Extra Bases por Alfonso Saer

Alfonso Saer |

EL campeonato venezolano arrancó con las tribunas medio vacías. Para ser optimistas podríamos decir más bien que medio llenas. No hay sorpresa ni alarma. En el caso de Barquisimeto es bueno apuntar que la concurrencia fue aceptable, incluso en el clásico contra Caracas, el club que más parroquianos convoca en el parque de la rotaria. Está dicho que el torneo es un reto para los ejecutivos de la LVBP. Se trata de una lucha contra una crisis terrible, única, inesperada, sin antecedentes, creciente y hostigante… NINGUN parque, que sepamos, ha llegado a ocho mil asistentes en este arranque. Antenoche en el “Antonio Herrera G” había flancos abiertos en las esquinas de la principal, con poca gente en los bleachers. Caracas es un club ideal para ponerle el termómetro a la campaña. El beisbol no resulta prioritario para nadie, por lo cual la presencia importante de los aficionados antenoche significa que se hace un esfuerzo para colar la diversión entre los maltratos que nos genera el acontecer diario. El espectáculo sigue siendo accesible si lo comparamos con otros sin tanto atractivo, ni mucho menos la calidad de esta pelota. El mercadeo tiene que ser habilidoso, ingenioso. Los 2 x 1, noche de damas y otros por el estilo van a convocar más ideas entre los encargados de oxigenar las tribunas. El miércoles hasta la Dimensión Latina nos ofreció par de tandas llenas de evocación y buena salsa. Todo gratis… AL menos en el coso barquisimetano la seguridad es abundante. Los pelotones de la GNB y la Policía reconfortan al aficionado. ¿Vendrán tiempos mejores? Inevitablemente sí. La fe mueve montañas y todo lo que haya en ellas.

 

EL arbitraje criollo es otro detalle de este comienzo lleno de nervios y expectativas. Se trata de un reto histórico para el grueso grupo de jueces que lidera el barquisimetano Miguel Hernández. Las sentencias adecuadas son base para una justa que pretenda tener éxito. Vimos jóvenes con mucho profesionalismo en la primera semana. Dicen que el mayor triunfo de los árbitros es cuando nadie habla de ellos. Tenemos por costumbre no ignorarlos cuando lo hacen bien y en esta ocasión vaya el aplauso, al menos por el primero de tantos lapsos semanales. Habrá solo tres  importados, todos de liga independiente, ya que los de MLB pusieron los pies en polvorosa por la inseguridad que nos acogota. Las repeticiones acabaron con las reyertas en las almohadillas. Si alguien no está de acuerdo simplemente recurre a los videos, recurso que le ha quitado casi todos los alborotos mayúsculos al juego de pelota. Solo se discutirá en el plato, bolas y strikes… BOSTON lo tenía todo y se quedó sin nada. Lo dimos de favorito para ir a la Serie Mundial y nos hundimos con un gentío. Los patirrojos lideraron a los 30 equipos de Grandes Ligas con un ataque de .282 y fueron cuartos en pitcheo en la Americana (4.00). La cara del Big Papi -la más estruendosa despedida de bateador alguno- era el reflejo del desencanto general en Fenway, el estadio más caliente de las Mayores. Unos Indios que hasta remendados llegaron a la postemporada, le quitaron el cuero cabelludo a la tropa de John Farrell. Para manager del año votamos por Terry Francona, un ex bostoniano.

 

EL cinturón también se aprieta en los medios. RCR, concesionario del circuito Magallanes, ha decidido que los juegos foráneos del club -excepto en Caracas contra los Leones- sean transmitidos en los estudios con la pantalla de televisión al frente. Tal alternativa ha generado los comentarios más variados en el cotarro periodístico, sobre todo si se trata del club con mayor potencial de seguidores en el país. La presencia en cada estadio es fundamental, creemos, especialmente en cuanto a radio se refiere, pero cada quien hace lo que se ajusta a sus intereses. Nos imaginamos el ceño fruncido de los colegas que ahora disfrutarán o sufrirán en un cómodo cuarto, muy lejos del escenario sede. La Venezuela de hoy es como la canción “Pedro Navaja”. La vida te da sorpresas… sorpresas te da la vida… LAS versiones eran utilizadas en los años sesenta y comienzos de los setenta y nosotros sacamos posgrado en eso. Había que sintonizar la señal radial del otro club, reseñar los hechos y ponerle mucha imaginación. No existía veracidad total porque el audio no era fiable ni constante. Estaba ausente de los estadios la televisión, por lo cual se sudaba la gota fría con cada interrupción de la onda corta. Carlos Feo, Giner, Dámaso y compañía tendrán que arreglárselas cuando entren las habituales cadenas del régimen. Y ni hablar si se cae la imagen. Esperamos que los otros no sigan el ejemplo que (Radio) Caracas dio.

EDUVIGIS Indave Meléndez se hizo huésped de esta casa periodística en nuestra gestión al frente de las páginas deportivas, por allá en los 70. Metódico, callado, amaba al deporte, pero la pasión se le desbordaba con el beisbol. Buen hombre, buena gente, responsable. Le debíamos la nota porque la amistad siempre fue un lazo firme entre ambos, aunque poco nos viéramos los rostros. Un abrazo a su familia… ELVIS Escobar posee la vena pelotera de ese apellido con tanto lustre en los diamantes. Su padre se hizo famoso por el guante, ese mismo que descolló en aquella gran final del 91, en un recital de fildeo clamoroso. El muchacho amenaza con dar de una vez todos los hits que el amable progenitor, José, tronó en su carrera. Al manager Luis Dorante no le queda otra que darle un puesto en los jardines. El que batea juega, viejo precepto del beisbol… A Zulia le bastó cruzar el puente para perder el invicto. Increíble como el equipo voltea sus resultados de la carretera (5-0 en este comienzo) cuando no más entra al reducto naranja. En la 15-16 su balance casero fue 9-22… LAS adiciones de Juniel Querecuto y Héctor Giménez hacen que Cardenales tenga uno de sus mejores alineaciones en los recientes octubres. Ni hablar si acuden pronto Manuel Piña, Paulo Orlando y Luis Valbuena. Por supuesto que de la teoría a la práctica a veces hay un trecho oneroso. La clave siempre será que el pitcheo intermedio cumpla su función. En esta liga es así… ESTAMOS en Cristal AM610 de lunes a viernes a las 11:00am con el Superdeportivo Musical.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios