Protestan por agua y consiguen tres cisternas

Marlyn Silva | Edickson Durán |

Durante  aproximadamente dos  horas, desde las 3 y hasta  poco  después de las  5 de la tarde de ayer, se mantuvo  obstaculizado el  tráfico en  la avenida  Ribereña, entre las calles 28 y 29, porque  los habitantes de la comunidad San Martín de Porres decidieron reclamar en la vía pública por la suspensión del suministro de agua en esa zona desde el jueves  19 de enero.

Los  residentes de las  casas  ubicadas al borde de la avenida usaron  cauchos, ramas  y otros  desechos para  impedir la circulación de los vehículos, acción que  generó  un inmediato  congestionamiento y la  inherente  molestia de parte de los  conductores.

La falla del servicio se debe  a que hurtaron parte del sistema eléctrico y se averió una bomba en Macuto. Esta fue la justificación dada por los representantes  de Hidrolara a  uno de los  habitantes de la comunidad, José Álvarez.  La versión  la ponen  en duda otros vecinos como Carmen Terán. “Siempre  nos dicen  lo mismo”, refutó la mujer e hizo referencia a dos protestas iguales que hicieron en octubre y noviembre del año pasado, cuando la respuesta de la institución fue la misma. Ella  cree, además,  que  si realmente  suceden  hurtos  con  tanta frecuencia  y los costos de los materiales son  altos la hidrológica debería tomar medidas de seguridad efectivas.

 

Desventajas

Adicional a las incomodidades para el aseo  y la cocina, contó  Terán, por  la falta de agua ayer  varios niños y adolescentes solo recibieron clases  hasta las 10 de la mañana  porque  en centros educativos como el Colegio Salvador  Garmendia también tienen limitaciones con el servicio.

Contratar  camiones  cisternas, respondió Álvarez, tampoco es una opción para quienes residen en San Martín de Porres porque para llegar a las casas es necesario  subir casi 500 escalones y la manguera de este tipo de vehículos es corta. De modo que solo las casas  más cercanas al borde la avenida  pueden llenar sus tanques con facilidad.

Con todo, por la protesta de ayer las familias  lograron que Hidrolara se comprometiera a enviar hoy en la mañana  tres camiones cargados de agua para la comunidad. Esto, sin embargo,  no es la solución porque, dijo  Terán, desean  volver a tener el servicio por tubería al menos dos veces a la semana, como antes.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios