Fallecido en accidente de la Circunvalación iba a casarse este domingo

José Manuel Zaá | Ángel Zambrano |

Luis Javier López Flores (26) y Alba Marina Díaz Contreras (28) no podían estar más felices por su devenir como pareja. La consumación de la unión formal de la familia López Díaz se realizaría este fin de semana, específicamente el domingo, día en que la joven pareja tenía planificado casarse en Valencia, estado Carabobo, en donde residían desde hace algunos años.

No tenían idea de lo que les deparó el destino.

Para el matrimonio solo hacía falta la fe de bautismo de ambos, la cuales estaban en su pueblo de crianza en el estado Zulia.

Fue así como los futuros esposos, junto a su hijo de 3 meses de nacido, emprendieron rumbo a El Moralito de Santa Bárbara, a bordo de su Chevrolet Aveo, dos puertas color dorado, a donde llegaron sin contratiempos para buscar lo requerido. Sus otras hijas, de 4 y 6 años de edad, se quedaron en la capital carabobeña a la espera de sus padres.

Ya de regreso visitaron en El Vigía, estado Mérida, a  Yendry del Carmen Valero de 47 años de edad, quien quería a López Flores “como un hijo más”, pues había sido importante en la vida de él, aseguraron familiares de Valero.

Este miércoles en la mañana partieron de vuelta a Valencia con la distinción de que Yendry del Carmen junto a una adolescente de 16 años, aprovecharon el aventón para ir a visitar a una hija que reside allá.

Todo marchaba como estaba previsto hasta que, en la autopista Circunvalación Norte de Barquisimeto, la banda de rodamiento del caucho trasero derecho jugó una mala pasada e hizo que se estrellara el automóvil, luego de dar varias vueltas sobre su propio eje, contra un poste de señalización que se encuentra en la salida hacia El Cují y Tamaca.

Tras el accidente falleció de manera instantánea López Flores, acabando así con las ilusiones de la pareja, pues el impacto fue del lado del chofer y recibió la mayor parte del golpe.

Díaz Contreras, Valero y la menor de edad se encuentran en el Hospital Central Universitario Antonio María Pineda con lesiones leves.

A pesar de que fue protegido por los brazos de su madre, quien venía en el puesto del copiloto, el bebé de tres meses no corrió con la misma suerte, pues habría presentado politraumatismo facial y craneal severo, por lo que se encuentra internado, aparentemente entubado, en el Hospital Pediátrico Agustín Zubillaga.

Se supo que el hoy difunto se ganaba la vida comerciando hortalizas y frutas en el mercado mayorista del municipio Libertador en Valencia.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios