Estudiantes retenidas por caso de parturientas: “Nunca se nos pidió ser testigos”

María Fernanda Peñalver/Sammy Paola Martínez | Foto: Cortesía |

“A nosotras nunca se nos pidió ser testigo, simplemente se nos dijo ‘ustedes son y vayan a declarar’ nunca se nos pidió la autorización de parte nuestra, siendo ciudadanos, para ir a testificar”, expresó Miriam Valiño, estudiante del sexto año de medicina en la UCLA, una de las retenidas el pasado lunes por funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin).

Desde horas de la mañana Valiño, junto a su compañera de pasantías, María Brizuela, fueron llevadas a la sede del cuerpo de seguridad en calidad de testigo con el fin de que ambas dieran testimonio de la declaración brindada por la persona responsable de capturar la imagen de las parturientas en la sala de espera de emergencia obstétrica.

La joven enfatizó en que en ningún momento fueron acusadas de haber tomado la fotografía o haber difundido la misma, sin embargo, lo que en un principio les habían dicho que sería un proceso corto, generó que se mantuvieran retenidas hasta aproximadamente las 8:00 de la noche, a pesar de que la testificación terminó a la 1:30 de la tarde; según relató la futura galeno. Sin teléfonos ni identificaciones, las estudiantes se mantuvieron esperando su liberación.

A Valiño le generó incertidumbre haber sido ella y su compañera las llamadas a testificar, a pesar de que otras 12 personas se encontraban de guardia el día que el centro de salud colapsó; entre estas, cinco estudiantes de la Universidad Francisco de Miranda, quienes no fueron llamadas ni siquiera durante la primera declaración emitida en el mismo hospital Pastor Oropeza.

“Llama también la atención que en la fotografía salen las bachilleres de la Francisco de Miranda y siendo ellas las protagonistas, no estuvieron en ningún acto de interrogación”, destacó. Por su parte María Brizuela coincidió al decir que en el primer interrogatorio fueron solo siete personas las instadas a declarar, quedando exceptas las demás pasantes que no pertenecen a la UCLA.

“Fue una experiencia bastante desagradable, lo que queremos aclarar es que no tomamos la foto y tampoco se nos preguntó si queríamos ser testigos”, aseguró Brizuela.

Señalaron que no es la primera vez que se genera un colapso en la institución y “tampoco será la última”, puesto que a su criterio, no se cuentan con los centros de salud suficientes como para atender las diversas necesidades del pueblo larense.

Protección

Por su parte el decano de ciencias de la salud de la UCLA, José Guirnaldos, expuso que serán suspendidas las pasantías en el IVSS Pastor Oropeza Riera. El mismo además rechazó el actuar de los funcionarios, quienes si bien no amenazaron a las estudiantes, las retuvieron sin la autorización de las mismas para ser testificar sobre el caso.

Diputado solicita investigar caso

“La realidad es evidente, y no solo en el Pastor Oropeza sino en todos los hospitales del país. La situación es mucho más grave que esa fotografía, y creen que al detenerlos, taparán el sol con un dedo”, expresó el diputado Daniel Antequera, al tiempo que aclaró que si el Gobierno nacional hubiese cumplido la promesa de construir tres maternidades, se paliaría la situación.

De igual forma, el dirigente aseguró que la salud no se puede politizar porque quien padece los estragos es el pueblo venezolano, y así como ocurrió en este centro hospitalario, la irregularidad se puede repetir en cualquier entidad.

“A nadie puede alegrar esta situación que afecta a cada familia. Cada bolívar que se roban se ve reflejado en este tipo de fotos como el del Pastor Oropeza, que incluso le dio la vuelta al mundo”, sostuvo.

Antequera sentenció que el Gobierno de Nicolás Maduro “nunca” asume la responsabilidad de lo que sucede sino que opta por culpabilizar a otros factores o interrogar, como en el caso de las siete personas que estuvieron detenidas hasta la noche del lunes. Por otra parte, se hizo eco de las condiciones de salud del alcalde Alfredo Ramos, quien padece una crisis hipertensiva desde su reclusión en la sede del Sebin, en el Helicoide.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios