En Pavia rechazan las muertes violentas

Con el asesinato del joven transportista de la línea de “rapiditos” Gavilanes de Pavia, ocurrido hace dos días, la comunidad y profesionales del volante, salieron a protestar este lunes. Están dolidos y cansados de tanta impunidad, así lo expresaron, una y otra vez, durante la manifestación.
Antes de las 7.00 de la mañana, cerraron la vía que conduce a Pavia, en reclamo a las autoridades en materia de seguridad. José Pineda, compañero del taxista asesinado, declaró que no soportan a la delincuencia que además de cometer atropellos en contra de quienes manejan los carros porpuestos y busetas, intimidan a los vecinos en general.
“Nadie puede sentirse seguro en una ciudad donde la vida es arrebatada de forma tan violenta. Rogamos a Dios para que acaben las muertes de inocentes, de hombres trabajadores, víctimas del hampa. Hace falta seguridad y el Estado está en la obligación de proporcionarla, de lo contrario, habrá más impunidad”, sostuvo.
“En noviembre (2011) mataron a otro”
Gilma Castillo, integrante de la cooperativa de transporte Guacabullare, con servicios en la comunidad de Pavia y sectores aledaños, informó que en noviembre del año pasado, otro transportista fue asesinado, generando una completa zozobra entre los hombres dedicados al oficio de trasladar a los pasajeros.
Aunado al hecho de muertes violentas, resaltan los atracos a mano armada que ocurren en plena luz del día. “Me atracaron la semana pasada, al salir de la oficina de la línea de transporte. No contamos con la ayuda de los funcionarios policiales ni de la Guardia Nacional”, contó indignada.
Asimismo existen robos de vehículos, cuestión que angustia al gremio del transporte, tomando en cuenta que es el ingreso económico para las familias que dependen de ellos. La mayoría de vehículos no están asegurados, por lo tanto, resulta difícil volver a comprar una unidad, en caso de que sea robada.
“Nos quedamos sin patrulla”
Víctor Timaure, miembro del consejo comunal de Pavia, declaró que desde hace algún tiempo vienen sufriendo irregularidades con respecto a la protección policial. Además del módulo de la Policía que funciona en el sector, la comisaría del barrio Andrés Eloy Blanco, ubicada también en el oeste, presta su apoyo en el resguardo de los ciudadanos residenciados en esta zona rural. Sin embargo, los funcionarios policiales se quedan cortos en comparación con la gran cantidad de sectores.
“Estamos desamparados. La patrulla que tenemos está dañada, mientras que las otras unidades de apoyo, pasan cuando quieren. La comunidad ha fijado mesas de trabajo con los organismos de seguridad, en reiteradas oportunidades, sólo que las medidas no surten el efecto esperado. Exigimos respuestas de las autoridades, Pavia no puede seguir a la deriva”, sostuvo el vocero.
Explica que otro de los lugares más afectados por la delincuencia es la población de Bobare, ubicada a poca distancia de la comunidad, adscrita a la parroquia Aguedo Felipe Alvarado, donde los asesinatos, robos de vehículos y atracos, forman parte del día a día.
En caso de no recibir soluciones concretas, no descartan llevar a cabo acciones contundentes que hagan sentir el clamor de los habitantes. Cerca de las 10.30 de la mañana, abrieron el paso a los vehículos, luego de las conversaciones que sostuvieron con el director de Seguridad y Orden Público, Enrique Maldonado Dupuy
Largas colas se formaron como consecuencia de la protesta que se convierte en la primera del año, al menos, en demanda de seguridad. En el año 2011, varias manifestaciones ocurrieron en la zona de Pavia, primero, solicitando agua, por tratarse de una localidad rural y, en segundo lugar, exigiendo la protección de las autoridades.
Por lo pronto, esperan la promesa del gobierno regional en aumentar el número de efectivos en la barriada. Los vecinos, por su parte, aplican sus propias medidas de prevención, evitando salir de sus casas después de las 7.00 de la noche, colocando protectores y otros medios de protección en las residencias, a fin de estar a salvo.
“Aquí se acabó la paz. Vivimos por pura misericordia de Dios, porque la tarea de los funcionarios de seguridad, es muy cuestionada por nosotros. Vienen a dormir al módulo policial”, dijeron los vecinos.
Hoy en reunión
El director de Seguridad y Orden Público, Enrique Maldonado Dupuy, ofreció más funcionarios policiales para la mayor tranquilidad de los habitantes. Habló también acerca de un puesto de control que se fijará en la comunidad a fin de salvaguardar a todos los ciudadanos.
Por su parte, Henri Silva, coordinador del Bloque del Oeste (asociación de transporte que agrupa a 23 líneas) convocó para hoy a las 3.00 de la tarde, en el módulo policial de La Carucieña, al suroeste de Barquisimeto, a una reunión donde estarán presentes las autoridades responsables de la seguridad.
“El llamado es para que todos participemos en la reunión y expongamos las inquietudes. Nosotros también somos pueblo, en este sentido, pedimos que las autoridades se ocupen de la comunidad, de los malos ratos que nos hace pasar la delincuencia y garanticen la protección”.
Fotos: Daniel Arrieta

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios