, bonos, aumento de las tarjetas de crédito (que crea inflación) pero no emite billetes y monedas al mismo ritmo, es otra muestra de que no se tiene una planificación en materia económica para superar la crisis que nos arropa.

A la interminable cadena de malas decisiones que se han tomado en la actualidad, se le suma el peor de todos los casos de incompetencia: Pdvsa, industria que genera la mayor cantidad de ingresos para el Estado, sencillamente, la han quebrado. Durante años la llenaron de deuda adquiriendo préstamos y créditos de inversión, pero ¡se lo robaron todo! La desinversión en la industria petrolera ha impedido que su producción se mantenga, sino que además caiga estrepitosamente a menos de la mitad. Lo vemos a diario en su incapacidad de mantener a las refinerías de Amuay y por esta incapacidad, la única salida que tiene es empeñarle a rusos y a chinos lo que es de todos los venezolanos. La producción petrolera viene en caída desde hace 2 años, pero 2018 se muestra de una gravedad preocupante, ya que se puede llegar a paralizar la industria y acabar con los ingresos del Estado, trayendo como consecuencia no poder cumplir a tiempo con los compromisos de la deuda adquirida.

Han empeñado todos los ahorros del país, el oro, las reservas internacionales y aún así caemos en default y nos demandan en el extranjero, porque la mayoría de todo ese dinero ha parado a sus cuentas en paraísos fiscales. Han destruido todo lo que pueda levantarse en el país. Han creado las condiciones de recesión escasez, hiperinflación, ausencia de efectivo, falta de importaciones, falta de alimentos, medicinas, repuestos y han demostrado, no tener la capacidad de hacer frente a todo el sistema de servicios públicos nacional.

En conclusión, esto es la mejor muestra de lo que es un mal gobierno. Se presentan hoy nuevamente pretendiendo gobernarnos 6 años más, con promesas huecas que en el futuro estaremos mejor. Pues no, este país lo que necesita es cambiar, necesita tener oportunidades y así, los venezolanos de superarse y crecer.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios