Isabelle Huppert: “No soy una artista, soy el lienzo”

Texto y Foto: AP |

Ha hecho más de 100 películas en 45 años, sin mencionar su frecuente trabajo en el teatro, y es reconocida no solo como una de las mejores actrices de Francia, sino del mundo.

Pero Isabelle Huppert no se considera a sí misma una artista.

“No”, dijo en una entrevista reciente. “Usamos esa palabra demasiado. Yo soy una intérprete, el universo de alguien es expresado a través de mí”.

¿Es entonces el pincel?

Lo considera por un momento y responde: “Digamos que soy el lienzo”.

Huppert, de 63 años, celebra la primera nominación al Oscar en su extensa trayectoria por la muy comentada cinta sobre violación Elle, del director holandés Paul Verhoeven. Es un honor que muchos consideran debió haber recibido hace mucho, pero la propia actriz parece más bien sorprendida, y ciertamente encantada, dado lo difícil que es ser nominado por una cinta en lengua extranjera.

“Es un suceso enorme para los profesionales estadounidenses, para el público, así que imagínate lo que es esto para una actriz francesa”, dijo. “Ocurre rara vez, así que una se sorprende, y lo agradece, también”.

La postulación de Huppert corona una destacada temporada de reconocimientos para la actriz de varios grupos de críticos que parecen haberla apodado informalmente “la Meryl Streep francesa”. Elle “también le mereció el Globo de Oro a la mejor actriz en una película de drama y ha sido reconocida por un segundo filme, El porvenir”, de la directora Mia Hansen-Love. No entiende del todo por qué tantos elogios en este preciso momento, pero tampoco se queja.

“Es un misterio cuando de pronto parece ser tu momento, como dicen”, dijo riendo. “Puede ser que este papel es muy fuerte. Puede ser que a la gente le complace ver a una mujer como esta en la pantalla. También pueden ser los recuerdos de todas las películas que he hecho antes. íNo tengo otra explicación!”.

Pero el hecho de que lleguen con “Elle” es una fuente particular de satisfacción para Huppert y el productor de la cinta, Saïd Ben Saïd, por ser un filme cargado de controversia. De hecho, dijo Ben Saïd, en un momento consideraron hacer la película en Estados Unidos con una actriz estadounidense, por cuestiones de logística, pero varias actrices declinaron el papel asustadas por el fuerte tema.

“Puedo entenderlo”, dijo el productor, a quien también le costó encontrar financiamiento en Europa para el filme. “Era un gran riesgo”.

Al final, Huppert era la actriz ideal para el papel por su talento único para encarnar personajes complicados de múltiples capas, señaló, y su disposición a visitar lugares oscuros con sus personajes (en la cinta de Michael Haneke de 2001, La pianista, por la que ganó el premio a la mejor actriz en Cannes, hizo de una profesora reprimida que cae en la automutilación sexual).

“La razón por la cual es tan excepcional es que es fuerte, inteligente, y al mismo tiempo muy frágil”, dijo Ben Saïd. “Es un balance extraordinario”.

Comentarios

Comentarios