Cadáver descompuesto tenía un impacto de bala en la cabeza

MS | Ángel Zambrano |

Los restos humanos encontrados, este lunes, a un lado de la quebrada  que pasa por el sector Agua Viva del  caserío  Villa Rosa,  al suroeste de Barquisimeto, correspondían a un hombre de unos 25 a 30 años de edad que fue asesinado  con un arma  de fuego, determinó el primer examen forense  completado, ayer, en la  morguecita del Cementerio Nuevo.

La evaluación arrojó  que tenía  una fractura de cráneo  por el impacto de un proyectil. Pese a que en el suelo cerca de donde estaba en cadáver había  desperdigadas por lo menos ocho  conchas, los forenses no pudieron hallar otras lesiones  porque los animales  habían devorado el torso,  los brazos, los pies y parte de la cabeza.

Las pruebas antropológicas a cumplirse en Caracas permitirán conocer  la identidad del fenecido, pues en los bolsillos del pantalón, la única prenda de vestir que llevaba, no había ningún documento de identificación.

Con relación a otro caso de personas muertas y sin identidad, se  confirmó que el  cuerpo llevado indocumentado a la morgue del Hospital Central Universitario Antonio María Pineda (Hcuamp), el 02 de enero,  correspondía a Yosmer Arriechi. Este hombre fue encontrado sin signos vitales en el sector San Jacinto, detrás de la panadería Pan de Azúcar.

 

Sin dolientes

Durante  las dos últimas  semanas de diciembre, se apuntaron en la lista de ingresos  de la sala patológica del Hcuamp  los datos de  cuatro  personas fallecidas por causas  naturales en el Hospital Psiquiátrico El Pampero. Hasta ayer,  ninguno de los cuerpos  había sido reclamado por los parientes.

Específicamente, son  tres hombres y una mujer los expacientes de El Pampero que aún esperan por tener una cristiana  sepultura. Además de ellos,  otro individuo  muerto sin  síntomas de violencia tampoco  ha sido retirado por los familiares.

Conservar  estos cinco cadáveres implica dejar sin espacio  la morgue, pues de las tres cavas que equipan  la sala  solo está operativa  una con capacidad para cuatro cuerpos.   Esta dificultad se  suma a la falta de insumos como guantes, hilo y artículos de limpieza, los cuales no dotan  con la regularidad debida.

La última  opción para los cuerpos sin dolientes es sepultarlos en una fosa común en el Cementerio Nuevo, después de cumplirse un máximo de dos semanas en la morgue.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios