Extra Bases 26/10/2012

ANOTÉMONOS entre los privilegiados que hemos vivido esta campaña 2012. Probablemente pasarán muchos años antes de que tanta excitación junta nos unte de emociones variadas y anormales. Es una hilera de sucesos cuya conmoción alcanza los medios norteamericanos y hasta de cualquier parte del orbe. Ya podemos exclamar sin temores a equívocos que la temporada es irrepetible, preñada de hechos singulares arraigados en los libros de la historia por paisanos que destilan su clase en los diamantes lujosos de USA… LA “sampablera” de Sandoval en el AT&T Park de los Gigantes corona estos tiempos de ensueño. Sí, ha sido en el puerto de Barry Bonds donde el orgullo de Carabobo cañoneó tres tablazos de gruesa artillería. ¿Se acuerdan de David Carradine?. Seguramente las nuevas generaciones no saben de quien hacemos referencia. Ese era el protagonista de “Kung Fu”, serie televisiva donde el actor tenía que recurrir a sus artes marciales para resolver incómodas situaciones que el libretista le imponía a diario. La relación viene por el mote de “Kung Fu Panda” con el cual se conoce a Sandoval, cuyo corte de cabello y sus modos alegres en el dugout ya le han proporcionado una gran popularidad en Grandes Ligas.

Carradine no habría podido deshacerse de una situación como lo hizo Sandoval en la vida real… RESULTA que es un impacto similar al generado por Miguel Cabrera para agregarse, mediando 45 años, a una lista de 12 triple coronados. Se parece a la hazaña de Félix Hernández para anotarse en una estirpe de 23 lanzadores con saga perfecta, secundando el no hitter de Johan Santana. Es comparable a lo de Marco Scutaro hace horas apenas al convertirse en el máximo hiteador en una postemporada. Sandoval despachó tres truenos en la hermosa ciudad de los tranvías para de un viaje ubicarse a un costado de Babe Ruth, Reggie Jackson y Albert Pujols, dos huéspedes de Cooperstown y un tercero que recibirá la membresía más temprano que tarde. Pues vean nada menos donde aparece ahora el apellido del robusto y cordial vecino de los mares… AH, todo eso en esta Serie Mundial de un país donde se habla el idioma de Shakespeare, aunque en el terreno de juego nueve connacionales -siete de ellos en la primera fecha- refieren con sus bates, brazos y guantes que la prosa de Andrés Bello se escucha en el oeste norteamericano coreando esa canción tan conocida “Viva Venezuela mi patria querida…”.

QUIZÁS a Oswaldo Guillén le cueste conseguir otro trabajo similar al que ha tenido en la última década. En Grandes Ligas se alcanza notoriedad y se gana buen dinero -mucho a veces- pero no regalan nada, aunque alguien nos diga que el tuyero se va de los Marlins con 7.5 millones de dólares que no sudó. Quién cargará un problema como el del paisano, vaya uno a saberlo. Jeffrey Loria y su combo deben halarse los pelos en este momento porque el arrepentimiento campea en sus oficinas.

Contrataron a un piloto latino para hacer migas con la comunidad miamense y la relación no pudo ser más tirante con la desafortunada entrevista en la cual Guillén elogió al sátrapa del caribe… ESO de andar soltando sapos y culebras tuvo su inevitable final. Nuestro alto parlante piloto sufre de incontinencia verbal, problema del cual los venezolanos nos quejamos a diario al nomás encender nuestros aparatos de radio o televisión. Ocuparse más del twitter que de una alineación, la exposición de los asuntos internos al desnudo ante quien fuere, una constante diatriba con los jugadores.

Es que yerra mucho quien mucho habla. Ahí tienen a Bobby Valentine, también muy parlanchín y poco exitoso en la práctica. Y no se trata de hacer leña del árbol caído. Al estratega criollo nadie le quitará lo bailao. Eso se infiere del histórico triunfo en la Serie Mundial del 2005, sacando de casi 90 años de ostracismo a los Medias Blancas. Ojalá estemos equivocados y un buen contrato le toque a este personaje definitivamente único, diferente. Marlin al fin, el pez murió por la boca.

BUCK Showalter y Davey Johnson dirigieron a dos “outsiders”. Orioles y Nacionales acudieron a la postemporada y estuvieron a punto de coronar mayores éxitos. “The Sporting News” los escogió ayer como manáger del año en cada liga. No era difícil coincidir con ellos. Los dos veteranos estrategas sacaron oro del barro y demostraron que con talento puede pasarse por encima de rivales con altas nóminas… HACE un año, La Guaira tenía en sus filas a Gregor Blanco y Héctor Sánchez, entre otros.

Los Tiburones destrozaban la liga y se regodeaban en las aguas del litoral central. Su pitcheo era aceptable aunque solucionaban todo a batazo puro. La marca de 1-10 hasta ayer es para una terapia intermedia en este circuito, aun cuando falta mucho trecho por recorrer… BRAVOS tenía antes del juego de anoche 5-0 en la carretera. El club insular está haciendo las pequeñas cosas porque en realidad no destaca en cuanto a los departamentos básicos del juego.

El recuperado brazo de Carlos Monasterios es una de las mejores noticias del equipo… ZULIA llegó a Barquisimeto luego de un par de remontadas ante Aragua y Caracas. Casi le devuelven la moneda (8-7). Posiblemente Luis Dorante ganó el juego al resolver distinto en la misma situación en la cual perdió en Maracaibo. Era decidir si darle o no un boleto intencional a Luis Jiménez. Allá perdía 2-1 y bateaba detrás Thurston. Aquí ganaba por una y enseguida estaba Valbuena. Ese prurito de no pasar la de perder es cosa del pasado. El bobareño hace cambiar de opinión a cualquiera. Y la gente en Zulia no le habría perdonado a su mánager otro desafío fracasado ante el tercer toletero de Lara, el más intimidante del circuito.

HACER una generación ganadora en esta liga es tarea harto difícil. La Guaira y Magallanes disfrutaron de grupos excepcionales en los 70, Zulia y Caracas en los 80, Cardenales en los 90 y Aragua en lo que va de siglo. La coincidencia fue arriesgar con los noveles, moverse en el mercado y entender las dificultades del circuito. Se dice que esta no es una liga de desarrollo y eso es verdad. El aficionado quiere resultados antes que espectáculo. Un buen importado es un premio y varios extranjeros en destaque significan el gordo de la lotería.

Cada elenco mueve entre 80 y 100 muchachos en su nómina de las sucursales, pero un elevadísimo porcentaje de ellos no llega a la cueva principal de la organización. Pareciera que allí está el secreto, en extraer la materia prima con selectiva y acuciosa pinza. Los peloteros hay que probarlos y si no tienen las herramientas para llegar a Grandes Ligas hasta mejor será… EN la calle la gente alaba o se queja de los jugadores foráneos, pero -con distinciones rigurosas- ellos no marcan la diferencia. Nadie gana sin dos o tres criollos firmes en la rotación y sin relevistas nativos de comprobado rendimiento, aparte de una profunda reserva con jugadores de posición. Revisen, recuerden y verán… EL béisbol es así. Pablo Sandoval estuvo 44 partidos de la ronda regular sin sacar la bola y recibió su ración de banca por tal sequía. Ahora es la versión más novedosa de Mr. Octubre.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios