#OPINIÓN El Rincón del miercoles 05-09

ESCENARIO: Consulado de Venezuela en Madrid

Venezolana: Buenos días

Funcionaria: Buenos días, ¿En qué puedo servirla?

V: Hace un año solicité al Saime un nuevo pasaporte, o en su defecto una prórroga del documento

F: Dejame ver. (Diez minutos después? (Perdòname, pero no apareces en el sistema, además tendrás que hacer los trámites nuevamente

V: Qué tengo que hacer ahora?

F: Pagar primero 200 dólares y esperar hasta recibir un aviso de Saime. Eso sì, tienes que venir el día exacto y a la hora acordada por nosotros. Si no lo haces debes pagar otros 280 euros en el momento de recibir el pasaporte.

V: ¿Sabes qué?,- me parece un asalto lo que se comete con los venezolanos que necesitan documentarse.

F: Piensa lo que quieras, pero así son las cosas en mi país-

V: Tu país también es el mío

F: Pero con una diferencia, yo no soy escuálida. Ahora te quedas sin pasaporte

Fin de la escena.

  II

Es muy difícil entender ese odio hacia los venezolanos que un día decidieron irse a otro país en busca de nuevas oportunidades, aunque curiosamente aquí existe una ley contra el odio, la cual es violada impunemente precisamente por quienes la crearon. Los pensionados fueron las primeras víctimas del régimen cuando decidieron quitarles el derecho de recibir lo que le corresponde por haber cumplido con el pago de la seguridad social.  ¿Se han preguntado alguna vez el destino de ese dinero. Los que se quedaron corren casi la misma suerte de sus congéneres como puede muy bien observarse en el vía crucis que deben recorrer cuando acuden a las instituciones bancarias a retirar sus pensiones. El fin de semana pasado las colas comenzaron el sábado en la tarde a pesar del cierre de los bancos. Centenares de personas decidieron quedarse toda la tarde, la noche y el domingo en  dos turnos para esperar, con paciencia jobiana, sin duda el siguiente día, el lunes, para poder retirar su dinero, o al menos una parte de la primera entrega. Mirar esa escena no solamente provoca una rabia contenida y también una tristeza y nostalgia por el pasado, cuando los venezolanos podían hacer sus gestiones sin transitar por ese tortuoso camino a las que parecen haberse ya acostumbrado.

 

III

¿Sabían que el Estado Lara tiene una defensora? Nos acabamos de enterar, Es una dama abogado cuyo nombre honestamente, no recordamos, ni conocemos algún caso donde pudo haber actuado en resguardo de los derechos de los ciudadanos de la región. Pudiera llenarse de gloria, decimos nosotros, si actúa para obligar a los responsables de la crisis acuífera que azota a la capital larense. (Atrévase señora)……SANCIONES: Al por mayor, pero según denuncian, muy bien seleccionadas. Unos sí, otras no por razones imaginables. Lamentablemente la ley castiga al más débil. Debían las autoridades contralora publicar las listas para saber si fueron justos a la hora de penalizar a los culpables. Sus víctimas podían identificarlos, digo yo……ENTRETENIMIENTOS: Han desaparecido en las ciudades venezolanas. Todas las noches, especialmente los fines de semana, el acuartelamiento de la población es visible. Restaurantes ausentes de clientes, excepto uno que otro centro comercial y poco público en los cines, cuyos precios andan ya por los 120 bolívares soberanos, como mínimo, sin contar, por supuesto, con el costo de las golosinas, refrescos o alguna comida rápida. La entrada más cara supera los 140 bolívares soberanos. LA TV resulta para la mayoría, el entretenimiento más barato si no está suscrito a los sistemas de cable, que también aumentaron de precio. Difícil, entonces, pretender defenderse de la hiper-inflaciòn con los sueldos de los venezolanos de hoy. Pero de eso no se habla en las cadenas oficiales.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios