En el Hogar Sagrado Corazón de Jesús se esfuerzan por mantener su labor

La Fundación Hogar Corazón de Jesús, ubicada en la avenida Libertador de nuestra ciudad, funciona desde hace más de 100 años, brindando atención a los adultos mayores, la mayoría de bajos recursos y otros que por diversas razones no pueden estar con sus familiares.

Esta institución sin fines de lucro ofrece un techo, comida y todas las comodidades a los abuelos.

Los que pueden, con la ayuda de sus familiares, dan un aporte para el mantenimiento y funcionamiento de este hogar, mientras los que no poseen recursos gozan de los mismos beneficios.

Desde cuartos privados hasta compartidos, con servicios de lavandería, limpieza y comedor, los abuelos tienen un hogar donde pasar en tranquilidad sus días.

Sin embargo, la difícil situación económica del país, ha hecho que la institución cada vez vea más cuesta arriba cumplir con las obligaciones y actividades que diariamente debe realizar, entre ellas el pago de los 20 empleados que trabajan en esta casa hogar, quienes atienden a los abuelos y realizan todas las actividades de mantenimiento y limpieza.

La licenciada Marianella Pérez, trabajadora del Hogar Corazón de Jesús, destacó que a pesar de que tienen varios adultos mayores con familiares, muy pocos aportan para el centro. Muchos se olvidan de los abuelos desde el mismo momento en que ingresan al hogar. Además, la inflación ha aumentado los gastos de comida, pago de empleados y demás obligaciones dentro de la institución, por lo cual han tenido que hacer magia para mantener el hogar activo.

“Muchos familiares se desentienden de los abuelos. Los recursos los obtenemos gracias a colaboraciones, ayudas de instituciones y personas bondadosas, pero es esporádico. Además la comida está difícil de conseguir y los abuelos no entienden esta situación”, comentó la hermana Adela Silva, coordinadora del Hogar.

“En otros hogares privados se cobra hasta 6 mil bolívares, mientras que aquí la colaboración es de mil bolívares o más, lo que los familiares o abuelos puedan dar”.

Desde el mes de abril, no han recibido colaboraciones externas y se vieron obligados a aumentar las cuotas de algunos abuelos pudientes para poder mantener el centro. “Tenemos más de tres meses sin recibir colaboraciones de ningún tipo, las personas también tienen necesidades y con esta difícil situación se les dificulta contribuir con el Hogar”, indicó la señora Élida de Medina, voluntaria de la institución.

Mano amiga

Si desea colaborar con esta institución sin fines de lucro puede comunicarse por el teléfono 0251-2514731 y a través del correo electrónico [email protected] Las puertas de este hogar se mantienen abiertas siempre para atender a todos los que nos vienen a visitar, nunca le negamos nada a nadie y cualquier colaboración es bien recibida”, indicó la hermana Adela Silva.


Fotos: Simón Alberto Orellana

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios