¿Qué vamos a hacer con el Valle del Turbio?

Hugo J. Boscán / Fotos: Edickson Durán / Archivo / Iván Piña |
extracion ilegal de granson en el rio turbio. 09/06/2016. foto ivan piña

Preguntas como esa, o ¿qué han hecho con el Valle del Turbio?, ¿qué estamos haciendo para impedir siga su destrucción? y otras, parecen no tener respuestas, al menos desde los entes oficiales, comenzando por el ministerio llamado anteriormente del Ambiente y los Recursos Naturales Renovables.

Pero sí hay personas preocupadas por lo que en esa amplia extensión de tierra que cubre gran parte del sur de la capital larense que se han constituido voluntariamente en un frente para su defensa.

Los diputados Daniel Antequera y Filiberto Peña Canelón, de la Asamblea Nacional y Consejo Legislativo de Lara, respectivamente, así como Carolina Castillo y Jeremías Zavala, concejales de Iribarren y Palavecino, conjuntamente con EL IMPULSO, están enfrascados en denunciar la continuación de la destrucción del valle por parte de grupos apoyados por partidos oficiales.

En reunión con el arquitecto Juan Manuel Carmona, director del rotativo centenario, reiteraron su preocupación por lo que allí está ocurriendo.

“Preocupa que el saque indiscriminado de granzón y arena continúa bajo el argumento de que se requiere para los programas de construcción de la Misión Vivienda  Venezuela, sin tomar en cuenta el riesgo que eso representa, en primer lugar, para un tramo de La Ribereña, y también para los acuíferos de que dependemos para el suministro de agua a amplias zonas urbanas de Iribarren y Palavecino”, expone Antequera.

Agrega que, de acuerdo a lo que han podido investigar, el saque de material del cauce del río cuenta con un permiso de duración indefinida otorgado por el hoy llamado ministerio de Ecosocialismo y Agua, lo que considera irregular.

El edil Zavala, por su parte, recuerda que el Valle del Turbio fue declarado Área Bajo Régimen de Administración Especial (ABRAE) y por lo tanto debe ser protegido.

Como directivo de la comisión de Urbanismo y Obras Públicas del ayuntamiento de Palavecino, también ha hecho algunas investigaciones sobre el destino del material extraído del río, “porque hay muchas versiones, que están comercializándolo a particulares, e incluso, que lo envían al exterior para recibir el pago en dólares”.

Es partidario de que las 12.168 hectáreas, o al menos una parte, sean declaradas parque botánico para que se ejecute su recuperación y los residentes de Barquisimeto podamos volver a disfrutar del verdor que exhibió durante muchos años.

Carolina Castillo, de la comisión de Protección Ambiental del Concejo Municipal de Iribarren, no está de acuerdo que desde Caracas estén decidiendo el futuro de algo que pertenece a los larenses, como hicieron con el permiso otorgado a quienes vienen cometiendo el grave daño ambiental con la destrucción del cauce del río emblemático de Barquisimeto.

No descarta que las autoridades del ministerio de Ecosocialismo y Agua en Lara se hayan limitado a cumplir órdenes  procedentes de la superioridad en Caracas y otorgar los permisos para el saque de granzón y arena del lugar.

“Tenemos que generar inquietud entre la población, para que todos los sectores se incorporen a esta lucha frente a quienes, sintiéndose poderosos y apoyados oficialmente, están empeñados en terminar de destruir nuestro valle”, manifestó.

El arquitecto Juan Manuel Carmona también presume que esos permisos proceden de Caracas, aunque, localmente, no se les ha hecho un seguimiento para controlar la extracción de ese material.

Pareciera como si el valle y el río no tuvieran dolientes porque el anteriormente llamado ministerio del Ambiente, al que corresponde, no hace nada; tampoco los concejos municipales de Iribarren, Palavecino y Peña, este último de Yaracuy, ni la gobernación, y son pocos los particulares que están en la lucha, defendiendo ese patrimonio ambiental.

Carmona recordó los efectos de la crecida de 1998 que destruyó los puentes Macuto y Las Damas, “ahora, después del fenómeno de El Niño, viene el de La Niña, que puede ser más destructivo y nos obliga a estar alertas”.

Antequera insiste en el riesgo que corre la avenida La Ribereña a la altura del barrio Santo Domingo, al oeste, por la continuación de la explotación del canal del río, pues con cada lluvia que cae se amplía el socavón inmediato a la arteria vial.

“Pero también están en riesgo las comunidades existentes en la zona”, afirmó.

Además, hay que tomar en cuenta el comportamiento atípico del Turbio, que puede crecer en cualquier momento, aún cuando en Barquisimeto no esté cayendo una gota de agua, como ya lo ha demostrado en varias oportunidades.

Consultado sobre si han recibido respaldo por parte de la colectividad a la campaña emprendida, su respuesta no es positiva del todo.

“La gente si se está preocupando por lo que está pasando, pero no se incorpora, de allí la importancia del conversatorio de este martes, donde tendremos a expertos en el tema, así como testimonios de testigos de grandes crecidas del río”, explicó.

“Tenemos que concientizar a la gente para que haga respetar el valle, que no se le siga agrediendo como ha ocurrido durante los últimos años cuando, con el pretexto de recuperarlo para el pueblo, lo que han hecho es destruirlo”, dijo.

Conversatorio sobre el río

Este martes 2 de agosto, en la Sala Alternativa de EL IMPULSO, a las 5:00 de la tarde, el tema del Valle del Turbio, lo que se ha hecho, lo que se puede y debe hacer y su futuro, será analizado por una serie de personas, especializadas o conocedoras de su importancia para la ciudad de Barquisimeto.

Auspiciado por el diputado a la Asamblea Nacional, Daniel Antequera, conjuntamente con un grupo de colaboradores, entre los que figuran Carolina Castillo y Jeremías Zavala, concejales de Iribarren y Palavecino, respectivamente, el conversatorio podrá dejar en claro muchos puntos oscuros sobre lo que en los últimos años se ha hecho sobre nuestro valle, otrora pulmón vegetal, productor de buena parte de la caña de azúcar hoy desaparecida, con un futuro incierto.

Al evento, con entrada libre, están invitadas universidades, colegios profesionales, grupos de ecologistas y ambientalistas, partidos políticos, gobernación, concejos municipales, representantes de las fuerzas vivas y en general, toda persona preocupada por los daños que se le han venido causando al río y al valle en general.

Corpologística

La Corporación Nacional de Logística y Transporte de Carga (Corpologística),  adscrita al ministerio de Transporte Terrestre, inició operaciones en febrero de 2014, con el general de división Julio Morales Prieto como director.

Durante el acto de lanzamiento, en el estado Vargas, el entonces vicepresidente ejecutivo, Jorge Arreaza, explicó que el objetivo de la nueva empresa era, “coordinar, articular, planificar y gestionar las operaciones de distribución de bienes e insumos, así como al mantenimiento de la flota vehicular de transporte terrestre de carga del Estado con la máxima eficiencia”.

Igualmente, acabar con el monopolio del transporte de carga y bajar los fletes por el traslado de mercancías.

En el estado Lara, la existencia de Corpologística se ha hecho sentir por la gran cantidad de camiones volteos amarillos utilizados para el traslado de miles de toneladas de granzón y arena extraídas de río Turbio a su paso por el sur de Barquisimeto, aparentemente sin ningún control.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios