#OPINIÓN Tocar fondo

William Amaro Gutiérrez | Foto: Archivo/Referencial |

Como dije en otra reflexión publicada por este centinela de verdades bíblicas presentadas por esta columna, los venezolanos, sobre todo los creyentes de Dios de todas las denominaciones religiosas, se han unido en oración en un ecumenismo religioso, esperando que el altísimo obre un milagro a esta fecha y saque este gobierno de sus funciones.

Las razones obviamente sobran. Y esto se comprueba con el cambio de opinión de mucha gente que les apoyó en el pasado pero hoy no aguanta más. Lo que me preocupa, es que si el cambio esperado no llegó, la decepción será mucha y seguro, resentimientos contra Dios aflorarán en una mayoría de corazones. Y eso, si es malo.

Mis apreciados, tenemos que entender, que cuando Dios permite que sus criaturas, sus hijos, pasemos por una prueba difícil, espera ayudarnos a cambiar nuestro carácter. Que adoptemos una actitud diferente en nuestras relaciones con Él y nuestro prójimo que vaya en beneficio de nuestra vida espiritual y nos conduzca por el camino de la Salvación. Espera, nos acerquemos más a Él, por cuanto ese, es el elemento prioritario para Dios en los seres que ha creado y no tumbar o sostener gobiernos que satisfagan nuestras apetencias personales. Siempre ha sido así.

La historia del Israel histórico como pueblo escogido, es una muestra clara de lo que Dios buscaba. Debió ser una nación que anduviera caminando por la historia dando testimonio del poder y la magnificencia de un Dios Todopoderoso, pero no lo hicieron. Por ello, Dios, por amor, permitía les sucedieran las calamidades para ver si cambiaban de actitud.

Permitía, generación tras generación cayeran en esclavitud ante pueblos paganos, para que aprendieran y volvieran su corazón a quien los había escogido y prosperado. Los profetas se lo decían, se los recordaban, les amonestaban permanentemente, pero los echaban, encarcelaban y los mataban. Dios los llevó varias veces a “tocar fondo” pero nunca cambiaron. Por ello, los destituyó de su gracia y a través de nuestro Señor Jesucristo pasó el testigo a los cristianos hoy. Jesús lo resumió así. “Les dijo: Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, como está escrito: Este pueblo de labios me honra, Mas su corazón está lejos de mí”. Marc. 7:6.

Hoy, en Venezuela, todavía no hemos tocado fondo. Cuidado, si Dios sigue viendo en nuestros corazones odio, rencores, orgullo, autosuficiencia y maldad. Por lo cual necesitamos de esta prueba política para que nos alleguemos con humildad y arrepentimiento genuino a los pies de nuestro Salvador. Cuidado, si nuestro Dios por amor, busca que nuestros corazones y nuestro carácter se dobleguen, se humillen y vuelvan a Él de verdad, para cuando venga por segunda vez a esta tierra nos halle capacitados para llevarnos al cielo. Ese es su objetivo. No político. No se extrañen entonces, que la prueba se prolongue aun más. Y no culpen a Dios, sino a sí mismos. “Jehová prueba al justo; Pero al malo y al que ama la violencia, su alma los aborrece” Sal.11:5.

“Creamos en Jesús, confiando en él implícitamente, aunque seamos probados como por fuego… La prueba dura solamente un tiempo. Anime su corazón con fe. No debemos considerar las pruebas como castigo. … El mismo hecho de que tengamos que soportar pruebas muestra que el Señor Jesús ve en nosotros algo muy precioso que desea desarrollar” Libro. A fin de Conocerle. Elena de White. ¡Hasta martes Dios mediante. Por la web!

Próximo artículo: “Pecados vegetarianos” 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios