Extrabases 25-01-2013

DOS campos minados son las alineaciones de Magallanes y Cardenales. Pasar indemne por esos territorios hostiles es una tarea de precisión y peligro. Un desliz y los detonantes se activan. Ken Ray no tiene la categoría para sobrar airoso el reto, aún con su experiencia de tirador grandeliga y sus 38 años a cuestas. Carlos Zambrano, en cambio, encara con frecuencia nóminas que pueden dinamitar al mejor dotado. Digamos que el norteamericano salió con menos heridas del artero ataque, si consideramos la balacera que sufrió, once indiscutibles. El Toro libró su ritmo por las fustigantes zonas medulares del rival con éxito absoluto. Entre Jiménez, Mejía, Valbuena, Retherford y Pérez apenas le sonaron dos tumba ranchos en trece turnos. He allí el gran soporte de su actuación, sin que haya sido ninguna clase magistral, pues en el quinto lo descubrieron con tres sencillos en fila… A Lara debe haberle caído muy mal la noticia de que Pablo Sandoval y Elvis Andrus extendían su estancia en el campeonato. Ellos le quebrantaron la existencia a Ray. En el caso del shortstop no solo su ofensiva penetró en las filas opositoras. Como si fuera una vitrina para mostrar altivez y clase, el torpedero tuvo una elevada cantidad de lances y cubrió efectivamente las espaldas de Zambrano. Por ejemplo, nos quedamos para nuestro gusto con el rodado que tomó en el hueco en el quinto inning, retirando a Gabriel Noriega, su homólogo en el club del frente, un muchacho a quien la exhibición del gallardo torpedero debe haberle nutrido sus ansias de aprendizaje… FUE un partido que terminó como se esperaba. Zambrano dominando, Ray tambaleando y los de casa ganando. Un round inicial en el cual la categoría privó. Cardenales no hizo lo que mejor sabe hacer, destrozar al contrincante a fuerza de batazos.
*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/
ES verdad, Lara tiene muchos cañones que se activan con facilidad. Hay morteros de largo alcance. Pero, quiérase o no, el club ha marchado en tiempos recientes al paso que le enseñe Luis Jiménez, sin que esto vaya en menoscabo de tantos bates hirvientes que hay en la lista diaria. Los estudiosos técnicos de los Navegantes finalmente encontraron la fórmula para cortarle las alas al cardenal gigante. Al menos así fue antes del cotejo de anoche. En los encuentros del sábado y el miércoles le recetaron siete ponches, algo que no entra frecuentemente en el currículo del bobareño, de buen contacto en relación a su poder… DESDE arriba observamos que la medicina era lanzarle pegado, tirarle más rectas y jugarle cargados totalmente hacia la derecha, obligándolo a “jalar” la bola. Cierto, Jiménez, el humano que más duro le haya dado a la pelota en la historia de estos 66 torneos nuestros, pegó un par de sencillos. Eso ya es ganancia para las huestes contrarias… ERNESTO Mejía declaró que está cansado. Si es así las razones sobran. Fue uno de los jugadores con más turnos en ligas menores y luego hizo el puente para jugar desde temprano con las Águilas. En el round robin solo empujó cinco carreras y en este play off culminante habremos de seguirlo en detalle para saber si el agotamiento hace merma en su desempeño. Claro que con estos bateadores de tanta clase y poder hay que mantener criterios cautelosos, so pena de que cuando la columna salga las estadísticas digan otra cosa… CÉSAR Iztúris ve desde la banca una serie final que le debe traer grandes recuerdos. Fue líder bate (.381) en la decisoria fase de la 00-01 y aún tenemos fresca aquella jugada del noveno inning en el sexto y último partido de dicha final, tomando hacia delante una rolata para sacar escasamente en la inicial. Entonces, Juan Rincón, ahora en la trinchera del frente, fue factor clave con una de las cuatro victorias del enfrentamiento cumbre.
*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/
ROBERT Pérez séptimo bate. Así está de recia la ofensiva larense. El guayanés siempre ha sido pelotero de grandes momentos. Si uno quiere tener alguien que venga al plato en una acción culminante, anotar el nombre del legendario jardinero es una tentación. Pregúntenle al Caracas, hostigado al cabo de varios lustros por el inacabable, o al Magallanes mismo. En el referido sexto encuentro de aquella final 00-01, Pérez la sacó en ruta a la ganancia, 5-3… CUANDO este referente acudió a su primera instancia decisiva (1989-1990), Gabriel Noriega no había nacido. Algo que quizá ha pasado por debajo de la mesa en el caso del glorioso acumulador de guarismos, es su buen contacto actual. Antes del compromiso de ayer solo sumaba cuatro ponches en 30 turnos… JUAN Francisco Castillo es analista de Meridiano TV. 17 años atrás (95-96) tiró los nueve innings en la victoria de Magallanes sobre Cardenales en el séptimo choque. “Fueron 140 pitcheos. En el octavo Gregorio Machado me iba a sacar y le pedí uno más”, revela el tirador diestro, en aquellos tiempos ícono de los marinos. Otro exmagallanero, Alejandro Freire, desmenuza detalles en DirecTV… LOS dos rivales de esta final se ufanaban de sus estrategias en la escogencia de los sustitutos. La escuadra valenciana piensa que le hizo daño a Cardenales tomando a Austin Bibbens, probable carta para los crepusculares si quedaba disponible. En la gerencia valenciana creyeron que Lara iba a seleccionar un pitcher. “Les quitamos a Mejía”, claman en el alto mando alado… AL momento de crear esta columna, no se había dado a conocer el nombre del pitcher que los rojos tomarán para abrir el tercero o cuarto juego. “Creo que viene con música de mariachis” pregonaba el comentarista Fernando Guédez.
*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/
NO solo las tribunas colapsan. El palco de prensa del “José Bernardo Pérez” era una maraña de cables y una congregación humana el día inaugural de la serie. Una silla vale oro, un palco ni se diga. Nuestros estadios han sido remodelados, maquillados hasta donde los cosméticos alcanzan, pero no dan más. Inaugurado en 1955, hace 58 años, cuando Valencia era una ciudad chica, ya no tiene cómo expandirse más. Hoy, en Barquisimeto, no será diferente. En el AHG los espacios también son críticos. A esta pasión nacional los actuales gobernantes la miran de reojo, recordando con rencor el paro del 2002, cuando el béisbol detuvo sus actividades. Por ahora seguiremos apretujados, con los teléfonos repicando a toda hora con el ruego de un ticket que está en manos de los revendedores… EARL Weawer, salón de la fama, dijo adiós a los 82 años. Fue mánager de Lara en la 62-63 (Liga Occidental) y su elenco terminó subcampeón detrás de Rapiños. Los tiradores importados eran, entre otros, el zurdo George Stepanovich, Bill Kunkel -luego exitoso árbitro- Aurelio Monteagudo y un meteórico llamado Steve Dalkowski, según datos quien ha tirado más duro en el béisbol. Contrataron de catcher al negro John Griffin, Mike McGwire jugaba en segunda y en los jardines Darío Rubinstein, apodado “el galgo negro”, Ray Youngdal y Barry Shetrone, zurdo con excelente brazo. Otros criollos: Celestino Cepeda (SS), Gilberto Valbuena (3B) y Cecilio Prieto (1B). La sede estaba en el viejo Olímpico de la 37, hoy “Daniel Canónico”. Gruñón en el campo, afable fuera del terreno, el pequeño piloto hizo parte de sus primeras estrategias en Barquisimeto, justo 50 años atrás.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios