Apartado de lectores

Marcelo Piña
Táctica socialista
A simple vista parece sencillo decir que es una estrategia del Gobierno. Creo que sí lo es, pero esto trae sus aristas. Puede que algunos empresarios no hayan logrado entender que con este Gobierno no hay seguridad jurídica. Si les dieron dólares a 6,30 Bs. tenían que vender los artefactos calculados, con sus respectivas ganancias, en ese valor o demostrar que la mercancía que allí estaba era la que se compró a un dólar distinto del oficial, por lo cual el valor sería el triple de lo usual. Además, debían manifestar quién los ayudó a conseguir esos dólares porque esa mercancía no se compra con las divisas aprobadas en las subastas. Si tenía acceso a mayor cantidad de dólares oficiales que los permitidos, tenían que decir, de una vez por todas, quién les sirvió de testaferro y a cambio de qué para penalizar no sólo al comerciante sino también al funcionario que los corrompió. Lo segundo sería: asumamos que el empresario compró la mercancía con dólar oficial y no siguió los lineamientos exigidos por la ley.
El Gobierno tiene herramientas legales para penalizar esa acción y no someter al escarnio público a seres humanos que tienen familia y reputación. Hay que pensar en el precepto legal de presumir la inocencia hasta demostrar lo contrario, no declarar culpable y después averiguar. La otra arista radicaría en pensar que es una estrategia efectista del Gobierno con dos fines: uno desviar la atención sobre los graves problemas económicos o seguir la filosofía del socialismo que plantea crear crisis hasta derrumbar el sistema para después aparecer como los salvadores.
Los gobernantes insisten en instaurar un socialismo que fracasó en Europa. Este modelo para que sea viable en Venezuela tiene que reducir la participación del Gobierno en la economía, permitir la participación de la empresa privada y terminar con la generosidad del Estado, intervenir menos en el control de los ciudadanos desde la cuna hasta la tumba, eliminando así la iniciativa privada.
Quienes no comulgamos con ese estilo de gobernar (más de la mitad del país), debemos alertar a los del Gobierno, porque no somos enemigos y al presidente que modere el lenguaje. El caso de Dakar y el cómo se dirigió a ellos no es un lenguaje subliminal, fue directo y ofensivo. Los de a pie vimos eso como una incitación al odio hacia los que más tienen. La lucha no es contra los ricos, es contra la corrupción, la escasez, la inseguridad y en eso debemos participar todos los venezolanos. Por eso y otras razones el socialismo, se puede decir que fracasó en Venezuela. Y parodiando a Bolívar, diríamos: Si mi voto contribuye a que cese el socialismo en Venezuela, votaré y volveremos a ser felices.
*************
Marlene Gil
¿Plaga de Langostas? La autodestrucción
¿Quién pone el cascabel al gato? La autosuficiencia del emperador, que como no tiene dinero para lanzar antes de las elecciones y comprar conciencias, se acabó la gallina de los huevos de oro. La medida más fácil y la idea más maquiavélica al mismísimo modo del emperador nazi es la autodestrucción. Darle luz verde a la plaga de langostas que colmaron las tiendas como zamuros de carroña, asechando a su presa moribunda.

Vendedores de patria, ¿de dónde sacan miles de bolívares para saquear?, uno que de una manera u otra se ha tomado la vida para construir. No es menos cierto que los precios exorbitantes son el reflejo de una economía en quiebra, con un control cambiario que llama a la usura del poderoso y no al clamor del hambre del pueblo. ¿Qué dicen mis amigos del rancho?, los que ganan sueldo mínimo, los que no tienen tarjetas de crédito para usar sus cupos Cadivi. ¿Ustedes creen cierto que las personas que hacen la cola de plagas son gente humilde?, no señores, el ciudadano de a pie, no le alcanza ni para hacer las tres comidas al día y mucho menos cambiar las suelas desgastadas de los zapatos de sus hijos, entonces como pensar en un TV plasma de 80 pulgadas, o en aire acondicionado, cuando de broma tienen luz.

Esta no es la solución. La solución es un país productor, con seguridad, con valores y con respeto. Sólo con trabajo, con esfuerzo, podemos tener lo que queremos. Por ello, jamás le apuesto al socialismo destructivo. Le apuesto al progresismo inteligente.

Invítame a vaciar los anaqueles de violencia, de corrupción. Lléname la tienda de trabajo, los anaqueles de respeto, tolerancia y productividad. Sólo así sacaremos este país adelante. Mientras tanto, me siento a ver con tristeza como queda el ambiente desolado por el paso de la plaga de la langosta. Dejando desconsuelo y desesperanza.
Lo que para algunos hoy es placer y gusto, será, para todos, el mañana de la esclavitud.
¡Despierta Venezuela, mañana será tarde!
Apuéstale al esfuerzo, al trabajo y al progresismo.

***********
Julio Castellanos (Politólogo)
¿Precio justo o estrategia política?

Es claro que las críticas que hacemos al actual Gobierno no giran alrededor de defender especuladores o estafadores que usaron su acceso a dólares preferenciales para atentar contra los derechos de los consumidores. Ni mi persona, ni mi partido, defienden empresas ni empresarios corruptos.

Sin embargo, lo que sí defendemos es el interés general de la nación. Defendemos al pueblo de la apología al delito en la que incurre Nicolás Maduro al llamar, de forma irresponsable y en cadena nacional, a “vaciar” las tiendas de electrodomésticos lo que, sin lugar a dudas, genera consecuencias muy negativas al conjunto de país:

1. Destruye la credibilidad del Indepabis y el Seniat que, en referencia a la legislación vigente, tienen mecanismos de supervisión y control que durante años, extrañamente, “no detectaron” las irregularidades que hoy son evidentes.

2. La violencia, saqueos y amenazas que avergüenzan a Venezuela ante la comunidad internacional. Llenan de temor y zozobra a los ciudadanos honestos. La institucionalización del robo y la rapiña, la pagaremos todos los venezolanos con el desestimulo de la actividad comercial lícita, la escasez y más inflación.

3. Crean un ambiente negativo, cargado de resentimiento y amargura, para la debida realización de las elecciones municipales con fines inconfesables.

Estos son los hechos y las consecuencias provocadas por las omisiones y acciones del oficialismo. Ahora bien, ¿qué haremos los venezolanos?
En primer orden, guardar la calma, no hacerse objeto de saqueos que ponen en riesgo la integridad personal y patrimonial de los ciudadanos y, finalmente, acudir a las urnas electorales el próximo 8D a los efectos de demostrarle al Gobierno nacional lo que pensamos sobre su forma errática y anárquica de gobernar.

***************
Yvangelam Smith

Es estrategia política

El Gobierno sabe que en la mayoría de los municipios están perdidos porque se han dedicado a trabajar en su ideología socialista y no en la realidad de las necesidades de las comunidades.

Son los que tienen el mayor acaparamiento de las televisoras y pueden decir tantas mentiras que los que los siguen se las creen. Además, Cadivi les compete a ellos. Son quienes estudian los casos para otorgar divisas. Son los que pueden ver quién usa y cómo usan los dólares. Porque al viajero si lo obligan al control de las divisas para la fiscalización. A las empresas le pueden hacer lo mismo, pero bien dirigido.

******************
Javier Antonio Sánchez
Mentiras y amenazas
Ya está demostrado que esta mal llamada revolución bolivariana ha ganado contiendas electorales utilizando ciertas estrategias basadas en la mentira y la amenaza. En la campaña de 1998, el candidato Hugo Chávez exclamó “adecos prepárense porque freiré sus cabezas”. De igual forma, cuando asumió el poder en febrero de 1999 dijo “yo también robaría para dar comida a mi hija”.
Desde ese momento se desató la peor ola de violencia jamás vista en nuestro país. Logró mantenerse en el poder hasta diciembre de 2012, cuando tuvo que viajar a Cuba para un tratamiento y de allí regresó muerto. Por eso, podemos afirmar que Hugo Chávez murió como muchos dictadores, por ejemplo Juan Vicente Gómez.
Nicolás Maduro asume el poder para cumplir un capricho del dictador fallecido, pero en estos pocos meses ha demostrado que no tiene capacidad para dicho cargo. La derrota que sufrirá el oficialismo este 8 de diciembre terminará de hundir a Maduro y por ello montaron todo este show con los precios para tratar de convencer a los venezolanos, que no creen en esta falsa revolución.
*******
Segovia N. Jacobo S.
Asustados
Ni precios justos ni estrategia política, sólo Gobierno asustado con medidas desesperadas. Dan solución momentánea con graves daños permanentes. La gente sabe que Capriles no es el que pone el precio del dólar, que María Corina no es la jefa de Cadivi y que Leopoldo López no mandó a los enchufados árabes a especular.
La solución momentánea es como los virus, los dominas al principio pero luego vuelven con más fuerza. ¿La solución?
Eliminar Cadivi, es un antro de corrupción.
*************
Asdrúbal E. Caldera F.
De acuerdo a la Ley
De conformidad con nuestra Constitución, en su artículo 114 prevé que la especulación, como el acaparamiento y la usura son sancionadas.
Todo comerciante debe ceñirse a la Ley de Costos y Precios Justos, la cual sanciona a los que aumenten arbitrariamente los precios. Igualmente, en la Ley para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios, en los artículos 65 y 69 sanciona la especulación, el acaparamiento y el boicot. Sí estoy de acuerdo, que se sancione a esos comerciantes que especulan, acaparan productos de primera necesidad, de conformidad con las leyes, respetan el debido proceso, como lo establece la Constitución. Pero a la vez, censuro el lenguaje violento, instigador y desestabilizador de Maduro al llamar a todo el que piensa distinto a él burguesía parasita. Cuando en realidad, ellos tienen el país desestabilizado desde hace catorce años. ¿Será que ellos no se acuerdan que Hugo Chávez se dio a conocer el 04 de febrero cuando atentó contra un Gobierno legítimo, electo en votación democrática?
Si de algo hay que estar seguro, es que la medida que tomaron no va a impedir que votemos en contra de este mal Gobierno y la ineficiencia que trajo la mal llamada revolución.
No hay que dejarse confundir por cantos de sirena, ni sus encantos.

***************
Mirna Morelia Bustillos de Tori
No es un juego
No estoy de acuerdo en que se haga de esa forma. Está bien que supervisen y regulen los precios de cualquier bien para controlar la especulación, pero no de esa forma tan brutal, ilegal, abusiva, indolente y basada en el poder irracional. ¿Cuándo esta gente vuelve a reponer inventario con ese dólar tan caro para vender perdiendo con tanta inseguridad?
Todo se puede revisar, hasta rebajar con planificación y organización, sin alevosía ni echando el pueblo a la calle corriendo el riesgo de una tragedia. Antes de improvisar este desastre han debido pensar en cuantos trabajadores quedarán en la calle, desempleados por que la empresa quebró en plena navidad.
Pienso que es un criminal objetivo crear el caos para suspender las elecciones. Fíjense que “por pura casualidad” se incendió el edificio con las oficinas del ministerio donde reposan los archivos de las solicitudes de divisas para la importación. Ahora, ¿cómo chequear para reclamos o castigo?
En cambio, no se penaliza el negocio que tienen “algunos” con las cabillas.
¿Qué buscan con todo esto?, ¿votos? ¡Qué horror!
No se debe jugar con la vida y el pan del pueblo. Hay que razonar y veo que eso es muy difícil para algunos gobernantes.
**********
Rubén Lopera
Reflexiones sobre los precios y la especulación
¡Ojo! con la escasez de papel para periódicos y la repercusión en el incremento de costo de la prensa escrita; el papel Bonn y el incremento especulativo del costo de una resma, lo cual aumentará el precio de una fotocopia, de talonario de récipes e infinidad de productos que se hacen con este tipo de papel.
¿Hasta estos sitios llegarán los organismos que controlan la especulación? Se necesitará un ejército de voluntarios o de “milicianos” para ir a los miles de rincones y supervisar con sólo este producto (como ejemplo), y de seguro encontrarán trabajadores y dueños chavistas, opositores e independientes.
No escribiré nada sobre el papel higiénico, porque no se consigue con facilidad y los anaqueles siguen vacíos en miles mercados. Llega esporádicamente y la gente lo comprará aún con especulación.
¡Ojo! con el aumento exagerado y desproporcionado de los pasajes aéreos y las múltiples excusas que están apareciendo.
¡Ojo! con las panaderías, la venta de alimentos importados y el robo en los precios de estos productos, se necesitará la supervisión de otro ejército para corregir esto. ¿Les dieron dólares a 6.30 Bs?
¡Ojo! ¿dónde están los precios regulados de las cabillas, cemento, carne y otros productos?, cada mes los cambian (para no decir cada semana). No hay milicias, ni voluntarios, ni opositores para supervisar toda esta calamidad.
¡Ojo! con los sitios de venta de electrodomésticos. Desde hace tiempo están subiendo los precios cada mes; revisen, comparen, denuncien y reclamen. Esto aplica a muchos comercios y productos.
¡Ojo! con los productos en las tiendas de los centros comerciales, desde ropa, comidas y bebidas. Deben llevar “platica” o “tarjetita” para pagar la especulación.
¡Ojo! con enfermarse y que no consigan medicamentos para poder paliar la situación o corregir dicha enfermedad. Dios los cuide de un tratamiento quirúrgico que requiera algún dispositivo o prótesis, y sobre todo de un tratamiento oncológico. Prevenir será lo mejor que podemos hacer para evitar costos. Si entran en una clínica para un tratamiento u hospitalización, es mejor que se encomienden a Dios o algún santo, como José Gregorio para que los sane pronto.
¡Ojo! con la compra de carros nuevos o usados, si es que los consiguen. Las mafias del Gobierno y particulares rondan estos servicios. Ni se diga de los repuestos de estos carros. ¿Y la mafia de las baterías? A mi esposa ya la robaron y a mí, están a la espera en algún negocio de estos especuladores; espero que la batería de mi carro aguante unos meses más y que bajen los precios, pero estos deben ser bien ajustados a la realidad de los salarios actuales.
Todo lo que se imaginen tiene sobreprecio, desde hace más de un año y mucha gente del Gobierno lo sabía.
Para finalizar mis reflexiones, debo decir que ser rico especulador es malo; pero pobre resentido y disociado, es peor y más peligroso.
El que tenga ojos que vea, lea y denuncie la especulación, eso si, a votar por su candidato favorito, pase lo que pase de aquí al 8 de Diciembre, día de la Inmaculada.
*****
Próximo tema
¿Está de acuerdo con los procedimientos empleados para la aprobación de la Ley Habilitante?
Con su aprobación se esperan acciones para luchar contra la corrupción por parte del Gobierno, pero antes de evaluar las medidas que serán articuladas queremos saber si usted considera legítima las acciones que condujeron a su aceptación.
Envíanos tu respuesta a [email protected] antes del 22 de noviembre y será publicado el día 25 del mismo mes en la página 2 del cuerpo A, en el apartado de lectores.
Nota: La CA EL IMPULSO no se hace responsable por los conceptos y opiniones emitidos por nuestros lectores en esta sección de opinión.

Comentarios

Comentarios