Cinco aumentos salariales que aceleraron la inflación en Venezuela #31Dic

José Escalona / @josemaes7 | Cortesía |

Los cinco aumentos salariales que decretó Nicolás Maduro agudizó la inflación en Venezuela durante el 2018. Los programas económicos ejecutados, según los expertos en la materia, fueron improvisados sin tomar en cuenta la capacidad de producción en el país.

El primer ajuste salarial fue decretado en enero  y se aumentó en un cuarenta por ciento (40%). Pasó de 177.507,44 bolívares a 248.510,41 bolívares con un de bono de alimentación en 549.000 bolívares.

Dos meses después, específicamente el jueves 01 de marzo, en cadena de radio y televisión, Maduro anunció que el bono de alimentación pasaría de 549.000 bolívares a 915.000, mientras que el salario mínimo y las tablas salariales de los trabajadores aumentaron un 58% llegando a un aproximado de 392.646,46. Con esto, según Maduro, el ingreso integral mensual de los venezolanos era de 1.307.646,46 bolívares.

La inflación aceleraba y Nicolás Maduro no encontraba que ajuste realizar para paliar la crisis económica, por ello, el lunes 30 de abril el salario integral llegó a 1.000.000 bolívares y el bono de alimentación en 1.555.500. Bolívares.

En el primer semestre ya Maduro había hecho tres aumentos salariales y los economistas consideraban que los ajustes debían realizarse semanalmente. Sin embargo, los asesores del gobierno nacional hicieron caso omiso y aseguraron que a partir del 16 de Junio los trabajadores y las trabajadoras que prestaran sus servicios en los sectores públicos y privados deberían cobrar la cantidad tres millones de Bolívares exactos (3.000.000,00)

En agosto la incertidumbre crecía por el anuncio de la reconversión monetaria. El viernes 20 de agosto, a las 8:45 de la noche, Nicolás Maduro junto a su gabinete económico, realizó una serie de anuncios como parte del “Plan de Recuperación Económica” y señaló que el bolívar pasó a ser “soberano”, quedando anclado al petro. Es decir, 1.800 bolívares soberanos, o 180 millones de bolívares.

Antes de que finalizara el año, el economista Luis Oliveros, en una entrevista para el canal de noticias Globovisión, dijo que Maduro realizaría un aumento salarial respuesta populista de cara a las elecciones municipales del 9 de diciembre. Y fue así, el 29 de noviembre a las 07:46 de la noche, Maduro aumentó el salario mínimo y pensiones, pasando de  1.800 a 4.500 mensuales, dinero que solamente alcanzaba para comprar un pan de jamón.

Luego de ese aumento, el economista y diputado ante la Asamblea Nacional, José Guerra, informó para elimpulso.com que este nuevo aumento salarial solo iba a potenciar la hiperinflación en el país.

“El aumento fue de 150%. Estas medidas no va a corregir la situación económica que atraviesa el país, solo potenciará mas la hiperinflación”, puntualizó el parlamentario.

El presidente de la Comisión Permanente De Finanzas  y Desarrollo Económico del parlamento nacional aseguró que este ajuste salarial podría tener una incidencia en el sector privado.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios